Se conocieron más detalles del crimen y la violación que cometió un soldado

Consternación, impotencia y rabia es lo que ayer se alcanzaba a percibir entre los habitantes que salieron a marchar por las principales calles de Sardinata, reclamando “¡justicia!” por el asesinato de Daira Zuleima Zuanare Méndez y la golpiza y violación que sufrió la más pequeña de sus hijas, de 2 años, además del trauma psicológico causado a la otra menor de 5, hechos que fueron cometidos por el soldado Luis Daniel Correa Mena.

Y es que no era para menos. El suceso que se dio la noche del martes, dentro de una casa que está a menos de 40 metros de la estación de Policía y de las instalaciones militares,  estremeció a gran parte de esa población, ubicada a menos de dos horas de Cúcuta.

Un día después de haber ocurrido el dramático caso, se conocieron muchos más detalles de cómo se dio todo y en qué va la investigación en contra de Correa Mena, quien ya fue desvinculado del Ejército para que enfrente a la justicia ordinaria por homicidio agravado, intento de homicidio y acceso carnal violento con menor de 14 años.

El militar ya fue llevado ante un juez, pero con voz fuerte, dijo que se declaraba inocente, cuando le preguntaron que si aceptaba los cargos que le estaban imputando por el asesinato de Daira Zuleima Zuanare y la agresión sexual contra la niña de 2 años.

Se metió a la casa

El hombre no aceptó la imputación, porque aseguró que él no hizo nada, mientras que culpó a otra persona del hecho, pero hasta el momento nadie sabe quién es. Pese a lo que alega Luis Daniel Correa, las autoridades judiciales tienen testigos y otro material probatorio que lo inculpan.

Los nuevos detalles que se conocieron fue que antes de las 11:30 de la noche del martes, se escucharon los gritos repetitivos de una mujer diciendo: “A mi hija, no”, luego, unos vecinos de Daira Zuleima, sintieron unos golpes.

Minutos después, varios policías llegaron hasta el frente de la casa donde vivía esta mujer y al ver la puerta cerrada, tocaron, pero como nadie les abrió, decidieron forzar la chapa e ingresaron, encontrando a Zuanare Méndez tendida en el suelo, degollada y al lado, su hija de 5 años, en una crisis nerviosa. La menor de 2 años, no estaba por ahí.

Ante esto, la principal hipótesis que tienen las autoridades es que Correa, vistiendo el uniforme militar, se metió por la parte de atrás de la vivienda de la mujer y al encontrar a las niñas violó a la más pequeña. Cuando Daira Zuanare se dio cuenta de lo que pasaba, comenzó a gritar y fue ahí cuando el hombre la atacó con un cuchillo, que dejó tirado cerca de ese lugar.

Luis Correa al sentirse acorralado, decidió salir huyendo por el solar de la casa, que fue el mismo lado por donde entró, pero se llevó a la pequeña en sus brazos, pues con los golpes que le dio y la violación, quedó agonizando.

Habitantes de Sardinata reclaman justicia por lo sucedido con la mujer y sus dos hijas.

La captura

Mientras que el grupo de policías verificaba al interior de la vivienda y sus alrededores, tratando de ubicar al asesino, Luis Daniel Correa fue detenido a la entrada de la guarnición militar.

Según el general Marcos Pinto, comandante de la Segunda División del Ejército, hacia la medianoche, un centinela de las instalaciones militares observó que alguien estaba tratando de entrar, “por lo que de inmediato le dice quieto, el soldado (Luis Correa) al ver eso, tira algo, como un paquete que llevaba”.

“Cuando el centinela vio que ahí venía un cabo (sargento), le indicó que el soldado había lanzado algo, como un paquete, por lo que de inmediato se fue a mirar qué era y se dio cuenta de que era una niña golpeada y agonizando”, sostuvo el alto mando militar.

Los uniformados al ver lo que estaba pasando, de inmediato detuvieron a Correa, mientras trasladaban de inmediato a la pequeña al centro asistencial de Sardinata, donde le prestaron los primeros auxilios, pero por la gravedad de las heridas, que le causó un trauma craneoencefálico, pidieron remitirla hacia Cúcuta.

Mientras que en el hospital analizaban cómo trasladarían a la menor, los militares llevaron a Luis Correa a la estación de Policía para que lo capturaran y, además, verificaran por qué tenía rastros de sangre en el uniforme.

En ese momento, las autoridades se dieron cuenta de que él sería el responsable del asesinato de Daira Zuleima Zuanare, además de lo que le sucedió a la niña de 2 años y del trauma psicológico de la otra menor de 5.

“Cuando vimos la niña golpeada y agonizante, además de que el soldado tenía sangre, se lo entregamos a la Policía y fue ahí cuando entendieron que él tenía que ver con lo sucedido en la casa cercana. Nosotros nunca intentamos ocultar nada y antes fuimos los que llevamos a ese soldado ante la autoridad competente, pues debe pagar por lo que hizo”, explicó el general Pinto.

