Programa de protección de abejas produce más de 20 toneladas de miel al año

En el ‘Día Mundial de las Abejas’, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag y los apicultores agrupados en la Asociación de Pequeños Productores Ecológicos de la Sierra Nevada de Santa Marta Red Ecolsierra,  hicieron un llamado de atención sobre la necesidad de realizar prácticas agrícolas cuidadosas y respetuosas con el medio ambiente. 

Según se manifestó, las prácticas como la fumigación  con plaguicidas, tiene una incidencia directa en la permanencia de colmenas de abejas que contribuyen con la seguridad alimentaria de la región.

La Red Ecolsierra, es una de las organizaciones que hacen parte del Programa de Negocios Verdes de Corpamag que agrupa a 150 familias apicultoras que producen alrededor de 20 toneladas anuales de miel pura.

 “Durante los últimos años el uso de plaguicidas ha generado mortandad de abejas a nivel global, entonces esta es una ocasión para  reiterar la importancia de estas polinizadoras en favor de la diversidad de plantas y frutos. Tenemos una responsabilidad colectiva en el cuidado de estos seres que representan equilibrio, abundancia y vida”, manifestó Richard Almanza, coordinador del Área Técnica de Red Ecolsierra.

El uso de pesticidas, los monocultivos y el impacto climático el cual ha alterado las especies nativas en el mundo, tiene a las abejas en peligro. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el 75% de los cultivos en el mundo dependen de la polinización que hacen las abejas y otros insectos.  En Colombia han sido reconocidas cerca de 600 especies de abejas, aunque se presume que haya más de mil. Y aunque el panorama sobre las cantidades de colmenas en el país es positivo, al pasar de 100.00 colmenas en 2015 a unas 150.000 en 2020, no se puede bajar la guardia

Cera, polen, jalea real, propóleo, miel, apiturismo y apiterapia son algunos de los productos y servicios asociados al trabajo de las abejas en campo, y en ese sentido, las colmenas representan también una fuente de sostenimiento para cientos de familias campesinas que cuidadosamente realizan la actividad apícola en la Sierra Nevada y sus estribaciones.

 “Para tener idea de los aportes de las abejas al ecosistema se calcula que por cada peso que gana un apicultor, las abejas aportan entre 10 y 20 pesos al ambiente y la comunidad circundante, en el sentido de la diversificación de productos, el tamaño de los frutos y aumento de la producción”, advierte Almanza.

UN NEGOCIO VERDE EXITOSO 

La Red Ecolsierra, es uno de los 51 Negocios Verdes de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena Corpamag,  en la Categoría de Negocio Verde Avanzado, que de acuerdo a la visita de seguimiento realizada por la entidad, arrojó un resultado de 84,23% por el cumplimiento exitoso de los criterios del Programa.

 “La Red Ecolsierra viene trabajando desde hace muchos años en la conservación de las abejas a través de buenas prácticas ambientales y sociales asociado a la producción y transformación del café, siendo actualmente este negocio destacable porque reúne las condiciones suficientes para la expedición de aval de confianza y uso de marca”, afirmó Genexy Troncoso, Líder de la Ventanilla de Negocios Verdes de Corpamag.

Las familias apicultoras asociadas a la Red Ecolsierra comparten el oficio con la cosecha de café orgánico certificado, siendo éstas las condiciones ideales para la conservación y el cuidado de las poblaciones de abejas en el territorio magdalenense.

Así como la Red Ecolsierra, otras organizaciones como Apisierra, Café Cooagronevada, Apicflor de la Sierra, Asoprosierra, Fundación Wirakoku, Agroazul, Camproactivo, Agrosec y Biosierra hacen parte del Programa de Negocios Verdes de Corpamag en el departamento del Magdalena, impulsado  proyectos dirigidos a la protección de las abejas, la conservación de los bosques y la elaboración de productos y subproductos de estos insectos que ayudan al equilibrio de la vida.

También podría gustarte