El mundo repudia a la ´mierda´ que gobierna en EE.UU.

268

En Estados Unidos, los legisladores demócratas y republicanos criticaron los comentarios de Trump como “divisivos” e “inaceptables”, mientras que Haití, uno de los países nombrados explícitamente por Trump, convocó al principal diplomático estadounidense allí para discutir los comentarios del presidente.

 

“¡Qué vergüenza!”, clama el mundo ante los comentarios de Donald Trump sobre los países pobres y de raza negra

 

Las quejas del presidente de EE.UU., Donald Trump, sobre los inmigrantes que llegan a su país de “países de mierda” han provocado la condena de todo el mundo.

Sion embargo, Trump negó pasado haber usado ese lenguaje. “El lenguaje utilizado por mí en la reunión de DACA fue duro, pero este no era el lenguaje utilizado. Lo realmente duro fue la propuesta extravagante, ¡un gran revés para el DACA!”, tuiteó Trump.

En Estados Unidos, los legisladores demócratas y republicanos criticaron los comentarios de Trump como “divisivos” e “inaceptables”, mientras que Haití, uno de los países nombrados explícitamente por Trump, convocó al principal diplomático estadounidense allí para discutir los comentarios del presidente.

Los comentarios de Trump, hechos en una reunión a puertas cerradas en la Casa Blanca, fueron una reacción a un plan para reducir el número de personas que ingresan a Estados Unidos a través de su programa de lotería de visas. Según fuentes los legisladores propusieron reducir el número a la mitad, y el resto a países subrepresentados en África y naciones con Estatus de Protección Temporal (TPS).

El furor se produce cuando Haití se prepara para conmemorar ocho años del terremoto de magnitud 7,0 que mató a cientos de miles de personas y desplazó a muchas más.

Como resultado del desastre, a los ciudadanos de Haití se les otorgó el TPS, otorgado a individuos de países donde condiciones tales como la guerra, desastres naturales o conflictos políticos impiden que los ciudadanos regresen sanos y salvos.

 

ESTO DICEN LOS HAITIANOS

La comunidad de Haití en el sur de la Florida expresó su opinión sobre los comentarios considerados “racistas” del presidente Donald Trump.

El exprimer minsitro de Haití, Laurent Lamothe, dijo que “el mundo está siendo testigo de un nuevo punto bajo” y calificó los comentarios de Trump de “totalmente inaceptables”.

“Muestra una falta de respeto e ignorancia nunca antes vista en la historia reciente de Estados Unidos por parte de ningún presidente”, tuiteó Lamothe.

Como el cargo de embajador de Estados Unidos en Haití está vacante, el encargado de negocios de la embajada, Robin Diallo, se reunirá con el presidente de Haití Jovenel Moïse este viernes, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado.

LA CASA BLANCA NIEGA

El gobierno de Trump anunció a fines del año pasado que pondría fin al TPS para Haití, una medida que podría afectar a decenas de miles de inmigrantes haitianos. El Departamento de Seguridad Nacional anunció este lunes que también pondría fin a las protecciones para más de 200.000 salvadoreños.

El canciller de El Salvador, Hugo Martínez, respondió a los comentarios de Trump al tuitear sobre las contribuciones salvadoreñas a Estados Unidos y dijo que “una buena parte de los que ayudaron a reconstruir Nueva Orleans después de Katrina eran salvadoreños. Me siento orgulloso de ser salvadoreño”.

 

SALVADOREÑOS REACCIONAN

El gobierno salvadoreño exigió respeto y dignidad tras los insultos atribuidos al presidente de Estados Unidos contra inmigrantes de África y Haití. La cancillería de El Salvador envió una carta de protesta en la que rechaza las afirmaciones y varios salvadoreños también lamentan las palabras de Donald Trump.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, dijo que las palabras de Trump “golpean” la dignidad de su pueblo y expresó su rechazo.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU calificó este viernes los comentarios de Trump sobre Haití y África como “impactantes” y “vergonzosos para el presidente de Estados Unidos” y dijo que “no hay otra palabra para usar sino “racista”.

 

LAS NACIONES UNIDAS

Rupert Colville, vocero del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, continuó: “No se puede calificar a países y continentes enteros como ‘mi****’, porque sus poblaciones, que no son blancas, no son bienvenidas”.

Colville también se refirió a la difamación de mexicanos y musulmanes, diciendo que “las propuestas políticas dirigidas a grupos enteros por motivos de nacionalidad o religión, y la renuencia a condenar claramente las acciones antisemitas y racistas de los nacionalistas blancos en Charlottesville – todos estos van contra los valores universales del mundo”.

Nepal, que se convirtió en una nación protegida por el TPS después de un gran terremoto en 2015, dijo que las autoridades estaban discutiendo su respuesta al asunto.

