HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Las concesiones que tendrá que hacer el Gobierno en la reforma tributaria

128

La tercera reforma tributaria del Gobierno de Iván Duque va porque va. La iniciativa será presentada en cuestión de días o de horas.

Sin embargo, con las reacciones que se han conocido antes de que el texto llegue al Congreso, el ejecutivo piensa ya en las concesiones que tendrá que hacer a los partidos políticos para que el proyecto tenga el camino abonado. De la aprobación de la reforma depende, a juicio del Gobierno, la estabilidad fiscal del país y la continuación de muchos programas sociales que ayudarán a reducir el impacto económico de la pandemia.

El presidente Duque se volvió a referir al tema este martes, en una reunión con empresarios de Colombia y Estados Unidos. “La equidad necesita solidaridad, las medidas de carácter fiscal no serán implementadas en el 2021 empezarán a ser implementadas en el 2022 y sus grandes efectos comenzarán a sentirse en el 2023. Muchas personas se preguntan ¿por qué el presidente decide aventurarse a estas decisiones hoy cuando lo fácil es dejarle esas responsabilidades a quien venga más adelante? Hacerlo sería la más grande irresponsabilidad con este país y el actuar con deber no puede ser sujeto a la tentación de entrar en el dilema de la popularidad vs la impopularidad”, dijo el mandatario.

Según dijo, “es más importante que cualquier cosa responderle a un país dejar estabilizadas las finanzas públicas y arrancar nuevamente con los ciclos de ayudas sociales a partir del mes de julio y estar respaldando a esas familias que con angustia no quieren perder esos beneficios sociales que les han soportado en estos momentos, más cuando vemos las embestidas sociales de estas pandemias”.

El mandatario pidió al Congreso que “se den las discusiones de manera diáfana y clara para que primero tengamos la urgencia y la clarividencia de que esta reforma es necesaria, por los más vulnerables y por la estabilización de las finanzas públicas. Además, que es necesaria para mantener la confianza que se ha tenido en nuestro país en momentos en que todo el planeta va a estar compitiendo por cupos de endeudamiento en los próximos años; y una necesidad imperiosa para que no retrocedamos en los objetivos sociales”.

El apoyo político

Pese a que el Gobierno está decidido con la reforma la mayoría de iniciativas que se han filtrado no han caído nada bien en la opinión pública. Iniciativas como el impuesto al patrimonio e incluir más productos en la lista de gravados con IVA no han gustado y han puesto contra las cuerdas a los partidos que ya se enfilan para las elecciones de Congreso en 2022.

El jefe del partido de Gobierno, Álvaro Uribe, ha dicho que se debe hacer una reforma tributaria moderada que aumente las coberturas sociales e introduzca celeridad en la reactivación de la economía y el empleo “y eso tiene que sustentarse en créditos”.

El Partido Conservador, que también pertenece a la coalición de gobierno, indicó que apoyará la iniciativa que presente el gobierno siempre y cuando no se afecte el bolsillo de los colombianos. “Se deben cuidar los bolsillos de la clase media y de las gentes de escasos recursos económicos. La idea es que se le otorguen recursos al Estado por el capital, por los que tienen y que no se vaya a afectar para nada ni el bolsillo ni las posibilidades de los que pocos recursos de ingresos poseen en la actualidad”, dijo el presidente de la colectividad, Ómar Yepes.

Así mismo indicó que es necesario acompañar “al Gobierno y procurarle recursos al Estado para atender la deuda y enfrentar los problemas que presenta la pandemia y la atención a las personas que requieran la colaboración del Estado”. Sin embargo, los congresistas de la bancada son enfáticos en que no apoyarán ningún incremento al IVA.

Este último punto ha sido apoyado por el Partido de La U y los partidos cristianos que hacen parte de la bancada de gobierno. Por otro lado, los independientes han dicho que no van con la iniciativa. El jefe máximo del Partido Liberal, César Gaviria, denunció que desde el gobierno se “está repartiendo mermelada” para que se apruebe la iniciativa y calificó la reforma de inconveniente para el país en época de pandemia.

Por el lado de Cambio Radical el jefe político de esa colectividad, Germán Vargas Lleras, ha dicho que no apoya la reforma pues el proyecto no es la solución, que a su juicio, necesita el país. Por los lados de la oposición el proyecto definitivamente no va a pasar.

Las reformas

Con este panorama el Gobierno tendrá que negociar algunos puntos de la reforma si quiere que esta tenga la posibilidad de pasar y recoger al menos la mayor parte de los 15 billones de pesos a los que le apunta. El primer punto, y el más crucial, es cero IVA para los productos de la canasta familiar, ningún partido en época electoral dejará que esa propuesta pase.

Sin lugar a dudas la iniciativa deberá tener controles para los evasores de impuestos, de hecho como lo dice Vargas Lleras existe en el territorio un nivel de evasión y contrabando que representa entre $ 40 y 60 billones de recaudo perdido al año. Por otro lado, también deberá haber impuestos para los grandes capitales, que fueron concedidos en otras reformas tributarias, pues como lo dijo en su momento el expresidente Uribe, “los colombianos más pudientes tienen el deber de contribuir a absorber los costos que implica enfrentar este grave riesgo para la democracia”.

Todos los partidos, además están de acuerdo en que debe haber una reducción de los gastos del Estado y la burocracia y que las reformas se apliquen paulatinamente en un plazo entre uno y tres años. Además, ningún partido ha apoyado que se graven las pensiones, pues como lo dijo el Partido Conservador “esto podría entrar en el campo de la inconstitucionalidad”.

Por el lado de los empresarios también se han hecho propuestas. El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Bruce Mac Master, sostuvo que desde el gremio se quiere evitar que se toque el IVA y se cobre renta a las personas naturales, especialmente a quienes pertenecen a la clase media.

Específicamente el gremio propone aplazar el beneficio de la devolución del ICA y la reducción del impuesto de renta.

“Con la devolución del ICA hay cerca de $7 billones y en el beneficio de la reducción del impuesto de renta que hay que recordar que pasaba del 33% al 30%, cada punto de renta vale cerca de $1.9 billones, de manera que alrededor de esos tres puntos valen $5.7 billones. Entonces, en estos rubros tenemos $12,7 billones que estarían disponibles prácticamente de manera inmediata para poder atender las necesidades”, dijo el empresario en una entrevista radial.

Y agregó que “debería presentarse un esfuerzo de las personas naturales con patrimonios superiores a los $5.000 millones para que paguen durante un par de años el impuesto al patrimonio que se ha venido pagando hasta ahora del 1%”.

Por ahora el país está a la expectativa de que el Gobierno radique la reforma que, en primera medida, sería discutida por las comisiones económicas.

Bogotá, (Colprensa)

También podría gustarte