Cerrados 80 bares y sitios nocturnos por la pandemia

159

Con el cierre de los locales fueron múltiples los oficios que se quedaron sin percibir ingresos tales como los meseros, Dj’s, picoteros, músicos, barman, y el personal de servicios varios. 

POR 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Desde que inició la pandemia de la Covid-19 que impuso una cuarentena estricta a la sociedad samaria, los propietarios de bares, discotecas y sitios de entretenimiento nocturno no han podido reactivar sus negocios.

A la fecha son más de 80 establecimientos de comercio formales dedicados a las actividades de rumba, diversión, karaoke y shows nocturnos que se han visto obligados a bajar sus esteras y cerrar por completo sus operaciones, dejando cesante a muchas personas.

Se trata de casi 3.000 familias afectadas según las estadísticas que lleva la Asociación de Discotecas y Bares de Santa Marta (Asodibasa) presidida por Vanessa Alvarado quien confirmó la terrible situación que desde hace más de un año vive ese gremio de empresarios. “La situación comercial que afronta el gremio es cada vez peor porque son varios locales que estamos cerrando las puertas frente a la imposibilidad de mantener a flote estos negocios que no generan ningún tipo de ganancias, pero sí erogaciones en el pago de arriendos y de servicios públicos”, recalcó.

Con el cierre de los locales fueron múltiples los oficios que se quedaron sin percibir ingresos tales como los meseros, Dj’s, picoteros, músicos, barman, y el personal de servicios varios.

Alvarado dijo que el gremio no desconoce la realidad de la pandemia cuyo virus letal ha arrebatado la vida a muchas personas, pero asegura que el gobierno no ha dado soluciones o alternativas que les permitieran una reactivación económica.

Al referirse al ‘cacerolazo’ que realizaron los comerciantes del centro histórico de Santa Marta, Vanessa Alvarado dijo que eso se venía venir porque ninguno escapará de los coletazos de la pandemia. “Todos terminaremos afectados con las medidas que se vayan adoptando porque serán más restrictivas cada vez, lo que traerá un colapso comercial”, anotó.

Vale mencionar que durante la pandemia la Cámara de Comercio de Santa Marta para el Magdalena reportó el cierre y cancelación de matrículas comerciales de 245 restaurantes, mientras que 80 negocios tipo bar cerraron a pesar de que sus dueños intentaron reinventarse con otra actividad.

 “Los comerciantes estamos muy preocupados porque nos sentimos en un abandono total frente a las medidas adoptadas por el Distrito, sin embargo, insistimos en hacer un llamado a los entes gubernamentales para que volteen su mirada hacia este sector de la economía que ha tratado de mantenerse a flote a como dé lugar y con nuestros recursos propios, pero ya en estos momentos nos sentimos totalmente ahorcados. En imposible mantenernos y sin proponernos se ha dejado de generar varios empleos debido al cierre de los locales. Son más de 3.000 familias que no cuentan con el ingreso mínimo vital que era garantizado por el empleo de nuestros establecimientos”, enfatizó Alvarado.

Por último, hizo un llamado a la cordura y a que se tomen medidas acertadas que no afecten en un 100% el comercio pero que tampoco se desconozca que la salud pública debe primar, sobre todo.

También podría gustarte