HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

¿Qué dicen los maestros? 

Valdría la pena saber qué dicen los maestros de Colombia frente al resultado de las pruebas Saber, en donde el informe del Centro de Investigación, Innovación y Tecnología para la Gestión Académica, Ceinfes, ha dicho que de acuerdo con los indicadores, se han perdido 10 puntos en la tabla de posiciones, en los últimos cinco años.

Que la calidad de la educación retroceda, es realmente preocupante para cualquier país, pues se trata del factor que señala la condición del talento humano para enfrentar los nuevos retos que el futuro depara. Si un país decae en conocimiento, decae también en la formación humana y en la calidad del desarrollo. Los países con mejor calidad de vida, son aquellos que logran grandes avances en el tema educativo, y eso se ha demostrado hasta la saciedad.

El informe al que nos referimos tiene un gran sustento, pues se trata de un proceso de codificación de datos que arrojan 2.778.454 pruebas, practicadas a igual número de estudiantes, en 67.558 establecimientos educativos.

Al respecto los maestros de Colombia deberían hacer un análisis detenido de los indicadores presentados en este estudio, antes de salir a echarle la culpa al establecimiento y a las supuestas malas condiciones en que los tiene el ministerio. Hay que asumir un papel proactivo, que permita hacer un balance objetivo para establecer dónde están las fallas.

Seguramente se llegará a concluir que existen presupuestos insuficientes, a pesar de los altos crecimientos de los recursos del sector educativo en los últimos años, pero tiene que existir también una responsabilidad en los encargados de enseñar. El hecho de que aparezcan malas calificaciones en factores como la lectura crítica, quiere decir que las fallas van mas allá de una insuficiencia de recursos.

A la educación en Colombia le hace falta un estudio desprevenido, con la participación de expertos en el tema, ojalá de países que sí están en capacidad de demostrar grandes avances, para que no se nos pase el tiempo en tapar culpas y en agrandar el muro de las lamentaciones, mientras el saber va quedando embolatado.

El país está cansado de un escenario de permanentes protestas, que no permiten los análisis juiciosos y bien estructurados de los temas, lo que hace que nunca tengamos bases concluyentes que nos permitan avanzar con firmeza y claridad.

La educación tiene que ser una prioridad nacional y en ese propósito tiene que trabajar el país entero; no solo Fecode está en capacidad de ofrecer alternativas, que con toda seguridad las tiene, sino que aquí deben intervenir todos los estamentos de la sociedad, porque es un tema que afecta a todo el conjunto. Todo colombiano tiene que tener su aporte y disponer de la información con claridad, para saber cuál es su cuota en este fundamental propósito.

 *Abogado y miembro de la Academia Colombiana de Historia y de la Real Academia Española de la Historia. 

También podría gustarte