Sector avícola se resiente por los bloqueos viales

Ya son 13 días de las manifestaciones en la ciudad y bloqueos en las vías nacionales, y las industrias alimentarias, como la avícola, porcina y ganadera, no dejan de resentirse.

De acuerdo con Fenavi, esta situación pone en riesgo la seguridad alimentaria de los hogares santandereanos y colombianos. El transporte de alimentos, agua e insumos para las granjas sigue viéndose afectado. Además, están en vilo muchas empresas productoras, las cuales temen llegar a la quiebra.

Santander representa aproximadamente el 23% de la producción nacional. Al menos 35% se queda en la región y el restante se distribuye en el país, cifras que ratifican la importancia de la industria para la alimentación de las familias y la necesidad de tener las vías libres para su movilidad.

Según Martha Ruth Velasquez, directora de Fenavi Santander, el principal temor es que la situación se agrave tanto como ha ocurrido en el Valle del Cauca, que tiene el 30% de la producción nacional.

“Hay vehículos congestionados en las vía. El domingo lograron pasar algunos con alimentos para las granjas, lo que nos dio un respiro, pero no la solución”, afirmó Velasquez.

Por su parte, Juan Felipe Montoya, presidente de Huevos Kikes, una de las empresas afectadas por lo que ocurre en Valle del Cauca y Santander, aseguró que la crítica situación traerá un desabastecimiento importante de productos. “Ya está ocurriendo la mortalidad en las diferentes granjas de Suroccidente, en Santander está todo en relativa calma”, aseveró.

No hay transporte

Pero esta no es la única problemática que enfrentan en este momento los productores avícolas, ya que tampoco hay suficientes vehículos de carga que transporten los insumos a las granjas, lo que ha generado también sobrecostos en los fletes.

“El flete se ha incrementado entre el 30% y 40%. En las granjas no se puede tener alimento albergado por mucho tiempo, no tienen la capacidad para almacenar por tanto tiempo y sólo se puede conservar por tres días máximo”, explicó Velasquez.

Adicionalmente, las avícolas se enfrentan a la escases en el inventario de las bandejas de huevo y muchas empresas hoy no tienen donde empacar los productos. Santander produce 9 millones de huevos al día.

En busca de una solución inmediata y con la intención de hacer rendir los alimentos, muchos empresarios avícolas se han visto en la necesidad de reducir hasta un 60% el alimento a los pollos. Para suplir la demanda del huevo han acudido a la solidaridad, prestándose los insumos necesarios para conservar la actividad. Sin embargo, el tiempo aprieta y deben darse las soluciones pronto.

Por ahora, no están cuantificadas las pérdidas que ha generado el paro. Sin embargo, para Montoya, los riesgos son tan altos como para que muchas compañías acaben.

La carne más cara

Si bien la semana pasada, del 3 al 7 de mayo, el sector ganadero pasó su momento más crítico tanto en el sacrificio animal y la comercialización de la carne de res, hoy la dinámica ha mejorado leventemente.

La planta de beneficio de Colbeff abrió sus puertas el pasado sábado. Ayer se planillaron 600 reses para el sacrificio.

“Se ha normalizado la cantidad de sacrificios, usualmente esa cantidad se completa casi toda antes de mediodía, pero hoy (ayer) comenzó a llegar todo después de medio día”, explicó Anderson Rico Suárez, director y representante legal de Asucarnes.

No obstante, los ganaderos se están enfrentando a altos cobros del ganado, incremento de los fletes por los riesgos que le implica el transporte por los corredores viales.

“Hay descontrol en la seguridad vial, en el precio de venta, hay especulación y oportunismo por parte del proveedor de la materia prima aprovechando la situación actual”, aseguró Rico Suárez.

En épocas normales, el precio de kilo está entre $4.000 a $4.500, mientras que hoy llega a $6.000 ó $6.500. La problemática de orden público se suma a factores como la presencia de una sola planta de beneficios para consumo local.

Sin carne de cerdo

A la falta de huevo y pollo en las mesas de las familias, se suma la carencia de carne de cerdo.

De acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Porcicultores, Porkcolombia, el 55% de la producción de carne de cerdo en el país se ha visto afectada por cuenta de las manifestaciones y bloqueos de vías, la vandalización, las amenazas contra la seguridad y la vida de los trabajadores y los empresarios, los saqueos en granjas, los impedimentos a la movilización de alimento balanceado para los animales, la movilización a las plantas de beneficio y de la carne a los diferentes canales de comercialización en el país.

La producción diaria en Colombia es de 1.300 toneladas de carne de cerdo, y por los efectos del paro nacional se han dejado de producir y comercializar 720 toneladas al día, lo que representa pérdidas para el sector porcicultor que ya llegan a los $100.000 millones. Santander representa casi el 1% de la producción nacional.

Según informó Porkcolombia, estas pérdidas dan cuenta de los sobrecostos por mayor inventario en granja, descensos en las ventas, así como un menor peso de los cerdos que se han podido comercializar.
Los porcicultores encienden las alertas por el alto riesgo de desnutrición y muerte que corren en este momento 3,7 millones de animales, porque el alimento balanceado no ha podido llegar a 5.700 predios porcícolas.

Esta situación ya está impactando el bolsillo de los hogares, pues en la última semana los precios han subido hasta un 20%.

/Colprensa

También podría gustarte