HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Actividad comercial de la ciudad acaba a las 6:00 pm

Con medidas como pico y cédula, ley seca y toque de queda desde las 6 de la noche hasta las 5 de la mañana, la ciudad buscará bajar contagios de coronavirus 

Con el propósito de seguir cuidando la vida y de prevenir la velocidad del contagio por Covid-19 en el Distrito, la Alcaldía de Santa Marta se acogió a las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional, como complemento a las ya decretadas en días pasados. De esta manera, se busca evitar el incremento de la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos, que hoy se encuentra en un 89.5%.

En este sentido, en Santa Marta empezó a aplicar la medida de ‘pico y cédula’ para el ingreso de ciudadanos a centros comerciales, entidades bancarias, supermercados y balnearios de la ciudad, es decir, desde ayer y hasta el próximo 19 de abril de 2021, la población podrá salir de acuerdo con el último dígito de la cédula de ciudadanía, documento de identidad y/o pasaporte de otras nacionalidades.

Además, la capital del Magdalena vive una estricta ‘cuarentena’ debido al alto número de contagios por Covid-19, el toque de queda inicia a las 6:00 de la tarde y las tiendas y supermercados deberán atender hasta las 5:00 p.m.

De igual manera, se suspenden los cierres temporales programados para los días miércoles, viernes y domingos, teniendo en cuenta que en estas fechas no se realizará la medida de confinamiento total.  En su lugar, para acceder a los balnearios, se deberá acatar la medida de ´pico y cédula’; es decir, un miembro del núcleo familiar o cerco epidemiológico debe cumplir con su ´pico y cédula’ y/o contar con el vale de reserva de su lugar de hospedaje con RNT para poder ingresar a los balnearios.

Además, tal como ocurre a la fecha, el ingreso será permitido hasta completar el aforo autorizado para cada playa, lo que garantiza dar cumplimiento a las medidas de distanciamiento físico en el área.

Esta situación se presenta, ante el desorden social, la indisciplina, la irresponsabilidad de quienes sigues haciendo y participando en las ‘Covifiestas’, lo que obligó a la alcaldesa Virna Johnson Salcedo a mandar a los samarios a dormir a partir de las 6 de la noche, hora en la que se acaba la vida comercial y nocturna de la capital del Magdalena.

Aunque si bien, la vida nocturna en la ciudad fue suspendida de golpe por la pandemia provocada por el Covid-19 y no tiene una fecha para regresar. Los bares y antros que han podido se han transformado en restaurantes, para tratar de adaptarse a los nuevos tiempos, mientras que algunos meseros han migrado a otros sectores, como la construcción, sin embargo, los restaurantes que han se han jugado para seguir en pie de lucha, vuelven a tambalear con dichas medidas.

Es por ello que la alcaldesa ha pedido a los residentes de la ciudad mayor compromiso con el cumplimiento de las medidas de bioseguridad como el lavado de manos, el uso del tapabocas, mantener el aislamiento.

RESTAURANTES ‘ASFIXIADOS’  

Los toques de queda decretados en la capital del Magdalena, por cuenta del avance de la pandemia del Covid, han generado diversas afectaciones en los restaurantes de la ciudad. Empresarios piden ayudas y soluciones para evitar más quiebras y desempleo.

Por este motivo, los restaurantes de plazoletas y centros comerciales plantean la idea de cerrar sus puertas hasta el 19 de abril que finalice el decreto, el cual, según la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acrodrés capítulo Magdalena, en cabeza de Paola Narváez, las medidas han afectado drásticamente la economía de más de 13mil personas que dependen de las ventas diarias de comidas.

En medio de las restricciones, muchos restaurantes le apuestan al servicio a domicilio como un salvavidas para sacar a flote sus negocios, sin embargo, Acodrés precisa que las ventas a domicilios solo representan el 7% de los negocios, cifras con las que no logran cubrir la operatividad de un restaurante que incluye arriendo, servicios públicos, nómina y abastecimiento en mercado.

Y es que, como lo mencionaba Paola Narváez, en entre vista pasada “nosotros siempre hemos venido cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad y no somos un riesgo para el contagio de Covid-19, sin embargo, sabemos la importancia de acatar esas medidas, que esas medidas se dan para salvaguardar la vida, no solamente de los turistas y comensales, sino de toda la comunidad samaria y es por eso que el sector formal es siempre se ha acogido al cumplimiento de esas normativas y medidas, que son bien duras para el sector”, esto teniendo en cuenta que cerrar un establecimiento a las 5 de la tarde cuando mayor número de comensales hay y de ventas en el sector gastronómico, hace difícil la continuidad y el sostener una empresa gastronómica.

Para el gremio, el pronunciamiento de la alcaldesa del pasado viernes ocasionó pérdidas también para su operatividad como lo fue para muchos empresarios que no se abastecieron para el fin de semana y otros que compraron productos que no vendieron.

Por último, es pertinente mencionar que, Santa Marta enfrenta el tercer pico de contagios de Covid-19, las autoridades reportan que desde hace varios días más de cinco personas mueren por coronavirus. Por este motivo, la Alcaldía Distrital, ha decidido impartir medidas más drásticas, que permitan contener el pico de contagios y disminuir los índices de muertes, que han venido creciendo en las últimas semanas.

También podría gustarte