“Ser madre, el proyecto más importante que haya tenido en mi vida”: Alexandra Palencia Garnica

Por

MÓNICA

PIMIENTA

MEDRANO

La Primera Dama del departamento del Magdalena, Alexandra Palencia Garnica, se encuentra disfrutando a plenitud de su maternidad, y esa alegría que comparte con su esposo, el Gobernador Carlos Caicedo Omar, se la está dando su pequeño hijo Carlos Eduardo, quien tiene nueve meses de nacido.

Ser madre para la Primera Dama de los magdalenenses es toda una bendición y un proyecto de vida que nunca termina, así sea que los hijos se hagan mayores, por eso, disfruta el proceso de crecimiento que tiene su bebé y que cada día, le enseña que el rol de madre gira en torno al amor y la educación.

HOY DIARIO DEL MAGDALENA dialogó con Alexandra Palencia Garnica y esto fue lo que nos manifestó de su experiencia como madre primeriza, la cual considera la mejor de su vida:

 ¿Qué sintió ser madre por primera vez?

“Ser madre por primera vez para mi, fue un cúmulo de sentimientos indescriptibles, la alegría me invadió y entre lágrimas de felicidad no podía creer lo afortunada que era por dar vida, y por tener esa vida en mis manos. No solo físicamente al estarlo cargando, sino también metafóricamente al entender que esa pequeña vida iba a depender por los próximos años de mi, de nosotros; y que su futuro estará determinado por lo que con amor y dedicación formemos. Ese día reafirmé mi responsabilidad sobre su educación, su seguridad, autoestima, sobre las herramientas que vamos a darle para que sea feliz, y el desarrollo de su consciencia sobre el mundo. También ese día agradecí tener un maravilloso coequipero, su padre, para avanzar en este proyecto de dejarle al mundo un buen hombre, un buen ser humano”.

¿Qué edad tiene el niño y cómo ha sido su experiencia de madre con él?

“Carlos Eduardo tiene 9 meses, es un bebé maravilloso, muy inteligente y feliz. Capta todo con una rapidez sorprendente. Nosotros como padres, porque entendemos que somos un equipo,  siempre aprovechamos cada momento para estimular su desarrollo, a través de cosas simples como leerle y jugar con él, es muy auditivo y muy enérgico, imita todo lo que ve, su proceso de gateo ha sido maravilloso para él y un reto para mi, pues como madre siempre quiero protegerlo y a veces sus movimientos se escapan de mi capacidad de respuesta. Sin duda es la alegría de nuestra casa y familia. En momentos de tanta crispación, un hijo es ilusión y esperanza”.

¿Cómo le gustaría educar a su hijo para que sea un hombre de bien?

“Le pido a Dios que me dé la sabiduría para propiciar los valores que necesita Carlos Eduardo para crecer en empatía con su entorno y respeto por la vida y decisiones de los demás. Un hijo es un proyecto, si se quiere me atrevo a decir sin temor a equivocarme, que es el proyecto más importante que yo haya tenido en mi vida, por eso quiero ir construyendo su vida con las herramientas necesarias para hacer de él un hombre responsable, respetuoso, seguro, generoso, sensible y consciente”.

¿Considera que en nuestra sociedad colombiana el rol de madre es valorada?

“No se si subvalorado,  muchas veces falta conciencia sobre lo determinante del papel de una madre como motor y semilla de una sociedad sana y funcional. Creo que no hay rol más importante que el de una madre, que articula una familia para formar hijos que crezcan sanos mental y físicamente, y que puedan con su contribución, hacer del mundo un mejor lugar para todos y todas”.

¿Qué consejo les da a las jóvenes que por cosas del destino les ha tocado asumir la maternidad a temprana edad?

“Que luchen por sus hijos sin dejar de luchar por sus sueños, el esfuerzo de ahora será la recompensa futura y que su bebé sea una motivación y no un obstáculo o excusa para dejar de lado sus proyectos personales. Somos mujeres capaces y hemos dado luchas históricas que han permitido propiciar en la Sociedad espacios más participativos con el patriarcado. Sé que aún no estamos donde queremos llegar, pero también sé  que no estamos donde empezamos y que seguir avanzando es responsabilidad no solo nuestra, de las mujeres, sino también  de los hombres. Por eso la importancia de entregarle al mundo hombres conscientes de la necesidad de seguir cambiando las cosas, para que ninguna mujer se sienta vulnerada por su condición de serlo”.

¿Qué enseñanzas le ha dado su mamá y que ahora pone en práctica con su hijo?

“Mi mamá es una mujer pujante, una santandereana ‘templada’ pero con el corazón más noble que se puedan imaginar. Como a miles de madres, no le ha tocado fácil y no se ha rendido, siempre luchó por nosotros y nos puso como prioridad. Y hoy solo tenemos gratitud por su vida, amor y ejemplo. Con sacrificio salimos adelante y gracias a ella, valoro cada cosa que tengo en mi vida. Con mi hijo quiero replicar su ejemplo, enseñarle el valor de las personas y de las cosas, el valor de la lucha por lograr todo lo que se proponga en la vida, el valor de no rendirse nunca, y de levantarse en cada caída y aprender con cada paso”.

¿Alguna anécdota especial con su hijo que la haga sonreír?

“Un día como de costumbre se despertó muy temprano, a las 5:15 de la mañana, me estaba haciendo la dormida para ver si conseguía que durmiera media hora más, y él en su maravillosa inocencia y al ver que no le funcionaba tocarme la cara, empezó a besarme, inmediatamente me desperté y esto me hizo muy feliz. Es nuevo para nosotros. Son muchas anécdotas, todos los días podría contar una diferente que me hace feliz y bendecida”.

¿La pandemia ha obligado el aislamiento social, cómo ha celebrado el Mes de las Madres?

“Pues ha sido uno de los días más especiales de mi vida, porque ahora tengo el mejor de los regalos: Mi hijo Carlos Eduardo. Estamos celebrado en casa, con los detalles y atenciones de mi esposo y la compañía de mi familia, este año celebramos con mi abuela y para mi, eso es una bendición”.

¿Si tiene la oportunidad de ser madre nuevamente lo haría y por qué?

“En este momento no está en mis planes, quiero disfrutar a mi hijo y dedicarle el tiempo y la atención que necesita. Pero no sabemos lo que tenga Dios para nosotros, y si así Él  lo decidiera, sería una maravillosa compañía para Carlos Eduardo”.

¿Cómo madre que le gusta compartir en familia?

“Me gusta pasar tiempo de calidad con mi familia, cosas simples como disfrutar de un día de playa o una tarde de cine hacen la diferencia en la semana de cualquier persona. Nada que revitalice más que el amor, la camaradería, las risas, y la sonrisa en la cara de tus hijos…”

¿Cuál es su mensaje a las madres magdalenenses?

“Más que un mensaje, les quiero rendir un homenaje, hoy quiero conmemorarlas refiriéndome a las luchas que han dado por sacar a sus hijos adelante y formar personas responsables y respetuosas, por empujar los sueños de sus hijos, cuando ellos se quedan sin fuerzas. Por nunca dejar de creer.  A esas mujeres como mi suegra, que desde el cielo nos mira, y como mi mamá que nos han educado con sacrificio, pero con amor y valores: ¡Gracias!  Toda mi admiración y gratitud”.

También podría gustarte