Reconocemos que existe una gran deuda hacia la juventud

Lina Arbeláez, directora general del Instituto Colombiano de Bienestar Familia (ICBF), explicó que los diálogos con los jóvenes de Cali se han dado con una gran intención de escuchar y así generar un espacio de confianza en donde se puedan construir soluciones conjuntas, que resultados positivos para la ciudad.  

«Nosotros estamos en Cali desde el martes de la semana pasada y hemos podido entrar a los diferentes puntos de concentración que hay ubicados en la ciudad, hemos estado abiertos al diálogo y a construir espacios de confianza. Ellos han fijado el lugar, la hora, las condiciones y hemos accedido», indicó la funcionaria.

La señora Arbeláez reiteró que existe una voluntad legítima de escuchar a los jóvenes, pero también señaló que hay otras voces que están interesadas en afectar el proceso de diálogo. «Acá hay vocerías importantes y nuevos liderazgos muy valiosos que debemos resaltar y reconocer, pero también hay otro sector que quiere aparecer en las negociaciones con base a noticias falsas».

«Hemos estado dispuestos a oírlos y a escucharlos, pero el problema es que en medio del diálogo una persona aparece diciendo que se está produciendo un ataque en un sector y cuando se consulta el hecho con las autoridades resulta que no es verdad», agregó.

La directora del ICBF también indicó que hay personas que son mayores que están apareciendo en estos espacios de diálogo con los jóvenes y por ello es importante comprender cuál es su rol y si realmente pueden contribuir a lograr las soluciones que la juventud busca.

«Los pelados están habilitando la presencia de estas personas pero nosotros no entendemos su rol, y no es que no puedan estar ahí pero este es un espacio de jóvenes y su voz la que se tiene que alzar para así construir las soluciones que ellos necesitan», precisó.

Lina Arbeláez precisó que en este momento hay un interés de construir un pacto nacional por la juventud, por ello se han dispuesto 20 mesas en diferentes ciudades del país para así trabajar conjuntamente con los jóvenes.

La señora Arbeláez también destacó que se ha logrado establecer en el territorio una serie de puntos de concentración y desde allí se ha reconocido que existen fallas estructurales como sociedad y que existe una gran deuda hacia la juventud. «Hay unos liderazgos que platean soluciones muy territoriales y también hay exigencias a nivel nacional, como acceso a empleo o educación gratuita».

La funcionara reiteró que en las mesas de diálogo que se establecieron en diferentes puntos del país, se presentó una asistencia organizada y propositiva por parte de los jóvenes. «Otra cosa es lo que pasa en Cali, pues hay pelados que han manifestado que son los líderes quienes quieren construir un cambio, por ello debemos saber por qué hay gente que trata de boicotear estos espacios que son construidos por los jóvenes».

«Este no es momento para los políticos, ni para las corrientes, pues este es un momento para construir por Colombia, por Cali. Estos pelados deben ser los referentes de los más chiquitos y ya hay zonas en donde los niños están dejando de recibir sus canastas nutricionales. Hay que construir de una manera distinta y ellos lo reconocen, pero hay otras voces que están tratando de pescar en rio revuelto y desvirtuar todo», agregó.

Finalmente, la directora del ICBF manifestó que lo ocurrido en Cali fue «un claro boicot» para desbaratar un espacio que fue construido por los jóvenes. De igual manera, indicó que las autoridades y los mismos jóvenes deben investigar y develar quienes son las personas que están en el «juego de boicotear estos espacios», pues hay gente mayor que está llegando a estos espacios para dañar las cosas.  COLPRENSA

También podría gustarte