Sicario llegó y apagó la fiesta a bala: un muerto

La pareja se encontraba departiendo en una vivienda del sector conocido como La Cangrejera, cuando fue interceptada por el sicario quien sin mediar palabras les disparó. 

La delincuencia sigue tomando el mando en la capital del Magdalena, la inseguridad se le ha salido de las manos al comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, coronel Óscar Solarte. Los integrantes de las bandas organizadas que delinquen en la ciudad han sembrado el terror con sus accionares violentos.

En menos de siete días, los ciudadanos que residen y están de visita en la ciudad han sido testigos de tres hechos de sangre, donde lastimosamente un uniformado de la institución policial perdió la vida a manos de los antisociales que ‘marcan’ territorio y pretenden demostrar ser más poderosos que otras organizaciones.

EL HECHO 

El más reciente ataque sicarial se registró a las 10:15 de la noche del día domingo, sobre la calle 5A con carrera 4, sector conocido como La Cangrejera, en Gaira, al sur de Santa Marta, cuando las víctimas, identificadas por la Policía como Alfonso Néstor Prieto Charris y Francy Colina Hurtado departía en una vivienda.

 “La pareja se encontraba tomando en la parte de afuera de una casa donde se desarrollaba un cumpleaños, desde que llegaron se mostraron alegres y sonrientes; nunca imaginamos que iban a llegar con la intención de quitarles la vida. Hasta el momento no sabemos por qué sucedió, ya la Policía se encargará de eso”, dijeron testigos.

EL ATAQUE 

Cuentan las personas que presenciaron el atentado a bala que hasta la citada dirección llegó un individuo a bordo de una motocicleta y luego de individualizar a las víctimas, parqueó su automotor, descendió, desenfundó un arma de fuego y sin mediar palabras disparó en repetidas oportunidades contra Prieto Charris y Colina Hurtado.

La pareja malherida cayó contra el pavimento y quedó tendida en medio de un charco de sangre. “Fueron momentos de angustia, de pánico; aquí cerca había niños todavía en la calle y este desconocido disparó indiscriminadamente y a quemarropa”, relataron los testigos de este hecho de sangre.

EL TRASLADO        

Rápidamente, la pareja fue auxiliada y trasladada en un vehículo particular hasta la sala de urgencias del centro de salud de Gaira, donde debido a la gravedad de las heridas recibieron de forma inmediata remisión médica. Alfonso fue conducido en una ambulancia hasta la clínica Avidanti, mientras que Francy fue llevada hasta el hospital Julio Méndez Barreneche.

Se supo que una vez Prieto Charris ingresó a la clínica Avidanti, los médicos especialistas en turno lo condujeron a la sala de cirugía, donde pese a sus esfuerzos perdió la vida a causa de un paro cardiorrespiratorio. “El paciente ingresa con diferentes heridas en su cuerpo producidas con arma de fuego, se hace lo humanamente posible, sin embargo no resiste”, dijeron.

La mujer de nacionalidad venezolana permanece bajo estricto cuidado médico en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Julio Méndez Barreneche. Según la Policía, la evolución de su salud es positiva.

LA INSPECCIÓN 

Luego de confirmarse la muerte de Alfonso, funcionarios de la unidad móvil de criminalística de la Policía Metropolitana de Santa Marta se trasladaron hasta la clínica Avidanti y adelantaron la inspección técnica de cadáver. Terminado el procedimiento, el cuerpo sin vida fue conducido hasta la morgue del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

LA INVESTIGACIÓN 

El comando de la Policía Metropolitana de Santa Marta a cargo del coronel Óscar Solarte designó a un grupo de uniformados de la Seccional de Investigación Criminal – Sijín – para que adelanten de manera minuciosa las investigaciones que les permitan esclarecer este hecho de sangre.

Los agentes policiales deberán trasladarse hasta el lugar de los hechos para adelantar un trabajo de campo y recopilar toda la información suficiente que les permita armar el rompecabezas. Hasta el cierre de esta edición, la institución policial no tenía una hipótesis principal sobre el homicidio.

También podría gustarte