Centro Histórico desolado, y en los barrios ‘covifiestas’ en Santa Marta

1.585

El cierre de playas se mantuvo tal como estaba previsto durante los días domingos, miércoles y viernes Santos. 

POR 
EDGAR TATIS 
GUERRA 

Con un balance agridulce, las autoridades del Distrito de Santa Marta evaluaron las medidas restrictivas que se establecieron para evitar la propagación de los contagios por la Covid-19. Lo anterior se divide en dos partes: en el centro histórico, la zona comercial y bancaria de la ciudad, el acatamiento a las normas fue del 100 por ciento. No así en los barrios populares, donde en algunos, la covifiestas y los patios rumberos marcaron la pauta.

Tras el confinamiento durante los días Domingo de Ramos, miércoles y viernes Santos ordenado por la Alcaldía, este fue acatado por los samarios, residentes y turistas. Durante estos días el comercio local permaneció cerrado al público y las calles del centro histórico, mercado público y sus alrededores estuvieron solitarias.

La ciudad de Santa Marta simulaba un ´pueblo fantasma’ ante la soledad que reinaba. Inclusive el flujo de busetas del transporte público colectivo se prestó en un porcentaje muy mínimo afectando a muchas personas que sufrieron un verdadero ‘viacrucis´ para poder llegar hasta sus lugares de trabajo.

Por fortuna algunos conductores de taxis se solidarizaron con la ciudadanía samaria y aceptaron realizar viajes colectivos siguiendo la ruta de la Avenida Santa Rita (calle 22) hacia el sector de las clínicas y el hospital ‘Julio Méndez Barreneche’, mientras otros siguieron la ruta de la Avenida del Libertador.

La playa Los Cocos y la Bahía, así como los demás balnearios con vocación turística permanecieron sin bañistas. El mar estuvo cristalino y sin oleaje a pesar de la presencia de los vientos, mientras las gaviotas revoloteaban más ágiles aprovechando la ausencia del bullicio.

Personal de la Armada Nacional, la Estación de Guardacostas y de la Capitanía de Puerto realizaron un estricto control de verificación en los litorales muy cerca a los balnearios de El Rodadero, Inca Inca, Playa Blanca, Taganga y Playa Grande.

Por su parte voceros de la Concesión Aeropuertos de Orientes S.A.S. reportaron una completa normalidad en las operaciones del aeropuerto internacional ‘Simón Bolívar’ de Santa Marta. La llegada de viajeros durante los días del confinamiento fue normal y los visitantes se dirigieron a los distintos establecimientos de alojamiento y hoteles.

La gran mayoría de turistas ya tenían sus reservaciones con mucha anticipación, aunque no esperaban encontrarse con las medidas restrictivas por lo que debieron quedarse en sus habitaciones contemplando el mar y el atardecer mágico que ofrece la ‘Perla de América’.

Directivos de la Terminal de Transporte de Santa Marta también entregaron un balance satisfactorio de las operaciones tanto de ingreso de pasajeros como de salida de la ciudad ya que el servicio de buses interdepartamental no fue suspendido.

RELAJO EN LOS BARRIOS 

Si bien el confinamiento fue efectivo en las calles céntricas, la plaza del mercado público y en las distintas playas de la ciudad, en algunos barrios periféricos de Santa Marta se presentó un ‘relajo parcial’ por parte de varias personas desobedientes e irresponsables que no portaban tapabocas, pero tampoco mantenían el distanciamiento social de dos metros.

Hubo familias que festejaron y realizaron reuniones sociales en las terrazas donde predominó la música con altos decibeles, las picadas y por supuesto las cervezas. A pesar que la pandemia no se ha ido y que el virus asesino continúa arrebatando la vida a muchas personas, todavía hay algunas personas sin asumir su compromiso de auto cuidarse.

El expendio de bebidas embriagantes y su comercialización a través de plataformas digitales o domicilios no está prohibido en Santa Marta, pero debe hacerse bajo los estrictos protocolos de bioseguridad.

EVITE LAS SANCIONES 

El confinamiento por tres días a la semana que estableció la Administración Distrital en los decretos 068 y 069 es de obligatorio y estricto cumplimiento para los habitantes, residentes, turistas, entidades de comercio, empresas, entidades privadas y públicas, organizaciones públicas y privadas. Su incumplimiento trae como consecuencia las sanciones dispuestas en la Ley 1801 de 2016, tales como multas, amonestaciones, cierre de establecimientos y las sanciones punibles contempladas en la ley, entre otras.

También podría gustarte