Prestadores turístico al borde de bancarrota

Transcurrido un año y muchas microempresas están muy endeudadas, no han podido recuperar los trabajadores que tenían, tampoco ayudar a la economía y bienestar de la población. 

POR 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Los distintos prestadores turísticos, empresarios y comerciantes del Corregimiento de Taganga realizaron una protesta bulliciosa para rechazar el confinamiento por tres días a la semana decretado por la Alcaldía de Santa Marta.

Lo anterior obedece a que dicha medida los expone a una bancarrota de sus actividades formales toda vez que se disminuye la afluencia de visitantes a esa comarca de pescadores considerada un destino turístico predilecto.

La vocería del gremio la asumió Ligia Gallego Cardona, en calidad de presidente de la Asociación Turística y para el desarrollo de Taganga, ‘Taganga Mágica’ con NIT 901462647-5, actuando en nombre de sus asociados del sector turístico como lo son Hoteles, Escuelas de Buceo, Restaurantes y Agencias turísticas del corregimiento de Taganga, que invocan un derecho consagrado en el artículo 23 de la Constitución Política de Colombia y con el lleno de requisitos del artículo 5 del Código Contencioso Administrativo.

En una carta enviada a la alcaldesa Virna Lizi Johnson Salcedo, respetuosamente le solicitan ayudas puntuales que serían de gran importancia para el gremio turístico de Taganga, Santa Marta y el comercio en general lo cual aportara positivamente a la economía y salud mental de la región.

Los 3 puntos de la solicitud son los siguientes:

  1. Abrir las playas de Taganga para los huéspedes de los hoteles legales de Taganga, respetando el aforo de playas y el día miércoles de oxigenación de playas.
  2. Cambiar el confinamiento total a parcial, en una jornada del día ya sea en la mañana o en la tarde.
  3. Control en la entrada de Taganga del personal no hospedado en Taganga, limitando la entrada de personal externo por aforo. Lo anterior obedece a la cuarentena causada por el Covid-19, desde marzo de 2020.

“La mayoría de los integrantes del gremio turístico de Taganga y toda la región de Santa Marta, se vieron obligados a cerrar sus establecimientos, pues las normas y decretos expedidas por el gobierno local y nacional fueron bastante estrictas y como resultado no se detuvo el Coronavirus, pero sí se detuvo la economía y la subsistencia de muchos negocios y por ende de muchas personas-

Ya ha pasado un año y muchas microempresas están muy endeudadas y no han podido recuperar los trabajadores que tenían, tampoco ayudar a la economía y bienestar de vida de la población Taganguera y Samaria.

La administración sigue cobrando los impuestos, los servicios públicos en tarifa plena y hasta han subido sus tarifas. La DIAN ha puesto multas por no pagar a tiempo y todo esto suma a la dificultad de realización del objeto social y económico de crear empresa. No desconocemos la gravedad de la pandemia y la intención de superar la situación, pero se está apaleando a uno de los sectores donde los pequeños empresarios llenos de sueños y con ganas de mejorar la situación económica de los habitantes de Taganga, han hecho un esfuerzo por sostener el empleo, pero con estas medidas no hay forma de ser sostenibles”, finaliza la carta enviada a la Alcaldesa.

También podría gustarte