HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

No habrá espacio para la mermelada, partidos hundirán la reforma de Duque

Al tiempo que Cambio Radical anunció que no apoyará el proyecto de reforma tributaria y los partidos Conservador y Liberal adoptarán una postura oficial en las próximas horas, la Comisión Tercera de Senado designó los ponentes, pero falta hacerlo en otras tres células legislativas.

Por su parte el Gobierno consciente de que no tendría los votos para sacar adelante la iniciativa y que se podría hundir en el primer debate, hizo un llamado a las diferentes colectividades a sentarse y lograr una ponencia consensuada.

El ministro del Interior, Daniel Palacios, hizo un llamado “a trabajar de manera conjunta para que tengamos una ponencia que tenga las propuestas, las opiniones, que resuelva las preocupaciones y que podamos llevar una ponencia articulada con los diferentes partidos para ser debatida en el Congreso de la República”.

En cuanto a la designación de los ponentes para el primer debate de este proyecto, en la Comisión Tercera del Senado la mesa directiva designó como coordinadores a Rodrigo Villalba (Liberal), Richard Aguilar (Cambio Radical), Fernando Araújo (Centro Democrático), David Barguil (Conservador) y Germán Darío Hoyos (Partido de la U).

Como ponentes fueron delegados los senadores Efraín Cepeda (Conservador); Gustavo Bolívar (Decentes), Édgar Palacio (Colombia Justa Libres) e Iván Marulanda (Alianza Verde).

Sin embargo están pendientes por designar ponentes en las comisiones Cuarta del Senado así como Tercera y Cuarta de la Cámara, en donde el tema se ha dilatado en varias reuniones sin que se pongan de acuerdo acerca de los nombres que cumplirán esta función en representación de distintos partidos.

Desde antes de ser radicada la reforma tributaria generó reparos por algunos de sus alcances, incluso en la coalición de gobierno el Partido Conservador y La U, en tanto que el Centro Democrático manifestó su apoyo a la iniciativa, aunque propuso cambios.

El viernes pasado el Gobierno radicó el proyecto y si bien se abstuvo de tocar la canasta familiar, mantuvo otras propuestas que no ven con buenos ojos los partidos, como IVA a los servicios públicos en los estratos 4, 5 y 6, que salarios de $2.500.000 empiecen a declarar renta, así como gravar pensiones de más de $7.000.000.

Con esta reforma el Gobierno espera obtener $23 billones para palear el déficit fiscal que ha dejado a las finanzas públicas la atención de la pandemia, así como para continuar las ayudas sociales a los más pobres en el marco de esta crisis.

LOS PARTIDOS 

Por unanimidad, la bancada en pleno del Partido Cambio Radical informó que tras haber estudiado el proyecto de ley de la reforma tributaria, no acompañará al Gobierno en la aprobación de esta iniciativa por considerarla “totalmente inoportuna y en contravía del objetivo de recuperación de la economía y empleo” que requiere el país.

Incluso la colectividad invitó al Ejecutivo a retirar esta iniciativa y sentarse con las distintas fuerzas políticas para redactar un nuevo articulado.

El secretario General de Cambio Radical, Germán Córdoba, indicó que “esta reforma no la acompañamos, no estamos en posición de sentarnos a revisar ese texto. No, esta reforma para nosotros está muerta. Si se retira esta reforma, esperaríamos que el Gobierno convoque a las fuerzas políticas a tratar de lograr un consenso para trabajar un proyecto”.

El martes pasado el Partido de la U tomó distancia de la reforma tributaria en varios de sus aspectos críticos, no obstante no ha cerrado la puerta a darle discusión.

La directora de esta colectividad, Dilian Francisco Toro, advirtió que “una reforma que le ponga IVA a la gasolina e IVA a los insumos del sector agropecuario, terminará afectando la canasta familiar (como el huevo, el pollo, la carne) y también rechaza el IVA a los servicios públicos”.

El Partido Conservador también ha manifestado reparos a este proyecto, y tiene previsto esta semana adoptar una postura institucional.

El representante Nicolás Echeverri dijo que “no creo que la ruta sea a través de los recursos de los pensionados y a través de bajar la base gravable para que la clase media quede completamente pauperizada. El Partido Conservador está construyendo un equipo de apoyo técnico de exministros de Hacienda y de expertos, con los cuales tendremos un documento serio y contundente para presentarle al país”.

Las críticas al proyecto tampoco han faltado en el Partido Liberal, partiendo de su jefe único, el expresidente César Gaviria, quien dijo que Colombia es el único país en que se presenta una reforma tributaria en medio de la grave crisis por la pandemia.

La colectividad también está pendiente de definir una postura frente a este proyecto, aunque algunos congresistas anunciaron que  pedirán que los dejen en libertad de votar y no como bancada.

En tanto que el Centro Democrático definió que apoyará la reforma con varios ajustes. “Apoyamos la urgente política social propuesta, impulsa ingreso de los colombianos más vulnerables”, señaló la colectividad.

COLPRENSA

También podría gustarte