Sector salud rechaza embargo del Hospital contra la Alcaldía

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Personal de salud adscrito a la Secretaría de Salud Distrital entre los que se cuentan médicos, enfermeras, auxiliares, especialistas y miembros del equipo del programa ‘Salud es Vida’ realizaron un plantón de protesta frente al Hospital Julio Méndez Barreneche para rechazar el embargo a las cuentas de la Alcaldía de Santa Marta. 

Quienes participaron expresaron su rechazo a la decisión adoptada por el gerente de ese centro asistencial del Magdalena actualmente intervenido por la Superintendencia de Salud, quien procedió a embargar las cuentas bancarias de la Administración Distrital.

La situación que ha generado un verdadero traumatismo en la ejecución de las acciones de promoción y prevención se agudiza en estos momentos de plena pandemia ya que coloca en ‘jaque’ la protección en salud de los samarios al no poderse invertir ningún recurso económico a pesar que los mismos son inembargables ya que corresponden al Sistema General de Participaciones y gozan de protección constitucional reforzada.

Con banderas del Tricolor Patrio y pancartas los manifestantes exigen la intervención urgente del Gobierno Nacional y los entes de control del Estado como la Procuraduría y Contraloría para que se logre revertir el embargo ya que es un acto atentatorio contra la salud pública de los samarios y residentes.

ALCALDÍA DEMANDA ACTUACIÓN 

La Alcaldía de Santa Marta catalogó el accionar del interventor de la Supersalud, Oscar Gálvez, como inaudito, irresponsable, inhumano, e inconstitucional y advirtió que denunciará a todo aquel funcionario de la institución hospitalaria que mediante actuaciones indebidas y con fines politiqueros, acuda a la justicia para menoscabar los intereses de los samarios.

 “Es inadmisible que frente a la difícil situación que afronta el ente territorial por causa de la pandemia, el Distrito enfrente ahora el embargo de sus cuentas, en las que están los recursos del Sistema General de Participaciones, por causa de un proceso de cobro coactivo seguido por el Hospital Julio Méndez Barreneche, intervenido actualmente por la Superintendencia Nacional de Salud”, aseguró Virna Johnson Salcedo, alcaldesa de Santa Marta.

Además, mencionó que este embargo le impide a la Alcaldía disponer de los recursos de destinación específica que se necesitan con urgencia para avanzar en la ejecución de todos los programas de salud pública y del plan de vacunación para contrarrestar el contagio del Covid-19, lo que pone en riesgo a la población.

El proceso adelantado por la Supersalud, que además se da por concepto de facturas derivadas de la prestación de servicios de salud de urgencia a población vulnerable no asegurada, particularmente a los migrantes en condiciones de irregularidad es fatal para la salud del Distrito, más aún en tiempos de pandemia. “Saldar esa obligación requiere el aporte de la Nación, que aún no ha girado los recursos necesarios para subsidiar el pago a las entidades de salud que les prestan servicios asistenciales”, recalcó la alcaldesa.

Por esta razón, la alcaldesa radicó una denuncia ante la Procuraduría General de la Nación, por presuntas faltas disciplinarias dentro del proceso de cobro coactivo seguido por el Hospital, toda vez que al amparo de la Constitución Política de Colombia y otras leyes, los recursos del Sistema General de Participaciones son inembargables, ya que gozan de protección constitucional reforzada.

De igual manera, la mandataria de los samarios interpuso una queja ante la Superintendencia Financiera de Colombia por la aplicación arbitraria de medida cautelar de embargo por parte de las entidades bancarias que congelaron las cuentas del Distrito, y dirigió un oficio ante el Ministerio de Salud, a fin de pedir instrucciones para la cofinanciación de la deuda con el Gobierno Nacional por población migrante, sin que hasta la fecha se haya obtenido respuesta concreta por parte de esa cartera.

También podría gustarte