Abastecimiento de gasolina sigue siendo lento, claman por desbloquear vías

A pesar de que los caleños han podido tanquear parcialmente sus vehículos, el abastecimiento de gasolina no avanza como esperan los distribuidores.

Si bien este jueves pintaba muy esperanzador por la apertura de vías de acceso por el norte de la ciudad, como la carretera antigua Cali – Yumbo (Menga) y la Avenida Tercera (Sameco), las autoridades informaron que el paso vehicular no se mantuvo durante todo el día y en la tarde los manifestantes interrumpieron el flujo vehicular.

Óscar Rojas, presidente de la Asociación de Distribuidores de Combustibles del Valle del Cauca, Sodicom, insistió en el llamado para que se levanten los bloqueos. “El diálogo es la única herramienta para negociar y conciliar una alternativa de solución con las autoridades y los gobiernos local, departamental y Nacional”, dijo.

Por el momento el ingreso de combustibles continúa lento, pero lo importante es que ya está fluyendo. “Si el paso vehicular de carrotanques mejora, posiblemente el fin de semana tendremos total normalidad en el abastecimiento de gasolina y acpm en Cali. Necesitamos de la colaboración y la comprensión de las personas que están generando los bloqueos. Nosotros, como muchos colombianos que prestamos un servicio importante y clave para la comunidad confiamos en que muy pronto esta situación se supere”, anotó.

En condiciones normales en Cali se venden diariamente alrededor de 300.000 galones de gasolina, pero por las circunstancias que ha generado el paro y los bloqueos en la ciudad, esa misma cantidad ha entrado, pero en las últimas dos semanas.

En razón a ello y mientras continúe la crisis de abastecimiento, los usuarios y propietarios de vehículos solo podrán tanquear $40.000, que equivalen a entre 4 y 5 galones de gasolina corriente.

En el caso de las motocicletas, el valor de la tanqueada es de $10.000, que equivale a un poco más de un galón de gasolina corriente, informaron algunos distribuidores.

Asimismo, se mantendrá el pico y placa para poder hacer uso de las estaciones de servicio.

Reacciones

El contador público Néstor Raúl Ariza madrugó este jueves a tanquear su automóvil con la esperanza de que no se iba a tardar mucho, pero se encontró con una fila larga. Después de casi cinco horas de espera logró ponerle $40.000 de gasolina al tanque de su auto.

Como él fueron centenares de usuarios que se vieron obligados a esperar largas horas. “Esta situación, más que aburridora, genera desconsuelo porque estamos en la tercera ciudad más importante del país. Hasta lo obliga a pensar a uno que es mejor irse a vivir a otra parte”, expresaron varios caleños.

El Presidente de Sodicom informó que el gremio cuenta con 320 estaciones de servicio afiliadas, de las cuales 120 operan en Cali.

Puede leer: Alcaldía y líderes del paro acuerdan levantar bloqueos en Jamundí

Del total de estaciones que funcionan en la capital del Valle, 64 fueron vandalizadas durante los primeros días de paro, es decir el 53,3 %. “Y de las 64, 14 fueron prácticamente destruidas. Los vándalos dañaron circuitos de cámaras, puertas, ventanas, aparatos electrónicos para la medición del combustible, surtidores, dispensadores, avisos y tableros.

“Por fortuna no tenemos reportes de empleados de estaciones lesionados”, dijo el señor Rojas. Pero en relación con los colaboradores y bomberos de las estaciones, cada bomba genera, en promedio, 15 puestos de trabajo, lo que quiere decir que están en vilo un poco más de 900 empleados por los daños causados a esos establecimientos. En total, las 120 estaciones de servicio generan 1.800 empleos en Cali.

“Adicionalmente, hemos estimado que el arreglo de las 14 estaciones, solo en materiales, suman $70.000 millones. Lamentamos que las acciones vandálicas acaben con el derecho que tienen los caleños de trabajar y de los empresarios en generar empleo”, añadió el señor Rojas.

Es de anotar que en jurisdicción del municipio de Yumbo operan tres plantas de abastecimiento de combustibles que atienden las ciudades de Cali, Popayán y Pasto y sus municipios de influencia.

La planta que está en Yumbo abastece el 55 % de la gasolina que se vende en esas ciudades capitales, en tanto que las plantas de Biomax y Terpel, que operan en Mulaló, surten el porcentaje restante en esas mismas regiones.

/Colprensa

También podría gustarte