HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

El Papa respalda al régimen de Maduro y rechaza intervención

La declaración como beato de José Gregorio Hernández (1864-1919) se oficializará en un pequeño acto en un colegio católico de Caracas, pues las autoridades eclesiásticas intentan limitar las aglomeraciones debido al covid-19. /AFP

El papa Francisco se manifestó ayer contrario a toda “intervención de afuera” en Venezuela en un videomensaje enviado con ocasión de la beatificación del médico José Gregorio Hernández, en el que pide “reconciliación” y “unidad” a los venezolanos. 

“Pido que, entre todos, recuperemos esa Venezuela en la que todos sepan que caben, en la que todos pueden encontrar un futuro. Y pido al Señor que ninguna intervención de afuera les impida caminar este camino de unidad nacional”, dijo el pontífice argentino.

El mensaje del papa latinoamericano, sumamente sensible a los problemas de su región, llega en un momento difícil por las tensiones con Colombia y los enfrentamientos con grupos irregulares en la frontera entre los dos países.

Las autoridades de Venezuela renovaron sus quejas contra el presidente colombiano, Iván Duque, a quien Caracas acusa de secundar al gobierno de Estados Unidos en presuntos planes para derrocar al mandatario Nicolás Maduro.

En su mensaje, cuyo texto en español fue divulgado por la oficina de prensa del Vaticano, el papa recuerda la figura del nuevo beato, conocido en casi toda América Latina, por haber dedicado su vida como médico a los pobres y enfermos, a los que sufren, sin distinción.

El llamado “médico de los pobres”, venerado como un santo en Venezuela, será beatificado el viernes en una pequeña ceremonia en Caracas debido a la pandemia del covid-19.

“Ruego, queridos hermanos y hermanas, que el nuevo beato inspire, en particular, a todos los dirigentes, a todos: sindicales, académicos, políticos, empresariales, religiosos, a todos, universitarios, y a otros, a desempeñarse seriamente en el logro de una unidad operativa”, dijo el papa.

“Busquemos el camino de la unidad nacional, y eso por el bien de Venezuela”, añadió.

En su mensaje, Francisco reitera que “la beatificación del doctor Hernández es una bendición especial de Dios para Venezuela, y nos invita a la conversión hacia una mayor solidaridad de unos con otros, para producir entre todos la respuesta del bien común tan necesitada para que el país reviva, renazca después de la pandemia, con espíritu de reconciliación”, explicó.

Francisco aseguró en varias ocasiones que deseaba visitar Venezuela, recordó “las prolongadas penalidades y angustias” de ese país, agravadas ahora por la pandemia del coronavirus, así como a “todos aquellos que han dejado el país en busca de mejores condiciones de vida”, al referirse a los millones de venezolanos que han tenido que emigrar.

“Creo sinceramente que este momento de unidad nacional, en torno a la figura del médico del pueblo, supone una hora singular para Venezuela, y exige que ustedes vayan mas allá, que den pasos concretos en favor de la unidad, sin dejarse vencer por el desaliento”, concluyó.

BEATIFICACIÓN

El “médico de los pobres” José Gregorio Hernández, venerado como santo en Venezuela, será beatificado este viernes en una ceremonia en Caracas, que el papa Francisco cree puede ayudar a la “reconciliación” de este país golpeado por una grave crisis política y económica.

“La beatificación del doctor Hernández es una bendición especial de Dios para Venezuela y nos invita a la conversión hacia una mayor solidaridad (…) para producir entre todos la respuesta del bien común tan necesitada para que el país reviva, renazca después de la pandemia, con espíritu de reconciliación”, señaló el pontífice el jueves en un mensaje con motivo de la ceremonia.

La declaración como beato de José Gregorio Hernández (1864-1919) se oficializará en un pequeño acto en un colegio católico de Caracas, pues las autoridades eclesiásticas intentan limitar las aglomeraciones debido al covid-19.

Que el acontecimiento ocurra en plena pandemia le da un aura singular al acto, pues a este médico le tocó combatir la gripe española en su país hace poco más de un siglo.

“Su beatificación llega en un momento dramático”, dijo a la AFP el nuncio apostólico Aldo Giordano. “Como científico que ha luchado contra los virus, estaba escrito en las estrellas que tenía que ser beatificado cuando la humanidad necesita esperanza, necesita buscar un camino” y “él nos puede ayudar”.

Giordano presidirá la ceremonia en ausencia del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, que canceló el viaje debido a la pandemia.

En Venezuela, José Gregorio Hernández es objeto de auténtica devoción. Se distinguió por prestar asistencia médica gratuita a los más pobres.

Murió a los 54 años, atropellado por un auto en Caracas. /AFP

También podría gustarte