HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

¡La cruda verdad!

 Imagino el mundo como un gran laboratorio de pruebas, donde los seres humanos somos los ratones. Seguimos en fase de ensayo y error, esperando la vacuna que nos inmunice para poder sobrevivir. No es de extrañar que se “manejen políticamente” las sobre-expectativas y la información a medias para mantener viva la esperanza, la única que inmuniza la mente durante el tiempo que dure la espera. Expertos hablan hasta de 10 años. Llevamos dos.

Alguien con mucha inteligencia práctica aseguró: “si la vacuna me inmuniza aunque sea el uno por ciento, yo me la pongo” y tiene razón, pero la falta de claridad de los gobiernos frente al alcance real de protección de las vacunas puede conducir a una debacle: la confianza ignorante del vacunado que lo lleva a la indisciplina, a multiplicar el contagio y a ser agente portador de muerte para otros, y el costo económico de quedar empeñados económica y políticamente, por décadas, a las multinacionales farmacéuticas.

Basta aproximarse a una lectura de la realidad, en noticieros y en revistas científicas, para dibujar este panorama: hay actualmente identificadas 891 mutaciones del coronavirus. En Colombia ya se han identificado 47 cepas. Las cuatro vacunas, que se están aplicando, tienen inmunidad probada de sólo tres meses, según los mismos laboratorios que las producen.

Como lo define un médico chileno: “Estamos estudiando las reacciones a medida que vamos vacunando”. Esta semana la FDA suspendió la vacuna de Jonhson y Jonhson en E.E.U.U. y Canadá, por casos de pacientes con coágulos. La de AstraZeneca está seriamente cuestionada por los trombos que ha producido en algunos pacientes. Ya está suspendida en varios países de Europa. La vacuna china Sinovac tiene “una baja tasa de protección” según Gao Fu, el director del Centro Chino de Protección de Enfermedades, a pesar de que las autoridades chinas salieron rápidamente a desmentirlo. Según un estudio realizado en Brasil, durante sólo 14 días, aunque la vacuna no evita el 100 por ciento de los contagios, sí evita la muerte en un 80 por ciento de los casos graves.

Chile que tiene al 70 por ciento de su población vacunada, principalmente con Sinovac, atraviesa por una crisis de salud sin precedentes y hace dudar de la efectividad de la llamada “inmunidad de rebaño”.

La autoprotección parece, por ahora, el único medio de sobrevivencia seguro. Tapabocas, lavarse las manos y mantener las distancias. El virus no discrimina. Estremecen los casos de niños en cuidados intensivos en Medellín y jóvenes entre 20 y 29 años en E.E.U.U.

¿A dónde conduce este escenario?  A que nos vacunen una y muchas veces, mientras el mundo científico cambia la manera de hacer vacunas. Mientras tanto, que algún dirigente reaccione y clame por una vacuna emocional que nos mantenga en modo Esperanza, pero mirando la verdad a los ojos.

*Periodista*Defensora de DD.HH 

También podría gustarte