Falleció doña Juana Aritama, a los 113 años


Nacida el 24 de junio de 1908 creció rodeada del amor genuino que le entregó su esposo José Rosario Fuentes con quien tuvo 6 hijos. En vida pudo gozar de sus 49 nietos, 93 bisnietos, 68 tataranietos y 5 choznos. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

Consternación y duelo entre la comunidad de Gaira ha suscitado la muerte de doña Juana Aritama Bautista de Fuentes, quien contaba con 113 años de edad y partió hacia el reino celestial.

Como de costumbre doña Juana se acostó muy temprano, durmió plácidamente y nunca más despertó. Sus familiares confirmaron que su fallecimiento ocurrió en horas de la madrugada de este viernes 21 de mayo.

A pesar de su avanzada edad nunca se le escuchó quejarse por nada, prefería sonreír, transpiraba alegría por sus poros, sus días transcurrían en serenidad, veía televisión y hablaba muy poco. Su fortaleza interior, tesón, carisma y dulzura humana serán recordados por siempre entre la población samaria, en especial entre los gaireros ya que fue una mujer ejemplar que aprendió de culinaria en su juventud cuando ayudaba a su sobrina Dominga Hincapié Aritama en el restaurante ‘Donde Minga’.

Doña Juana Aritama Bautista nacida el 24 de junio de 1908 creció rodeada del amor genuino que le entregó su esposo José Rosario Fuentes con quien tuvo seis hijos: Tranquilina, Olga, Silfredo y Rosario, dos fallecidos. Una familia unida y consagrada a la fe católica que se multiplicó con el transcurrir de los años y que le permitieron gozar de sus 49 nietos, 93 bisnietos, 68 tataranietos y 5 choznos.

En su residencia en Gaira se hizo una velación a donde acudieron algunos vecinos y conocidos quienes llegaron a acompañar a sus familiares, luego en horas de la tarde el féretro fue cargado por los nietos en un recorrido por las calles de Gaira hacia la Parroquia San Jacinto. Debido a la fuerte canícula varios de los asistentes llevaron sombrillas, mientras otros cargaban coronas de flores.

Durante el recorrido por las calles de Gaira sonó música de banda, mientras los sentimientos de quienes acompañaban se confundían entre la tristeza por su partida terrenal y la alegría por su longevidad que le permitieron gozar en vida de las maravillas del Creador.

Ya en la Parroquia San Jacinto se efectuó una eucaristía sublime en donde se entonaron bellas canciones, exaltaron los dones espirituales y humanos de doña Juana Bautista Aritama de Fuentes, quien alcanzó estar entre las personas de mayor longevidad en Latinoamérica con un registro en la página de Gerontology Research Group casilla 17.

Al finalizar los actos litúrgicos volvieron a recorrer las calles de Gaira en donde se escuchó el vallenato ‘Acompáñame’ del cantante Miguel Morales, ese tema musical que alegraba a doña Juana Bautista, después sonaron unos cuantos voladores y finalmente el ataúd llegó a su última morada en el camposanto. Entre lágrimas y ruegos al Padre Celestial se escuchó: “Te amaremos por siempre” y “Gracias por tanto Juana”.

                   

 

También podría gustarte