HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

China reconoce que sus vacunas tienen una baja efectividad  

Por
JOE McDONALD  

y HUIZHONG WU 

BEIJING AP 

En una rara admisión de la debilidad de las vacunas chinas contra el coronavirus, el principal funcionario de control de enfermedades del país dice que su efectividad es baja y que el gobierno está considerando mezclarlas para obtener un impulso.

Las vacunas chinas “no tienen tasas de protección muy altas”, dijo el director de los Centros para el Control de Enfermedades de China, Gao Fu, en una conferencia en la ciudad suroccidental de Chengdu.

Beijing ha distribuido cientos de millones de dosis en el extranjero mientras trataba de generar dudas sobre la efectividad de la vacuna Pfizer-BioNTech fabricada utilizando el proceso previamente experimental de ARN mensajero, o ARNm.

“Ahora se está considerando formalmente si deberíamos usar diferentes vacunas de diferentes líneas técnicas para el proceso de inmunización”, dijo Gao.

Los funcionarios en una conferencia de prensa el domingo no respondieron directamente a las preguntas sobre el comentario de Gao o posibles cambios en los planes oficiales. Pero otro funcionario de los CDC dijo que los desarrolladores están trabajando en vacunas basadas en ARNm.

Gao no respondió a una llamada telefónica solicitando más comentarios.

 “Las vacunas de ARNm desarrolladas en nuestro país también han entrado en la etapa de ensayo clínico”, dijo el funcionario Wang Huaqing. No dio un cronograma para su posible uso.

Los expertos dicen que la combinación de vacunas o la inmunización secuencial podría aumentar la efectividad. Investigadores en Gran Bretaña están estudiando una posible combinación de Pfizer-BioNTech y la vacuna tradicional AstraZeneca.

La pandemia de coronavirus, que comenzó en el centro de China a fines de 2019, marca la primera vez que la industria farmacéutica china desempeña un papel en la respuesta a una emergencia sanitaria mundial.

Las vacunas fabricadas por Sinovac, una empresa privada, y Sinopharm, una empresa estatal, han constituido la mayoría de las vacunas chinas distribuidas a varias docenas de países, incluidos México, Turquía, Indonesia, Hungría, Colombia, Brasil y Turquía.

Investigadores en Brasil encontraron que la efectividad de una vacuna Sinovac para prevenir infecciones sintomáticas es tan baja como 50,4%, cerca del umbral del 50% en el que los expertos en salud dicen que una vacuna es útil. En comparación, se ha descubierto que la vacuna Pfizer-BioNTech tiene una eficacia del 97%.

Los expertos en salud dicen que es poco probable que las vacunas chinas se vendan a Estados Unidos, Europa Occidental y Japón debido a la complejidad del proceso de aprobación.

Un portavoz de Sinovac, Liu Peicheng, reconoció que se han encontrado diferentes niveles de efectividad, pero dijo que pueden deberse a la edad de las personas en un estudio, la cepa del virus y otros factores.

Beijing aún no ha aprobado ninguna vacuna extranjera para su uso en China.

Gao no dio detalles de posibles cambios en la estrategia, pero citó el ARNm como una posibilidad.

 “Todos deberían considerar los beneficios que las vacunas de ARNm pueden brindar a la humanidad”, dijo Gao. “Debemos seguirlo cuidadosamente y no ignorarlo solo porque ya tenemos varios tipos de vacunas”.

Gao cuestionó previamente la seguridad de las vacunas de ARNm. La agencia oficial de noticias Xinhua lo citó diciendo en diciembre que no podía descartar efectos secundarios negativos porque se estaban utilizando por primera vez en personas sanas.

Los medios de comunicación estatales chinos y los blogs populares de salud y ciencia también han cuestionado la seguridad y eficacia de la vacuna Pfizer-BioNTech.

Hasta el 2 de abril, unos 34 millones de personas en China habían recibido las dos dosis requeridas para las vacunas chinas y alrededor de 65 millones recibieron una, según Gao.

El portavoz de Sinovac, Liu, dijo que los estudios encuentran que la protección “puede ser mejor” si el tiempo entre vacunaciones es más largo que los 14 días actuales, pero no dio indicios de que podría convertirse en una práctica estándar./AFP 

También podría gustarte