Mamás de primera línea, las mujeres que se unieron para proteger a sus hijos en marchas

En Cali también hay mamás en la primera línea de las protestas, pero estas mujeres tienen una doble misión. La primera, cuidar en las noches de sus hijos y de los hijos ajenos en el desarrollo de las manifestaciones.

“Todos salimos a marchar, en caso de que llegue el Esmad, la Policía, o gente civil a atacar como ya ha sucedido, salimos a defender a nuestros muchachos; cogemos nuestros escudos, y nos paramos adelante para defender a nuestros hijos, así como las mujeres de primera línea de Bogotá”, indicó una de estas mujeres quien prefirió no identificarse.

La segunda misión de estas mujeres es proporcionar durante el día, comida, bebida, y ropa limpia, a los muchachos de la primera línea.

“La misma ciudadanía que está cerca de los puntos de resistencia, nos regalan papas, arroz, todo tipo de alimentos, y con ellos hacemos la olla comunitaria y se les da a los muchachos, también les damos líquido”, afirmó.

Hay mamás de la primera línea que duermen en improvisados cambuches para no despegarse de sus hijos:

“Los puntos están en zonas donde no hay casas cercanas, por eso se han hecho cambuches o carpas con plástico para algunos jóvenes que duermen en un andén de la calle. También hay mamás que se quedan pendientes toda la noche, sea debajo de un árbol o en carpas que inventamos para uno evitar mojarse o asolearse más de la cuenta”.

Las mamás de la primera línea en Cali se turnan para cuidar a los muchachos. Se ubican en los diferentes puntos de resistencia, se hablan entre ellas como viejas amigas, a pesar de haberse conocido hace unas semanas.

“El día de las mamitas de la primera línea es 24/7; muchas son cajeras, aseadoras, vendedoras ambulantes, en fin, se desempeñan en trabajos informales. Las que están trabajando en el día se van a trabajar y se quedan las que trabajan en la noche, y viceversa”, agregó la mujer.

Las mamás de esta primera línea, no dan sus nombres, y cubren sus rostros mientras cuidan de los jóvenes quienes no desisten de las protestas.

“Las mamitas nos tapamos el rostro. Normalmente estamos tapadas porque nos han amenazado, nos han dicho que somos unas vándalas, también nos han perseguido y amenazado muchas veces; han venido a hacer disparos en los lugares en los que hemos estado”.

Las mamás de la primera línea en Cali, se resisten, se resisten a que haya más jóvenes que resulten lesionados.

Fuente: LA FM

También podría gustarte