Lo asesinaron de una pedrada

Germán Enrique Rivera Amaya, de 52 años, fue asesinado con un golpe, de objeto contundente, en el rostro. Su cuerpo fue hallado en cercanías de la urbanización Lorenzo Morales, al sur de Valledupar. 

Un golpe con objeto contundente en el rostro acabó con la existencia de Germán Enrique Rivera Amaya, de 52 años, cuyo cuerpo sin vida fue hallado la mañana de este domingo, en cercanías de la urbanización Lorenzo Morales, al sur de Valledupar.

Al hoy occiso lo encontró un ciudadano que estaba laborando en la zona enmontada y, tras el hallazgo, dio aviso inmediato a las autoridades.

Rivera Amaya se desempeñaba como administrador de la finca Jericó, predio donde también residía.

Según la compañera sentimental del hombre, este salió de la estancia desde la noche anterior a departir con un amigo.  Sin embargo, desde entonces no había retornado a su lugar de residencia.

El oriundo de Tenerife (Magdalena) “habría estado tomando con un amigo de nombre Kevin desde las 7:30 p. m. del sába   do”, según señaló un testigo.

Hasta el lugar se desplazaron unidades de la Sijín de la Policía Judicial, quienes adelantaron la inspección técnica al cadáver y lo remitieron a la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Las autoridades iniciaron las pesquisas con el fin de esclarecer el hecho y dar con los responsables del homicidio.

También podría gustarte