El oficial también señaló que una vez conoció todo lo que estaba pasando y que la menor de edad necesitaba ser trasladada de inmediato a un centro asistencial de Cúcuta, ordenó que un helicóptero fuera hasta Sardinata y la recogiera, además de que se trajeran a Correa para dejarlo a disposición de la Fiscalía.

“Hoy (ayer) en la mañana se ordenó la baja de ese soldado, pues una persona así no merece estar en el Ejército y como lo sucedido no tiene nada que ver con su misión como soldado, tendrá que responder ante las autoridades competentes, pero también por parte de nuestra institución se inició una investigación disciplinaria, porque él se evadió de las instalaciones donde debía estar”, dijo Pinto.

La Opinión conoció que Luis Correa Mena ya tenía unos procesos disciplinarios por problemas con el consumo de drogas. Además, que él tenía poco de estar en Sardinata, porque, según explicó el general Pinto, él debía venir a Cúcuta a hacer unos trámites administrativos, pero como la vía está bloqueada no pudo pasar, quedando en tránsito por ese municipio.

La casa donde se registró el hecho esta muy cerca a la Policía de Sardinata.

El suceso que se dio la noche del martes, dentro de una casa que está a menos de 40 metros de la estación de Policía.

El ataque a la niña

Una vez se conoció el hecho, la Comisaría de Familia de Sardinata fue enterada de lo sucedido para que se encargara de lo pertinente con las niñas y les hiciera el acompañamiento.

Por eso, algunos funcionarios, al igual que el personero Juan Gabriel Peñaranda, se trasladaron con ellas a un centro asistencial en Cúcuta, para recibir la atención adecuada. La menor de 2 años tuvo que ser sometida a una cirugía de urgencia y se encuentra con pronóstico reservado.

Estas autoridades civiles también alertaron a los familiares de las pequeñas para que estuvieran atentas a ellas.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en un comunicado, lamentó lo ocurrido e indicó que conocido el caso y por solicitud de la Comisaría de Familia de Sardinata, una Defensoría de Familia brindó acompañamiento psicosocial inicial a las niñas, mientras recibían atención en el Hospital Universitario Erasmo Meoz, de Cúcuta.

“En el marco del acompañamiento, el Instituto autorizó a las autoridades competentes realizar todos los trámites y exámenes de rigor para casos de violencia sexual y psicológica. Dado que es la Comisaría de Familia de Sardinata que tiene la competencia y autoridad administrativa en el municipio, las niñas quedaron a disposición de este organismo, el cual determinó ubicar a las niñas con su familia”, señaló el ICBF.

Extraoficialmente se conoció que, según los exámenes que le hicieron a la niña más pequeña, se verificó que sí fue violada, por eso le imputaron ese delito a Luis Correa Mena, a quien sorprendieron llevándola en sus brazos cuando trataba de entrar a la base militar.

El proceso penal

Cuando la Policía capturó a Luis Daniel Correa, de inmediato le solicitó al centinela y al cabo que lo sorprendieron evadido y con la niña, que dieran una declaración de cómo se dio todo.

Además, con los resultados de las pruebas que le hicieron a la menor violada y con lo hallado en la escena del crimen donde quedó degollada y apuñalada Daira Zuleima Zuanare, la Fiscalía solicitó de inmediato las audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento contra Correa Mena, que se dieron el miércoles, hacia las 5:00 de la tarde.

El ente acusador mostró el material probatorio que tenía hasta ese momento, logrando que el juez enviara a un centro de reclusión al responsable.

También se conoció que las autoridades judiciales ordenaron que a Luis Daniel Correa le hicieran unas pruebas a la ropa que llevaba puesta al momento del hecho, para ver si tiene rastros de fluidos de la niña y de la mujer asesinada. Los resultados tendrán que ser entregados a la Fiscalía en un mes.

Hasta dentro de 120 días (4 meses), tiempo que tiene la Fiscalía para radicar el escrito de acusación, se conocerán las otras pruebas que tendrá en la audiencia preparatoria para arrancar el juicio contra este hombre.

Llevaba dos años en Sardinata
Una familiar de Daira Zuanare Méndez aseguró que ella arribó a Sardinata desde abril de 2019, proveniente de Barinas (Venezuela), donde llegó a buscar otras oportunidades de vida.

Según la doliente, la mujer trabajaba en un estanco ubicado en el centro de este municipio.

La mujer insistió en que la víctima no mantenía ninguna relación sentimental con el agresor y, que por el contrario, el martes se asustó cuando un hombre con las mismas características del responsable del macabro hecho, se escondió detrás de una palma y luego tocó a su puerta para que le diera agua.

La familiar indicó que la otra hija de Zuanare, de 5 años, no ha podido superar el trauma psicológico que le generó presenciar el abuso de su hermana y el cruel asesinato de la mamá.

“Ya no quiere ni jugar con las muñecas. Está atemorizada y es una situación muy difícil”, recordó la mujer.

Los familiares esperan que se adelanten los trámites de la plena identidad en el Instituto de Medicina Legal, para que le entreguen el cadáver y así poderle dar el último adiós.

/Colprensa

También podría gustarte