Dios me salvó la vida

En medio del intercambio de disparos que se presentó entre bandidos y dos uniformados de la Policía que realizaban su turno de seguridad en el Cuadrante 1 de la Estación Bastidas para proteger a la comunidad, el uniformado Carlos Gregory Varela, patrullero herido que vio como asesinaban a su compañero Monsalvo en Santa Marta, dio su versión de los hechos.  “muy adolorido” por estos hechos. Mis heridas no duelen en comparación con la muerte de mi compañero. Es una perdida muy grande”, dijo el patrullero. 

Esto sucedió cuando ambos iban “realizando labores de patrullaje en un sector crítico. Por lo antecedentes que se habían registrado una semana antes, donde habían asesinado a tres personas, mismo turno de nosotros. Se observan cuatro sujetos en una esquina en forma sospechosa, donde uno de los cuatro, era reconocido en el sector y peligrosa. Al ver la presencia de la patrulla, tres de ellos sacan su arma de fuego  y comenzó la amenaza, de repente se escucharon las detonaciones y dos de ellos tenían agarrado a mi compañero”, relató.

“La comunidad lo quería mucho porque hacía una buena labor, hicimos más de 48 capturas, reflejadas 5 por porte ilegal de armas. Lo quieren todavía y nos colaboraron. Hicimos todo lo posible junto con la comunidad  para buscar a las personas responsables en los cerros”, agregó Gregory Varela.

Para el uniformado que laboró por más de un año con la víctima, “era una excelente persona. Le digo a su padre que fue el mejor hijo que ha tenido, que gracias por la oportunidad de compartir con él. Murió como un valiente, un verraco”.

Del mismo modo, la hermana del patrullero Reynel Monsalvo se pronunció luego del lamentable hecho en que su pariente perdió la vida, “sin palabras, que era una excelente persona, un buen hermano, tío, vecino. Murió sirviéndole a la patria. Es un dolor muy grande. ¿Cómo acaban con la vida de un ser humano? Solo quiero que haya justicia”, dijo, entre llanto y dolor.

También podría gustarte