La erosión y la corrupción se ‘comen’ los recursos

Mientras tanto, la erosión avanza y sigue el engaño del Estado frente al Kilómetro 19 

Por 
ANDRÉS 
GARCÍA CASTAÑO 

La situación de erosión en el Magdalena ha afectado a seis poblaciones lo que ha puesto en jaque el desarrollo económico y social de la Región. Pero además, la erosión se ha ´juntado´ con la corrupción y entre los dos se han tragado millonarios recursos del Estado.

Sin embargo, esta situación no es reciente y viene de tiempo atrás. Es más, el tema de la erosión costera ha llegado a convertirse en la ´caja menor´ de los políticos. Por ejemplo, en el famoso kilómetro 19, allí la Nación ha ´botado´ al agua más de 100 mil millones de pesos en los últimos 5 años y lo peor es que el problema persiste.

La vía que comunica a Ciénaga con Barranquilla, en la década del 50’ parecía la solución a la movilidad, el comercio y la conexión de las dos urbes; sin embargo, se convirtió en el atentado más grande al medio ambiente, que hoy a causa de la erosión ha cobrado factura al estado por más de $12 mil millones y que sumará en la cuenta $750 mil millones más para lo que sería la solución definitiva para salvar la carretera.

Por su parte, unos 3.700 millones de pesos se han invertido para atender la emergencia la grave emergencia que se registra en el municipio de Salamina (Magdalena), a causa de la fuerte erosión que tiene a la región al borde de la inundación del rio Magdalena.

LA TRONCAL 

La Troncal del Caribe, representa la conexión de la parte norte del país con el sur, su cierre representaría pérdidas mayores a los $13 mil millones semanales.

El ingeniero Fabián Saumeth, hoy contratista de la concesión Ruta del Sol II, es uno de los más estudiosos de la situación ambiental que registra el kilómetro 19 en la vía que comunica a Barranquilla con Ciénaga.

Asegura que el problema de erosión en ese punto se registra desde los años 50’ cuando se adelantó la construcción de la carretera, “empieza desde muchísimos años atrás, desde la década del 50’ o 60’ cuando la vía estaba a casi tres kilómetros de la orilla de playa, y en 60 años esos tres kilómetros se evaporaron”.

Las intervenciones cuando el riesgo de erosión en la vía era inminente, empiezan con el concurso de la nación en el año 2014, cuando se intervino la vía entre el kilómetro 19+450 hasta la 19+780 con una inversión aproximada de $4500 millones.

Recordó que luego en 2016 se hizo una segunda intervención entre los kilómetros 19+135 y el 19+450 con una inversión superior a los $4.000 mil millones y la última intervención fue en 2018 donde el recurso invertido fue superior $4.200 millones.

En esas intervenciones la nación aportó recursos a través de la Unidad de Gestión del Riesgo, luego en 2018 la inversión fue por parte del Invías.

Ahora el Invías hará una intervención significativa entre el 18 hasta el 19 y del 19+180 hasta el box culvert en el kilómetro 20.

 “La única manera de atender la emergencia ha sido el enrocado, porque esa es la última solución por efecto de la arremetida del mar, ha sido someter el talud con el enrocado”, dijo el ingeniero.

LA NUEVA INTERVENCIÓN 

Mientras se ejecuta la solución definitiva para la erosión costera en el kilómetro 19 en la vía que de Ciénaga comunica a Barranquilla, el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo firmó un convenio con el director de Invías, Juan Esteban Gil, para llevar a cabo la fase 1 de atención a la emergencia.

La primera etapa será el fortalecimiento del talud ya construido, la segunda será la intervención de 2.02 kilómetros con el empedrado multicapas definitivo que terminará a finales del 2021 y la tercera será la construcción de los viaductos, cuya licitación se abrirá a mediados de este año, según los compromisos del Gobierno Nacional.

La primera intervención tendrá una inversión de 300 millones de pesos, la segunda de 10.500 millones y la construcción de los viaductos de 750 mil millones de pesos.

Mientras Invías avanza en el proceso de licitación para dejar en firme la fase dos, la cual es la intervención de 2.02 kilómetros con el empedrado multicapas definitivo que terminará a finales del 2021: “Se trata de la construcción de un dique de más de cinco metros de altura que tendrán especificaciones de altas calidades técnicas para garantizar que la vía sea totalmente resiliente y no continúe la erosión generando riesgos sobre la carretera”, añadió el directivo del Instituto Nacional de Vías.

