HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

El Magdalena llegó a 91,9% de casos de covid-19 recuperados

POR 
KATIA 
VÁSQUEZ 

A diario, los médicos entregan un balance con tres cifras. Las dos primeras son terribles: número de fallecidos y número de infectados. Pero la tercera es un soplo de esperanza, una llamada a levantar el ánimo no sólo de quien sufre la enfermedad, que lo está pasando mal, sino del conjunto de la sociedad, que con ese tercer número ve luz al final del túnel. Se trata de los dados de alta, aquellos que han sufrido el coronavirus, pero que después de luchar contra él, lo han superado y ahora, desde su experiencia, pueden dar un testimonio de vida. 

En el departamento del Magdalena, la expansión del Covid-19, ha tenido como epicentro a la ciudad de Santa Marta, toda vez que se ha reflejado desde el pasado mes de marzo hasta la fecha un aumento en las cifras de casos contagiados y un incremento constante en la cifra de decesos.

Cabe resaltar que, en el Magdalena, ya hay 47.268 personas que pueden decir que vencieron al virus y detrás de cada una de las historias de los recuperados, tienen en común una enseñanza: el coronavirus es muy peligroso y puede poner contra las cuerdas a quien lo sufre, pero se le puede derrotar.

Todos los que lo han pasado coinciden en pedir al resto de los ciudadanos que se queden en casa, y lo piden de corazón.

En la actualidad de los más de 51.433 casos que reporta el territorio magdalenense el 91,9 por ciento de los infectados se han recuperado, es decir, 47.268 personas. Es válido mencionar, que la tasa de casos activos hasta el 17 de abril se ubicó en 4,4 por ciento, mientras que el porcentaje de los decesos en este departamento ubicado al norte de Colombia es del 3,7%.

Es importante mencionar que, según el Instituto Nacional de Salud, 47.268 personas se han recuperado, lo que se ha podido establecer tras realizar nuevas pruebas diagnósticas en las que han dado negativo o por haber superado los 28 días desde el inicio de los síntomas, que es el tiempo clínico en el que se considera vencido el virus.

No obstante, con mucha preocupación y de manera concisa, el ministro de Salud Fernando Ruiz, anunció que “se vienen días muy difíciles para Santa Marta con el alto pico de la tercera ola de la pandemia del coronavirus”. La afirmación del funcionario cayó como un balde de ´agua fría´ entre las autoridades sanitarias del Distrito, que alimentaban las esperanzas de poder tener una reducción en la velocidad de contagios y la letalidad con la que se viene presentando la enfermedad.

Es por ello, que las autoridades administrativas y de salud de la ciudad, piden a los ciudadanos a no bajar la guardia, a mantener presente cada uno de los protocolos de bioseguridad, para mitigar los contagios por Covid-19.

PERSISTEN ALGUNOS SÍNTOMAS 

Cada vez son mayores los conocimientos que se tienen acerca de la infección por coronavirus, el avance de las vacunas, posibles tratamientos, entre otros. Pero, una de las cosas que más llaman la atención hoy en día, son las secuelas que han manifestado tener por semanas, y hasta meses, algunos pacientes que han logrado superar la infección por SARS-CoV-2.

Según expertos, las personas que han logrado superar el coronavirus y con PCR negativa, mantienen al menos, un síntoma persistente. La fatiga, falta de aire, dolores de cabeza, pérdida de olfato, entre otras, son algunos de los síntomas que se han identificado, que permanecen alojados en el organismo.

 “Los efectos de Covid-19 a largo plazo involucran distintos órganos y sistemas por lo que, para manejarlos, será esencial entenderlos y tratarlos con soluciones integrales. Con menos frecuencia también se describen efectos en los ojos, aparato digestivo, incluso en la piel”, comentan.

TESTIMONIO DE UN RECUPERADO 

María Sánchez, una mujer de 59 años que reside en el barrio La Rosalía, junto con su esposo y sus dos hijas, quien asegura que no fuma ni bebe alcohol y con condición física aparentemente sobresaliente para la edad que tiene, se vio afectada por el Covid-19.

“Toda la tranquilidad quedó en pedazos al cruzarse en nuestra vida ese enemigo cruel y despiadado que es el Covid-19, es un virus muy temible”.

De acuerdo con el relato de la mujer, a finales de septiembre del año pasado, fue ingresada a la clínica por sospecha de Coronavirus, donde la trataron durante dos días, luego de eso no supo más de su vida.

Manifiesta que 20 días después, no sabía dónde estaba, ni qué había pasado, con sondas y tubos por todas partes y un dolor insoportable en todo el cuerpo, pero lo que más le dolía y le angustiaba, cuenta, era no saber de su familia.

En el relato de su testimonio, Sánchez precisa que el día que despertó, una joven enfermera se le acercó y para tranquilizarla le dijo que ya había pasado lo peor, “me dijo su familia está bien no les ha pasado nada, hablamos con sus hijas y supimos que todos están bien, no conozco a esa persona que me dio la noticia, solo escuché su voz y vi sus ojos”.

María Sánchez, había pasado 20 días en la oscuridad, al momento de ‘volver a la vida’, no supo cuánto tiempo estuvo con ventilador mecánico, sólo sabía que estaba en la UCI para recuperarse, y durante 16 días la siguieron cuidando, hasta que fue dada de alta.

 “Doy gracias a Dios que me permitió volver a la vida sin dañar a ninguno de mis seres queridos, porque nunca estuve solo, siempre, en todo momento, estuvieron ellos, los pequeños ángeles trabajadores la clínica, los nombro así porque me parece que siendo todos jóvenes tienen una valentía fuera de serie, arriesgan su propia vida, y me trataron con cariño y paciencia”, expresó la mujer que, por fortuna, hoy es una de las personas que ha superado el Covid.

Por último, manifestó “me dieron el alta el 3 de noviembre, y pude seguir recuperándome en casa. Jamás podré olvidar este trance y a los que estuvieron conmigo. No pude despedirme de ninguno de ellos, pero quiero decirle que, a todos ustedes, los que me ayudaron, los llevaré siempre en mi corazón y en mis recuerdos. Que tengan la certeza que su vocación, sus ojos, sus manos, su voz, su vida entera, fueron el instrumento que usó Dios para salvar mi vida”, finalizó está sobreviviente del Covid-19.

LAS VACUNAS DAN “ESPERANZA”  

Con la puesta en marcha del Plan de Vacunación, la luz al final de este túnel, largo y oscuro, se está volviendo más brillante. Ahora hay una esperanza real de que las vacunas, en combinación con otras medidas de salud pública probadas y comprobadas, ayudarán a terminar con la pandemia.

 “Resulta un motivo de esperanza la colocación de las vacunas para atender uno de los mayores desafíos de la salud pública”, dice un ciudadano que ya recibió las dos dosis de la vacuna Pfizer.

Es por ello que se puede decir que, con el Plan de Vacunación, se abre en el departamento un camino de esperanza para prevenir la enfermedad, salvar vidas y avanzar en la activación económica segura.

También podría gustarte