HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Madre sepultó a su bebé en el patio de su casa en el Divino Niño

La joven pareja y padres de la bebé aseguran que la clínica les cerró las puertas al no hacerle entrega del acta de defunción de la recién nacida para darle cristiana sepultura a su hija, por lo que se vieron obligados a enterrarla en el patio de su vivienda.

Un verdadero martirio vivió una familia en la capital del Magdalena, tuvieron que sepultar a su bebé en el patio de la casa, puesto que, la clínica le negó el acta de defunción porque la recién nacida era considerada un feto. 

En el barrio Divino Niño II de Santa Marta, una familia desplazada vivió un verdadero drama desde el pasado domingo, cuando la joven Paulina Rosa Pacheco Salcedo, de 17 años, natural de Nueva Granada, Magdalena, quien estaba en el sexto mes de gestación, presentó dolores abdominales y un fuerte sangrado.

Se conoció que, Paulina Pacheco, tuvo que ser llevada de urgencia al puesto de salud de Bastidas para recibir atención médica, sin embargo no fue atendida y familiares decidieron llevar hasta la clínica La Mujer; sin embargo, la demora en la atención médica le provocó un aborto.

Así lo relató la joven madre, que tuvo que despedirse de su bebé de la peor manera humana posible, “a eso de las 11 de la noche del 18 de abril, llegamos al puesto de salud de Bastidas, me dijeron que ahí no podían hacer nada, que me remitiera a la clínica de La Mujer, estaba en compañía de mi esposo, cuando llegamos no me ingresaron enseguida, él les reclamó para que me atendiera porque me sentía muy mal  y no me brindan la atención necesaria”.

Pacheco, manifestó que “cuando por fin de me dieron el ingreso me hicieron esperar por varias horas sentada en una silla, me atendieron a las 4 de la mañana del 19 de abril, a mi esposo no lo dejaron quedarse para acompañarme, me pusieron dos medicamentos seguidos, yo sentía que mi bebé se movía, hasta ese momento, no me habían pedido ningún papel, ninguna ecografía de mis controles; a los pocos minutos, empecé con fuertes dolores, yo pedía ayuda en los pasillos, estaba desesperada, los médicos y enfermeras pasaban por encima mío y lo que me decían era que me tenía que calmar, que ya me habían puesto para el dolor y no podían hacer más nada, que hiciera silencio porque iba a despertar a los demás pacientes”.

Seguidamente, la mujer relató que tras varios minutos en esa situación fue llevada a la sala de parto, donde nació Milagros, su hija, con apenas 6 meses de gestación, pero según dice Pacheco, estaba completamente formada, “cuando mi bebé salió ella no lloró, pero yo vi cuando agarró el cordón umbilical, tenía todas sus partecitas formadas, los médicos me dijeron que ella estaba muerta”.

Lo más espeluznante que tuvo que pasar la mujer que recién había dado a luz, que además de los dolores normal del parto y tener que soportar el dolor de perder a su hija , fue cuando, según ella dice, el personal del aseo llegó a preguntar qué hacían con el cuerpo de la bebé, si lo botaban o lo quemaban porque “eso era un feto”.

Luego de conseguir que les entregaran el cuerpo de la recién nacida, Kevin Méndez, pareja sentimental de Paulina Pachecho y padre de la bebé, aseguró que, “nos tocó meter a mi hija en la nevera porque no teníamos recursos para darle cristiana sepultura y tampoco estábamos preparados para pasar por esta situación. De hecho, ni pude sepultarla bien porque en la Clínica de la Mujer nos dijeron que ella pesaba 400 gramos, cuando en realidad estaba en 500 gramos. Nos vimos obligados a enterrarla aquí en el patio de la casa”.

Según relata la joven pareja, la clínica les cerró las puertas al no hacerle entrega del acta de defunción de la bebé, además, aseguran, que van llevar el caso hasta los entes de control para que investiguen lo sucedido, puesto que, afirman que la muerte temprana se debió a una presunta negligencia médica.

También podría gustarte