La moda colombiana cada día es más sostenible

La apuesta de las principales empresas colombianas es por una moda responsable que reduzca los contaminantes para ser más sostenibles.

Han sido los mismos consumidores que día a día exigen conocer uno a uno los procesos de creación de las prendas que desean adquirir, que sean sostenibles ambiental y socialmente.

Una de las empresas colombianas es Vélez, que ha sido destacada por sus altos estándares ambientales, en especial, por su consumo de agua por piel procesada, donde usan un 40% menos frente a un proceso tradicional.

Además, aprovecha el 100% de los subproductos restantes al cuero en la transformación e innovación de nuevos materiales.

Así, el año pasado, Vélez tuvo una recuperación de materiales reciclables de 234 toneladas entre plásticos, cartón, pet, chatarra y papel, evitando talar 2.705 árboles y se redujo la emisión de CO2 por la extracción de material virgen. Redujo el consumo de agua en un 45% con relación al 2019 y disminuyó el uso de energía en un 30% en el tratamiento del cuero, insumo principal para la elaboración de sus productos.

“El interés de la compañía por innovar y encontrar métodos circulares en esta importante industria nos ha llevado a hacer un uso consciente y sostenible del cuero, reutilizando materiales, usando insumos de menor impacto, cuidando el agua, la energía y la vida. En Vélez queremos crear consciencia en la mente de los consumidores y en la industria de que existen diferentes materiales alternativos y técnicas que nos permiten mejorar nuestros procesos y productos desde la sostenibilidad”, comentó Juan Raúl Vélez, presidente de Cueros Vélez.

Su estrategia se fundamenta en tres pilares de sostenibilidad: moda sostenible, producción responsable, transparencia y coherencia, que se reflejan en un mundo más consciente y una vida más sostenible.

El uso eficiente y racional del agua y de energía en el procesamiento de las pieles, ha logrado una disminución significativa en el impacto ambiental. Además de esto, Vélez realiza procesos responsables en el consumo y uso de productos químicos, el 100% de los colorantes son de origen vegetal y sus residuos se convierte en insumo para otras cadenas productivas.

“La moda responsable se plasma en cada uno de los productos que desarrolla Vélez. El cuero es un subproducto de la industria ganadera que, si no se trata adecuadamente, su descomposición orgánica podría generar impactos significativos al ambiente. Además, nuestros procesos cuentan con altos estándares ambientales, nuestro indicador principal es el consumo de agua por piel procesada; donde usamos un 40% menos frente a un proceso tradicional. La manufactura es artesanal, lo que hace posible que se optimicen las materias primas y tengamos menos residuos sólidos en la cadena de valor”, aseguró Kenverly Quintana Urán, coordinadora de Gestión Ambiental de Cueros Vélez.

La compañía redujo en un 80%, durante el último año el uso de sustancias que puedan tener un impacto negativo en el medio ambiente. Además, en el curtido de la piel se utilizan sales de cromo trivalente las cuales son reutilizadas en un 90% en estos procesos, evitando que llegue a las aguas que son vertidas a las fuentes hídricas. La planta de tratamiento de aguas residuales trata el 100% de las aguas generadas en el proceso, con altos índices de calidad, removiendo hasta un 98% de la carga contaminante y recirculando agua a diferentes procesos.

“Nuestra planta de curtiembre es un referente internacional ya que sus instalaciones cuentan con tecnología de punta, que permite el ahorro de agua, energía, materias primas y control de olores en el proceso de tratamiento. Además, se aprovecha el 100% de los subproductos restantes al cuero en transformación e innovación de nuevos materiales reflejados en productos con excelente calidad”, continuó Kenverly Quintana Urán.

Con esto, Vélez ha sido reconocido por sus buenas prácticas en esta materia, pues durante dos años consecutivos ha recibido el sello con categoría AA, otorgado por Corantioquia, y fue merecedor del premio de Colciencias al proyecto Mega i, de desarrollo de material con residuos de la transformación de pieles.

BOGOTÁ, (Colprensa)

También podría gustarte