Biden enfrentó la peor semana de su mandato

Con estaciones de servicio con escasez de gasolina, cifras de empleo decepcionantes, temores inflacionistas y una situación explosiva en Medio Oriente,  por primera vez desde que llegó al poder, esta podría estar siendo la peor semanas del presidente norteamericano, Joe Biden. 

Este cúmulo de crisis, de naturalezas muy diferentes podrían, en caso de no tener una respuesta adecuada, reforzar una imagen difícil de eliminar a largo plazo: la de un dirigente muy cómodo para desarrollar unos planes cuidadosamente preparados con anterioridad, pero con menos capacidad de reacción y agilidad frente a lo imprevisto, como ya ocurrió con su demora inicial frente a la crisis migratoria en la frontera sur.

Adicionalmente el ciberataque que provocó el paro de un oleoducto que transporta el 45% de la gasolina estadounidense desde las refinerías del Golfo de México hacia la costa también creó una conmoción en el país.

El grupo Colonial Pipeline anunció que había “comenzado” a reiniciar las operaciones, pero harán falta varios días antes de regresar a la normalidad y, como viejo conocido de la política, Joe Biden lo sabe bien: el tema de la escasez de gasolina es ultrasensible en Estados Unidos.

Algunos republicanos agitan ya las comparaciones con Jimmy Carter y las imágenes que se convirtieron en símbolo de su único mandato (1977-1981): las largas filas de conductores llenando apresuradamente el tanque con la Segunda Crisis del Petróleo de fondo.

Donald Trump, que va recuperando la voz tras varias semanas de discreción y usa ahora sus comunicados como antes sus tuits, no dejó pasar la ocasión para ironizar.

“Veo que todo el mundo compara a Joe Biden con Jimmy Carter. (…) Creo que es muy injusto para Jimmy Carter. Jimmy gestionó mal las crisis una tras otra, pero Biden ha creado las crisis, una tras otra”, indicó el expresidente republicano.

Y en el frente económico, una serie de malos indicadores ha puesto a la Casa Blanca a la defensiva. Frente a unas cifras de creación de empleo en abril muy alejadas del millón esperado, Biden multiplicó sus intervenciones pidiendo paciencia.

Las cifras de la inflación publicadas hace dos días también alimentaron las inquietudes. A 12 meses, el índice se aceleró con fuerza pasando al 4,2% respecto a abril de 2020, frente al 2,6% en marzo.

Entre los mercados y los economistas surge una pregunta persistente: ¿este alza de los precios, que parece que va a acelerarse en los próximos meses, va a prolongarse mucho más o acabará estabilizándose?

AFP

También podría gustarte