¡Ojo! Los animales silvestres no son mascotas: Dadsa

POR 
KATIA VÁSQUEZ 

La protección y supervivencia de la fauna silvestre es una de las principales apuestas de la Alcaldía de Santa Marta, mediante el Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental, Dadsa, es por eso que, por medio de la Unidad Móvil de Rescate, continúa con los trabajos de recuperación de especies. 

La capital del Magdalena es una de las ciudades con mayor biodiversidad en el país. Por esto, posee un alto potencial para el comercio de bienes y servicios provenientes de la vida silvestre a partir de estrategias de aprovechamiento sostenible. Sin embargo, el tráfico ilegal de especies y la tenencia de estos animales silvestres como mascotas es un flagelo recurrente, al cual las autoridades le han puesto ‘el ojo’.

Y es que, cada vez, millones de aves, mamíferos, peces y reptiles son parte de las mascotas exóticas que las personas tienen en sus casas. La mayoría de los dueños compran mascotas exóticas porque se consideran amantes de los animales, pero lamentablemente las necesidades y los comportamientos naturales de un animal silvestre no se pueden satisfacer en los hogares.

En Santa Marta gracias a la cooperación de la comunidad y a los esfuerzos que ha venido realizando la Administración Distrital, a través del Dadsa, cada día hay más concientización sobre el daño que le causan a estos animales, la afectación que genera en los ecosistemas y se ha permitido la recuperación de varias especies para luego brindarles la atención médica veterinaria y posteriormente ser remitido al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre –Cavfs- de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, para adelantar su rehabilitación y luego ser liberados a su hábitat natural.

¿POR QUÉ NO TENER ANIMALES SILVESTRES EN LAS CASAS? 

Es importante resaltar que, las especies animales afuera de su hábitat o ambiente natural no pueden realizar las funciones para las cuales han evolucionado en dichos espacios: dispersión de polen o semillas, o de sus propias especies, además de control de plagas y enfermedades, y para mantener el equilibrio de los ecosistemas, entre otros.

Además, necesitan alimento especializado que generalmente solo consiguen en su hábitat y el hombre por desconocimiento o dificultad de conseguirlo, no se lo puede ofrecer. Expertos aseguran que su reemplazo le ocasiona deficiencias nutricionales y por lo tanto enfermedades o la muerte.

Se dice también que, aunque los animales silvestres sean tratados muy bien y se les proporcione buen alimento y compañía, la falta de relación con otros individuos de su especie, hace que se depriman, se debiliten y se enfermen o hasta pierdan facultades naturales e instintivas, llegando incluso a morir sin causa aparente.

De igual manera, es de resaltar que muchos animales sacados de su medio natural, son más propensos a ser portadores de hongos, bacterias, protozoos o parásitos, que producen enfermedades que ellos no padecen ostensiblemente (llamadas enfermedades zoonóticas) y de las cuales solo son vectores, es decir, que pueden trasmitirlas a los humanos o a los animales domésticos, mediante su contacto, por el de sus restos, o el de sus excrementos u orina, y no existen anticuerpos u otras defensas en nosotros para afrontarlas.

Esta puede ser una de las más importantes razones que se debe tener en cuenta para rechazar la utilización de animales silvestres, como mascotas de compañía, ya que las enfermedades transmisibles vía zoonosis, son muchas. En su mayoría, son fáciles de atacar al hombre, como gastroenteritis, neumonía, tuberculosis, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, cólera, malaria, mal de chagas, paludismo, hepatitis A, peste de rabia, toxoplasmosis, herpes, psitacosis, criptococosis, histoplasmosis, salmonelosis, entre otras.

UNIDAD MÓVIL DE  RESCATE DE FAUNA 

Es importante mencionar que, la Unidad Móvil de Rescate de Fauna Silvestre, es la primera en su tipo en la Costa Caribe y ofrece los servicios de rescate de animales silvestres y la atención médica de los animales que lo requieran.

Este hit ambiental consiste en rescatar y rehabilitar animales no domésticos como: canarios, loros, guacamayas, mochuelos, búhos, pisingos, hicoteas, tortugas, ñeques, chigüiros, venados, boas, tigrillos, jaguares, monos, ardillas e iguanas, entre otras especies silvestres, las cuales se encuentren en condición de mascotas o que por cualquier motivo sean hallados en el casco urbano del Distrito y estén por fuera de su hábitat natural.

