Hay una campaña para desestabilizar a Duque

El ministro Daniel Palacios participó en un conversatorio de un centro de Washington DC enfocado en las manifestaciones en Colombia. 

En este conversatorio organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) y transmitido desde Washington DC, el ministro Daniel Palacios aseguró que en Colombia hay actividad de Rusia, China y Venezuela, a quienes responsabilizó por los diferentes hackeos de las plataformas gubernamentales del país.

Así mismo habló sobre el papel de la desinformación en el contexto de las manifestaciones y aseguró que lo que está pasando en Cali es un ejemplo de ese tipo de organización.

«Ellos tienen unos menores que están bloqueando la ciudad. Hay unas personas en motocicletas que están recibiendo dinero de anónimos, que están en los bloqueos, y comienzan los disturbios y a ser violentos. Cuando nuestros uniformados empiezan a intervenir, estas mismas personas graban, se van en vivo en Facebook y en otras plataformas, y empiezan a decir que están matando a todo el mundo», expresó el ministro.

Agregó que eso supuestamente se viraliza y que «hay influenciadores con 6-7 millones de seguidores que empiezan a hacer tendencia estos videos» por lo que rápidamente y «cuando menos piensan» las Naciones Unidas se involucran.

Palacios aseguró que las autoridades han encontrado organizaciones externas en las marchas que se dedican a hacer falsas denuncias de asesinatos y que esta información termina llegando a las redes sociales, generando pánico en el país.

De acuerdo con el ministro, actualmente tienen 25 investigaciones abiertas en la Policía por abuso de autoridad. «Diez de ellas por agresiones físicas, ocho por homicidios, cinco por lesiones personales, cuatro por incumplimiento de ordenes, dos por acoso sexual, dos por manejo imprudente de armas, dos por negligencia en el ejercicio, uno por pérdida de elementos, uno por abandono de su posición, uno por accidente de tránsito y uno por la fuga de un retenido».

El ministro finalizó diciendo que el gobierno colombiano está abierto al escrutinio y que no tiene nada que esconder.

COLPRENSA

También podría gustarte