Empresas siguen suspendiendo actividades por bloqueos

A un mes de haberse iniciado las protestas y las movilizaciones ciudadanas, que han derivado en bloqueos a la movilidad por los cierres viales, los sectores productivos siguen parando sus operaciones dadas las dificultades para ejecutar sus diferentes procesos.

Es así como Upfield compañía fabricante de las margarinas Rama decidió hoy suspender temporalmente sus operaciones de producción y distribución, impactando directamente la dinámica laboral y por consiguiente el bolsillo de quienes derivan de esta actividad su sustento.

“Desde su creación, Upfield decidió establecer su centro de operaciones para la región en Colombia, debido a los altos estándares de calidad de los insumos y materias primas, entre otros factores. Hoy más que nunca, Upfield depende del alto profesionalismo de los caleños y vallunos para continuar produciendo y distribuyendo nuestros productos a nivel local, y a su vez para exportarlos a varios países de Sur América”, explicó la empresa en un comunicado.

No obstante, derivado de las condiciones sociales que se han observado recientemente, y tras los bloqueos y disturbios realizados a lo largo del país, la producción de alimentos y de productos de consumo se ha visto afectada de manera generalizada y considerable, lo que ha obligado a esta y otras compañías suspender labores, entre ellas algunas plantas de Carvajal en el Valle o Alpina en Cundinamarca.

“Estos hechos, sumados al impacto indiscutible de la pandemia de covid-19, representan un reto adicional para nuestras empresas. Confiamos en que esta situación sea pasajera. La compañía tiene un firme compromiso con Colombia, razón por la cual seguiremos trabajando para generar empleo y desarrollo, y para llevar nuestros productos a cada uno de los rincones del país”, añadió Álvaro Mazo, gerente y jefe de ventas de Upfield en Colombia.

Por su parte, el gremio de los productores de plásticos, Acoplásticos, sostuvo que los bloqueos de vías y puertos han impactado significativamente las cadenas productivas del sector. En particular, sobresale la escasez que se ha generado en el abastecimiento de insumos necesarios para la fabricación de empaques y envases utilizados para productos esenciales como alimentos, bebidas, alcoholes, farmacéuticos o elementos de aseo y limpieza; lo que sin duda podría traer graves consecuencias de continuar la situación.

De acuerdo con cifras de Acoplásticos, el 78 % de las empresas de las industrias del plásticos y actividades relacionadas, han tenido que parar operaciones o reducir sustancialmente los tiempos y turnos de producción, lo que significa, en términos agregados, un promedio de parada de 10 días completos en lo corrido del mes de mayo. La producción se ha reducido, en promedio, un 35 %; en término de ventas, un 44 %; y de personal ocupado, un 22 %.

Asimismo, en los departamentos de Valle del Cauca y Cauca, la producción de las empresas relacionadas a la industria del plástico ha caído entre abril y mayo de este año, cerca de 90 %. Es así como se estiman pérdidas, para todo el sector, de alrededor de los 350.000 millones de pesos.

Las exportaciones, por su parte, han caído 58 % y las importaciones de materias primas e insumos en 71 %. Puntualmente en el puerto de Buenaventura, la disminución en las operaciones de comercio exterior es casi del 100 % desde que iniciaron los bloqueos.

Según Daniel Mitchell, presidente ejecutivo de Acoplásticos, “los bloqueos tienen en riesgo crítico el abastecimiento en Colombia de comida, bebidas y productos médicos y de aseo. Insumos como tintas y solventes, que son producidos en Cali, Yumbo o importados por el puerto de Buenaventura, están totalmente represados, con lo cual los empaques de estos productos esenciales no se pueden fabricar. Las empresas del sector tienen insumos para unos pocos días, difícilmente para una semana más. Después de ese momento, tendrán que apagar las máquinas y cerrar las plantas”.

A su turno, Sandra Forero Ramírez, presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), dijo que a la fecha hay una afectación directa de 850.000 trabajadores del sector de la construcción, a quienes les ha sido imposible llegar a sus lugares de trabajo o se han visto agredidos cuando intentan movilizarse hasta las obras.

“Lo más crítico es que cada día que transcurre, de bloqueos y cierres en las vías, pone en riesgo la sostenibilidad de 31.000 empleos adicionales en un sector que fue capaz de atender el llamado a la reactivación económica después de los estragos causados por la pandemia”, anotó la dirigente gremial.

Según Camacol, desde el punto de vista económico, 1.710 proyectos constructivos se han visto afectados. Eso quiere decir que 8 de cada 10 proyectos han frenado o paralizado su ritmo de ejecución. La inversión estimada de los proyectos afectados equivale a 1,7 % del PIB.

“Estos días de bloqueos han representado pérdidas por 3,1 billones de pesos de inversión y 1,5 billones del valor agregado que el sector edificador le aporta a la economía nacional. Adicionalmente, en el canal de abastecimiento, se han frenado los despachos y provisión en más 36 sectores productivos, comerciales y de servicios de los cuales se demandan insumos para la construcción de los proyectos. Eso representa la mitad del aparato productivo del país”, sostuvo Forero.

La dirigente también destacó que el impacto llega no solo a sectores de gran escala como la producción de acero, concreto, químicos y de mampostería en general, sino también al canal de ferreterías, distribución minorista, mobiliario, y cerca de 300.000 unidades productivas y micronegocios dedicados a los acabados y terminaciones en los proyectos de construcción.

Al campo también llegan los efectos del paro y las pérdidas para los ganaderos colombianos, se acercan al medio billón de pesos. Así lo informó la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) al revelar que en leche suman más de 189.000 millones y en carne superan los 230.000 millones de pesos.

José Félix Lafaurie Rivera, presidente de Fedegán, expresó que estas cifras muestran la grave crisis que se está presentando no solo en el sector ganadero, sino en todo el campo colombiano por cuenta del paro.

“Sin embargo, no nos rendimos. La ganadería ha sacado la cara por el país produciendo sin descanso carne y leche de excelente calidad durante la pandemia y ahora, que estamos viviendo una pandemia peor, los bloqueos de vías y el vandalismo, no vamos a detenernos. Seguiremos garantizando la seguridad alimentaria de todos los colombianos”, añadió el dirigente gremial.

/Colprensa

También podría gustarte