También, brinda asesorías a la comunidad en general sobre el manejo y protección de fauna silvestre y charlas y talleres en temas de conservación y protección de la fauna nativa de la ciudad.

Cabe precisar que, durante el lanzamiento de la estrategia, la cual se llevó a cabo el año pasado en el mes de marzo, la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, manifestó que “lanzamos la primera Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del Caribe, que permitirá establecer las medidas de manejo, protección, conservación y así evitar la extinción de especies nativas. Contribuirá a la conservación de la biodiversidad local y enseña a los niños y adultos sobre el cuidado de nuestra fauna. Así mismo, recibimos los primeros animales para llevar a su hábitat natural”.

En este sentido, la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del, Dadsa, bajo la dirección de Patricia Caicedo ha logrado recuperar más de 530 animales desde su creación en 2020. En los dos últimos meses del 2021, un total de 124 especies de animales no domésticos han sido rescatadas.

 “Los animalitos domésticos son menester de la Secretaría de Gobierno y el Dadsa tiene la competencia de velar por la fauna silvestre de la ciudad en su perímetro urbano, para ellos hemos dispuesto esta Unidad, conformada por profesionales, un vehículo y sus respectivas dotaciones veterinarias. La idea es que, si una persona tiene una especie animal en casa o sepa de un animalito silvestre en cautiverio, la entregue o denuncie el hecho puesto que ese tipo de actos es un delito, las aves y los reptiles y demás criaturas no pueden estar en cautiverio, ellas son muy importantes para nuestros ecosistemas”, dijo Patricia Caicedo.

UNIDAD CONFORMADA POR VETERINARIOS 

La metodología de la Unidad está enfocada en: que los animales tengan un manejo especial  en atención médica, nutricional y biológica; asimismo, está conformada por un médico veterinario, un zootecnista y un biólogo, los cuales están dotados por los equipos de protección necesarias tales como overol, botas, gorra, casco, guantes, tapa boca, gafas; también disponen de un ingeniero ambiental para brindar capacitaciones  y charlas  referentes a la importancia de la fauna silvestre en el medio ambiente.

En cuanto al vehículo, este tiene seis módulos divididos en compartimientos para animales de acuerdo al tamaño, además de un botiquín veterinario; la Unidad se movilizará sobre la zona urbana del Distrito; apoyará los procesos de inspección, vigilancia y control de fauna silvestre.

UN LLAMADO A LA PROTECCIÓN DE LAS ESPECIES 

La directora del Dadsa, Patricia Caicedo, invitó a los habitantes de Santa Marta a tener más conciencia sobre la protección y preservación de los animalitos silvestres y en vía de extinción.

“Como máxima autoridad ambiental del Distrito, hacemos una invitación especial a la comunidad samaria a que se abstenga a consumir y a comprar fauna silvestre para tenerlas como mascotas o para consumo, dado a que debemos garantizar la conservación de las especies nativas de la región; también invitamos a toda la ciudad de Santa Marta a que si tienen animales de vida silvestre, sean entregados a las autoridades competentes para que estas especies puedan ser rehabilitadas y luego devolverlas a su hábitat natural garantizando su supervivencia y la dinámica ecosistémica”, dijo la directora.

Del mismo modo, la máxima autoridad ambiental también pide a la comunidad samaria a que se abstenga de tener fauna silvestre como mascotas, debido a que se vienen ejecutando acciones que permitan la conservación de las especies nativas de la región; igualmente exhorta a la ciudadanía que porte o retenga este tipo de animales a que los entreguen a las autoridades correspondientes.

Por último, el Dadsa advierte que, “al comprar, cazar o comercializar fauna silvestre, están incurriendo en un delito ambiental amparado bajo la ley 1333 del 2009; regularmente cuando alguien hace una denuncia anónima, la Unidad Móvil hace la visita con una charla de sensibilización con el fin de que entreguen a los ejemplares de forma voluntaria, si no es posible, el segundo paso es pedir acompañamiento de la Policía Ambiental para la recuperación del animal o de lo contrario, será necesario imponer comparendos y demás”.

También podría gustarte