HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Rechazan asesinato de ex comandante de las Farc en el norte del cauca

Líderes sociales y de izquierda confirmaron el asesinato de un ex comandante de la entonces guerrilla de las Farc en zona rural del municipio de Santander de Quilichao, al norte del departamento del Cauca.

Se trata de Ardoldo Medina Urcué, quien murió tras ser atacado con arma de fuego cuando permanecía en la vereda Mandivá, zona rural de la localidad en mención.

De acuerdo con las primeras versiones de este hecho, a eso de las 8:00 de la mañana de hoy, arribaron siete sujetos a la finca conocida como La Agustina, y tras ubicar a este ex comandante, procedieron asesinarlo.

“En ese predio, los ex combatientes de las Farc adelantan un proyecto productivo en piscicultura, por eso Ardoldo Medina Urcué permanecía en el lugar porque participaba en esta iniciativa, como desmovilizado, nos cuentan que los sujetos, armados, llegaron hasta la casa donde pernoctaba para después sacarlo y asesinarlo”, denunciaron los líderes sociales.

“Rechazo total a la indiferencia del gobierno. Exigimos garantías de vida y seguridad para los firmantes de Paz”, expresó el también ex comandante de las Farc y hoy senador de la República, Pablo Catatumbo, tras confirmar este hecho violento.

Luego de esto, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, confirmó que con este caso ya son 272 ex combatientes de las Farc asesinados tras la firma de los acuerdos con la entonces guerrilla; de 23 de ellos en lo que va corrido de este 2021.

Sobre Ardoldo Medina Urcué se confirmó que dentro de esa organización que dejó las armas era conocido como Nelson Rodríguez o Nelson 30 y era quien comandaban el frente 30 de la antigua guerrilla comunista.

Continúan las movilizaciones

El crimen se registra cuando en Cauca, como en otras partes del país, se adelantan movilizaciones ciudadanas para exigirle al gobierno colombiano el cumplimiento de los acuerdos de paz como forma de garantizar la vida a los desmovilizados de la entonces guerrilla de las Farc.

Además, amplios sectores ciudadanos piden igualmente garantías para la vida de los líderes sociales, y no implementar otra reforma tributaria cuando el país enfrenta una grave crisis sanitaria por la pandemia.

El jueves en la noche, en Popayán, se adelantó un cacerolazo, que se escuchó en todas las comunas de la ciudad, a pesar de que regía un toque de queda implementado por la alcaldía para evitar la alteración del orden público. Muchas personas optaron por recorrer sus barrios mientras golpeaban ollas y cacerolas.

La situación más álgida se vivió en la Variante Sur, donde algunas personas salieron a este corredor vial para protestar contra la reforma tributaria. Por esta razón, la Policía recurrió a una tanqueta antidisturbios para retirar las fogatas que realizaron los manifestantes con llantas de vehículos.

Mientras tanto, en el barrio María Occidente, varios jóvenes y vecinos del sector marcharon por las calles para después protestar frente al CAI de la Policía del lugar ya que en la ciudad se han conocido varias denuncias sobre casos de exceso de la fuerza por parte los integrantes de esta institución.

En contraste con lo anterior, el comandante de esta institución en Popayán, coronel Boris Albor González, manifestó que dicha intervención se dio para evitar que bloquearan esta importante vía.

“Enfrentamos a las personas que optan por el vandalismo y la violencia, como el caso registrado en la salida norte de Popayán, donde un oficial de nuestra institución y funcionarios de la alcaldía y de la Defensoría del Pueblo fueron atacados, lo que generó la reacción de nuestros uniformados para conducir a estas personas hacia una estación para aplicarle el respectivo comparendo”, explicó el oficial.

Este mismo panorama de protestas ciudadanas se registra en los municipios de Puerto Tejada, Villa Rica, Corinto y Miranda, donde muchos ciudadanos están concentrados en los accesos viales a estos municipios o en las carreteras que comunica esta parte del norte del Cauca con el vecino departamento del Valle.

“Nos mantenemos en paro, las comunidades estamos cansadas que mandan siempre a la fuerza pública a tratar mal a la gente cuando se exigen mejores condiciones de vida por eso este paro es indefinido”, arengó una joven que participa en los cerca de trece puntos de concentración o protesta que hay ahora en las vías del norte del Cauca.

Luego de esto, el máximo representante del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, Hermes Pete, anunció que sus comunidades apoyarán directamente el paro nacional tras una decisión tomada con las comunidades ancestrales.

“Una decisión rápida decidimos que vamos de frente contra la arrogancia del presidente de la República, estamos cansados que golpeen a la gente que exige cambios, pero no pasa nada, por eso entramos al paro, vemos en una ciudad como Cali, por ejemplo, que la militarizan para reprimir a los ciudadanos que exigen sus derechos”, manifestó el dirigente indígena.

De igual forma, el máximo representante de esta organización comunera rechazó el comportamiento de los vándalos que buscan “empañar a la minga, al paro nacional, protagonizando hechos delictivos”.

POPAYÁN (Colprensa)

También podría gustarte