HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Conservadores ‘lentejos’ no fijaron posición frente a reforma tributaria

Decepcionante resultó la posición del partido Conservador el cual demuestra una vez más porque está donde está, alejado de sus bases y de la realidad social y económica del país, dominado solamente por la voracidad burocrática de unos congresistas que una vez más le fallaron a sus electores. 

Ayer era el día para que se hubiesen sintonizado con los partidos políticos que interpretando el sufrimiento y las bases populares de sus colectividades, sin mayor titubeo y sin pensar en puestos y prebendas burocráticas, lisonjas y la detestable ´mermelada´, rechazaron lo que todos coinciden como una reforma lesiva, arbitraria perjudicial y retrogada para la clase media y el pueblo en general.

Los conservadores no fijaron una posición clara en una acalorada reunión  donde se dejaron ver dos tendencias muy claras: la línea de los lentejos vende votos y los honorables y responsables congresistas que no quieren exponerse a respaldar una reforma que pueda afectar la clase media y trabajadora del país.

La bancada del partido Conservador y la dirección nacional de la colectividad se reunieron en las últimas horas para estudiar la reforma tributaria que presentó el Gobierno a consideración del Congreso.

Aunque se esperaba que la colectividad fijara una posición clara sobre esta polémica iniciativa, un agarrón y la división interna que existe en torno a este proyecto evitó que se pudiera tomar una decisión.

Se pudo conocer que la reunión de la bancada fue bastante difícil, ya que, contrario a lo que se esperaba, varios congresistas no quieren exponerse a respaldar una reforma que pueda afectar la clase media y trabajadora del país.

Ciertos parlamentarios se mostraron a favor de un eventual retiro de la reforma fiscal, para poder lograr un consenso entre el Gobierno y los partidos políticos. Advierten que sería un costo político muy grande para el partido, sobre todo de cara a las elecciones del 2022, respaldar una propuesta que le subiría los impuestos a los colombianos de a pie.

Otros tienen una posición neutra e indicaron que el conservatismo debe condicionar su respaldo a la reforma y exigir que se eliminen algunos aspectos polémicos como la imposición de IVA a los servicios públicos, el gravamen a las pensiones, la disminución de la base para la declaración de renta, los impuestos a los servicios funerarios, entre otros. Pero en el fondo lo que quieren es negociar puestos con el Gobierno, como lo han hecho siempre.

Las fuentes revelaron que toda esta disyuntiva generó enfrentamientos entre los legisladores y más cuando algunos intentaron imponer su posición para que la colectividad emitiera un comunicado de respaldo a la reforma del Gobierno.

Ante la falta de un acuerdo, las directivas del partido decidieron conformar una subcomisión integrada por los miembros de las comisiones Terceras y Cuartas del Congreso y los expertos economistas que tiene el partido, para estudiar a fondo la reforma tributaria y elaborar un documento con una propuesta que deberá ser estudiada en la próxima junta parlamentaria.

A la reunión también asistieron los tres precandidatos presidenciales del conservatismo, los exministros Juan Carlos Pinzón, Juan Carlos Echeverry y Mauricio Cárdenas, quienes coinciden en que la reforma tributaria no puede ser aprobada como fue radicada en el Congreso.

El viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, participó del encuentro de la bancada conservadora y explicó los detalles de la reforma tributaria con la cual, según dijo, buscan recaudar mínimo 20 billones de pesos. Sin embargo, sus explicaciones no convencieron a todos los miembros de la colectividad.

Este viceministro es el mismo que con lista en mano anda ofreciendo puestos a diestra y siniestra a cambio del voto de los congresistas. Es decir, el Gobierno comprando apoyos.

COLPRENSA

También podría gustarte