El ministro de Relaciones Exteriores del país del sur de Asia, Bharat Raj Paudyal, dijo que “estamos al tanto de los comentarios del presidente Trump, y nuestro Ministerio está discutiendo el asunto”.

Un alto funcionario de Somalia, también en la lista estadounidense de naciones con TPS, dijo que los comentarios de Trump no eran dignos de una respuesta.

“Suena como noticias falsas para mí”, dijo el ministro de Información somalí, Abdirahman Omar Osman, hablando por teléfono desde Mogadiscio. “Si es real, no necesita una respuesta. Esos comentarios no merecen una respuesta”.

“¿Con qué autoridad proclamas quién es bienvenido en Estados Unidos y quién no? La grandeza de Estados Unidos se basa en la diversidad o ¿has olvidado tu origen inmigrante, Donald?”, afirmó.

LA REACCIÓN DE LOS AFRICANOS

Varios países africanos y representantes de organizaciones internacionales criticaron duramente a Donald Trump por calificar de “países de mierda” a Haití, El Salvador y a las naciones africanas.

Trump recurrió el viernes a su arma favorita, Twitter, para defenderse y negar haberles calificado de esa forma, pero rápidamente fue desmentido por un senador del partido Demócrata que estuvo en la reunión y confirmó lo ocurrido.

“Que el primer representante de Estados Unidos se exprese en esos términos es indigno, preocupante y ofensivo”, dijo esta sábado en Twitter la secretaria general de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), la canadiense Michaëlle Jean, de origen haitiano.

En pocas horas, el asunto se transformó en un escándalo internacional y generó una fuerte oleada de indignación.

“Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es ‘racista'”, dijo en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville.

El gobierno de Haití, que el viernes conmemoró el aniversario del devastador terremoto de 2010, emitió una nota en la que consideró “inaceptables” las palabras “odiosas y abyectas” de Trump, que reflejan “una visión simplista y racista completamente equivocada”.

El presidente Jovenel Moise no mencionó en la ceremonia el lenguaje utilizado por Trump, y solo dijo que “Haití es un país como otros en la Tierra”.

La Unión Africana, condenó por su parte en Adis Abeba las declaraciones “hirientes” y “perturbadoras” del mandatario. “No es solamente hiriente para las personas de origen africano en Estados Unidos, sino también para los ciudadanos africanos”, dijo a la AFP Ebba Kalondo, portavoz del presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki.

Y el grupo de países africanos ante la ONU calificó de “indignantes, racistas y xenófobas” las declaraciones de Trump, a quien le exigió “retractación y disculpas”. 

El gobierno de Botsuana convocó al embajador estadounidense para que explique si esa nación africana es “considerada un país de mierda”.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exigió también “respeto a la dignidad de su noble y valiente pueblo”.

En un primer mensaje el viernes, Trump admitió que en una reunión el jueves en la Casa Blanca para discutir sobre inmigración se dijeron cosas “duras”, pero aseguró que “ese no fue el lenguaje utilizado”.

Una hora más tarde, Trump volvió al tema en Twitter para asegurar que nunca dijo “algo despectiva sobre los haitianos, más allá de decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas”.

Pero, poco después, el senador demócrata Rick Durbin, quien participó de la reunión, dijo que Trump efectivamente se refirió a “países de mierda” y que además lo hizo reiteradamente.

Diversas fuentes señalan que Trump se refería a los países africanos, Haití y El Salvador. “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, habría dicho Trump, para añadir que quería inmigrantes de países nórdicos, como Noruega.

Desde Londres el alcalde de Londres, Sadiq Khan, celebró la decisión de Trump de cancelar una visita a esa ciudad porque allí “no es bienvenido”.

La suspensión del viaje esta relacionada con una polémica por la sede de la nueva embajada estadounidense en la capital británica.

Asimismo, Venezuela y Cuba condenaron las polémicas declaraciones el mandatario estadounidenses.

En el plano interno, las reacciones tampoco tardaron en aparecer.

El congresista demócrata negro Cedric Richmond y Jerrold Nadler, integrante del Comité Judicial de la Cámara baja y también demócrata, dijeron que buscarán introducir la semana entrante una moción de censura contra Trump.

Semejante moción sería embarazosa para Trump si los líderes de la Cámara baja permiten someterla a votación.

Por su lado, la excandidata presidencial Hillary Clinton señaló en Twitter que Trump sometió al país a una “visión ignorante y racista de cualquiera que no se parezca a él”.

La ola de indignación imperaba también entre los republicanos. La legisladora Mia Love, de familia haitiana, dijo que la declaración de Trump era “divisiva” y opinó que se imponía un pedido de disculpas.

 

También podría gustarte