Una joven se suicidó luego de ser presuntamente abusada por policías

Colectivos de mujeres y organizaciones sociales adelantarán hoy en Popayán un ‘plantón’ contra la Policía para rechazar el caso de una joven de 17 años de edad que se suicidó tras ser aprehendida brutalmente por integrantes del Esmad.

Según la denuncia de Liceth Montero, abogada defensora de Derechos Humanos, la adolescente entró en un cuadro de conmoción nerviosa luego que más de cuatro integrantes de este grupo policial la arrastraran hasta la URI de la Fiscalía, por tomar fotos con su teléfono celular.

“Se trató, a todas luces, de un uso excesivo y desmedido de la fuerza cuando detuvieron a esta chica, eso se puede constatar en los videos realizados por un periodista alternativo, donde se ve cómo más de cuatro policías la violentaron, golpeándola y arrastrándola, mientras le decían que la iban a violar y a lamber sus partes íntimas”, denunció Liceth Montero.

Tras recibir estos tratos, la joven ingresó a dichas instalaciones judiciales, donde se desconoce por el momento cómo actuaron los policías y funcionarios que atendieron el caso esa noche de miércoles, más cuando no permitieron a defensores de Derechos Humanos verificar la situación.

“Nunca nos indicaron los motivos de la detención de la joven, no nos informaron cómo estaba, menos si podíamos verificar su estado emocional y de salud, todo lo contrario, nos trataron violentamente, sin dejar grabar cuando la ingresaban, a golpes, a la URI, nos trataron de sacar violentamente de este lugar”, agregó la abogada.

Luego de esto, y como eran varios adolescentes detenidos en ese mismo momento, los funcionarios procedieron a entregarlos a sus padres, luego que estos se acercaran a las instalaciones de la URI para preguntar sobre sus familiares.

En caso de esta adolescente, esta última fue entregada a su abuela, luego que comprobara su parentesco ante los funcionarios. Luego de esto se trasladaron a su residencia, ubicada en el barrio El Uvo, al norte de la capital del Cauca.

Ya en la mañana de ayer la joven tomó la decisión de quitarse la vida al entrar en un estado de conmoción nerviosa luego que comprobara que en su cuerpo existían las marcas de la violencia que sufrió en medio de la detención y de los posibles malos tratos que sufrió al interior de la URI de la Fiscalía.

Antes de esta trágica situación compartió un mensaje en las redes sociales, donde denunció que los uniformados la habían “manoseado hasta el alma” tras desnudarla mientras era trasladada a las instalaciones judiciales por los uniformados.

Al conocerse esta denuncia, en una declaración enviada los medios de comunicación, el comandante de la regional cuatro de la Policía, brigadier general Ricardo Alarcón, indicó que a la joven se le restablecieron sus derechos tras comprobarse que era menor de 18 de años.
Versión de la Policía.

“Hay que aclarar que lamentablemente el suicidio de la joven se dio mucho después de su detención, la cual se ejecutó bajo todos los protocolos que establece la ley, además se contactó a sus familiares para informarles de la situación, luego se dejó a disposición de la abuela materna en óptimas condiciones”, agregó el oficial.

Luego de esto, las autoridades y organismos de control anunciaron las correspondientes investigaciones para esclarecer el caso, a partir de la información que arroje las valoraciones adelante Medicina Legal.

Mientras tanto trascendieron las voces de rechazo de entidades como la alcaldía y la gobernación frente a lo sucedido, en medio del ambiente de tensión que se vive en Popayán por el ambiente de descontento frente al gobierno nacional.

El mensaje que compartió la adolescente en las redes sociales

“ (…)Yo soy a la que cogieron, en ningún momento me ven tirando piedras, no iba con ellos, me dirigía hacia la casa de un amigo, que me dejaría quedar en su casa, cuando menos pensé estaban encima, ni siquiera corrí porque era peor, lo único que hice fue esconderme detrás de un muro, y solo porque estaba grabando me cogieron, en medio de eso me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma, en el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me estaban «desnudando», quitando el pantalón. Pero casi les da un mal cuando me revisaron los documentos y se dieron cuenta que soy hija de un policía, apoyo totalmente el paro y las manifestaciones, pero ayer no estaba con los de las marchas”.

POPAYÁN (Colprensa)

También podría gustarte