HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Reactivemos la cultura 

La pandemia ha creado una verdadera tragedia económica en nuestro país, al igual que en el resto del mundo. Los cierres de industria, el confinamiento, las restricciones y los cambios en el consumo han transformado las vidas de todos. Una industria realmente afectada con esta nueva realidad ha sido la del mundo artístico, la industria musical.

No es un secreto que una de las fuentes de ingresos más importantes para los artistas musicales son los conciertos. Pero hoy no vamos a hablar de los artistas. Detrás de cada show hay un equipo gigante de personas que dependen de este. Hay tour managers, ingenieros de sonido, diseñadores de luz, videógrafos, músicos, personal de seguridad, personal logístico, etc. Todas estas personas fueron afectadas por la pandemia de manera drástica debido a la prohibición de las aglomeraciones. Además, los show en línea que se han popularizado recientemente no requieren de un equipo tan completo como el de los conciertos en establecimientos, en vivo y con público.

Como muchas otras personas, este recurso humano que se ha quedado sin trabajo ha tenido que reinventarse, pero esa reinvensión también ha significado perder sus viviendas, desmejorar su calidad de vida, y no saber cómo hacer para subsistir. El Estado ha ayudado a estas personas afectadas en varias ocasiones, como el año pasado que se tomaron recursos de la Ley del Espectáculo Público y se entregaron a través de varias convocatorias para apoyar a este sector en actividades de creación, formación virtual, producción y circulación de espectáculos presenciales o virtuales. Sin embargo, tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en buscar soluciones más eficientes y sostenibles a largo plazo.

Lo ideal sería la re introducción de eventos culturales, que sea a la vez rentable y biosegura. Esta debe hacerse de manera pausada para garantizar todas las medidas necesarias, pero debe comenzar pronto, ahora, retrasarla sería perder tiempo valioso. Ya hay muchos países que nos llevan la delantera y han tenido resultados favorables. Por ejemplo, en marzo se hizo un concierto al aire libre para 5.000 espectadores en España. La banda Love of Lesbian hizo su experimental concierto, exigiendo el uso de tapabocas N95 (que se entregaron a la entrada) y prueba de covid-19 de antígenos negativa. A los pocos días, un espectador salió positivo, ya que se había contagiado antes de concierto y presuntamente no contagió a nadie más. Ya pasaron más de dos semanas después del concierto y no se han reportado nuevos contagios.

Esto muestra que es posible la cultura segura. No solo es posible, pero es necesaria en este momento en donde estamos desesperados después de ser privados de todo tipo de normalidad, vida social y contacto con el exterior. No hay que hacer grandes eventos como el de Love of Lesbian, pero debemos empezar a reactivar los espectáculos. Es la única manera de salir de la crisis y ayudar a estos músicos, ingenieros, actores, bailarinas, personas de empresas logísticas, productoras, empresas de booking, colaboradores del parking, diseñadores y demás recurso humano a ver la luz al final de túnel.

La solución está en actuar de manera segura y responsable, pero actuar. Ya llevamos más de un año en pandemia y poco ha pasado para ayudar a las artes, la cultura, el espectáculo y las personas que lo trabajan. La poca activación que ha habido no es suficiente para que la mayoría de los afectados se recuperen de un duro año y medio. Unámonos todos por una reactivación sostenible, apoyemos y actuemos.

También podría gustarte