SOLUCIÓN DEFINITIVA 

La tercera etapa es el inicio de los viaductos, los cuales, el Gobierno Nacional se comprometió a iniciar su licitación a mitad de este año y que tendría un tiempo de terminación de cinco a siete años.

 “Con esto buscaremos sacarle cuerpo a la fuerza del mar, por eso construiremos unos viaductos. Uno en el kilómetro 18 y otro en el kilómetro 28 y lo que harán es darle continuidad de la fuerza del agua hacia la Ciénaga Grande de Santa Marta”, precisó Juan Esteban Gil.

EROSIÓN DEL RÍO 

La erosión del río Magdalena en la carretera que comunica a Salamina con El Piñón, se complica y a pesar que en la atención se han invertido $3.700 millones, los resultados no se ven y la situación cada día se complica más para las comunidades de esta zona, que se mantienen en alerta máxima ante la socavación que mantiene el río sobre esta margen, que ya se ha llevado varios puntos erosionados.

Desde la caída de la caseta del ferry, afectaciones en la movilidad y obras que para muchos no han servido, son los componentes de la situación que vive esa comunidad a causa del fenómeno de erosión del río Magdalena.

La comunidad, se unió en una manifestación en la vía que comunica a Salamina con El Piñón.

“Nosotros nos unimos en un plantón para exigir al gobierno nacional, a la Unidad de Gestión del Riesgo y a Cormagdalena, que actúen de una vez, estamos temerosos que esta vía desaparezca y nos quedemos incomunicados”, dijo un vecino de Salamina.

Para la nueva emergencia que se registra, la Gobernación del Magdalena trabaja en la construcción en un dique en la zona que registra la nueva afectación.

EL DRAGADO NO SIRVIÓ 

El jefe de la Unidad de Gestión del Riesgo del departamento, Jaime Avendaño, hizo un llamado a la Procuraduría General de la Nación, para que investigue el pobre resultado de las obras de dragado que adelantó Cormagdalena para atender la erosión en Salamina.

Indicó que las obras adelantadas por la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena, Cormagdalena, que fueron adjudicadas a la empresa Dragados Hidráulicos S.A, no dieron ningún resultado.

El contrato fue adjudicado para realizar las obras de dragado que permitan desacelerar los fenómenos de erosión y socavación que se presentan en la margen derecha del río Magdalena entre los municipios de Salamina y El Piñón, en el departamento de Magdalena.

El objetivo del dragado contratado es inducir el caudal del río Magdalena hacia el brazo izquierdo, reduciendo y disminuyendo las velocidades en la margen derecha que están ocasionando los procesos erosivos y de socavación, y que, en los últimos dos meses, se han llevado parte de la banca de la vía (km 2.1 y km 2.4) que comunica a los dos municipios.

 “La obligación de evitar que el fenómeno de erosión no se presentara es de Cormagdalena, así ellos digan que no, pues es su obligación porque su objeto dice sobre la conservación de tierras y que tierras se deben conservar, pues las que se encuentran en la margen del río. Su primera obligación era la identificación y proteger”, dijo Jaime Avendaño.

Dijo que no funcionó la llamada solución y dudó de la veracidad de los estudios técnicos adelantados por Cormagdalena.

 “Cormagdalena dijo que la solución era el dragado, el dragado se hizo, no sirvió y no servirá; ni siquiera se impactó de manera adecuada, todo porque abandonó todo principio de participación comunitaria, cualquier concepto técnico orientado a brindar una solución. Sus aspectos técnicos indicaron que se iban a dragar seis polígonos, apenas se dragaron dos, que iban a retirar 582 mil metros cúbicos y los iban a disponer en la isla, apenas afirmar que fueron 300 mil metros cúbicos. Si vemos el proceso de erosión, ahora es mucho más grande, entonces ¿esos 300 mil metros cúbicos dónde están?”, cuestionó el funcionario de la Gobernación del Magdalena.

Acotó: “Si no es por las acciones que realizó la Unidad de Gestión del Riesgo, la Gobernación del Magdalena y la Alcaldía de Salamina y el Invías, nosotros tendríamos hace meses un municipio inundado. La obra fue adjudicada por $9.999 millones y tenía un plazo de ejecución de 45 días, pero duró tres meses; ya oficiamos a la Procuraduría, se dijo algo y no se hizo, quien vigila, estamos esperando una respuesta”.

También podría gustarte