Violenta represión deja más de 520 muertos

116

Actualiza con nuevo balance, información de Tailandia sobre refugiados birmanos en su territorio, bombardeos de la Junta, declaraciones de responsable de la KNU, reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el miércoles 

Más de 520 civiles han muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde el golpe de Estado del 1 de febrero en Birmania, y las facciones rebeldes armadas amenazan ahora con unirse a las protestas contra la junta si continúa el derramamiento de sangre.

Haciendo oídos sordos a las condenas y sanciones occidentales, los generales birmanos continúan con su mortífera represión en un intento de frenar las protestas y huelgas prodemocracia que sacuden el país desde el golpe de Estado que derrocó el gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

En total 521 personas, entre ellas numerosos estudiantes y adolescentes, murieron por disparos de policías y militares en los últimos dos meses, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP),l a que admite firma que el saldo sea “probablemente mucho mayor”.

Este martes, los manifestantes de la capital económica, Rangún, llenaron las calles de basura en un nuevo acto de resistencia.

Ocho personas murieron el martes en el estado de Shan, y también se registraron víctimas mortales en los estados de Kashin, Mandalay y Bago, según la AAPP.

Medios estatales también informaron de la muerte de un manifestante en South Dagon, un suburbio de Rangún, en tanto las autoridades investigan la explosión de una bomba en una comisaría de policía en la ciudad de Bago, donde varios agentes resultaron heridos.

Los bombardeos de la junta también mataron a seis personas en el estado de Karen, en el este del país, según la Unión Nacional de Karen (KNU), uno de los mayores grupos armados de Birmania.

afp

También podría gustarte