Lo hirieron por oponerse a que se llevaran a su hija

Uniformados de la Seccional de Investigación Criminal – Sijín – de la Policía Metropolitana de Santa Marta en coordinación de la Fiscalía General de la Nación adelantan una minuciosa labor de inteligencia y de investigación para esclarecer una brutal agresión de la que fue víctima un ciudadano residente en Ciudad Equidad. 

Los hechos ocurrieron a las 8:30 de la noche del domingo pasado, al interior de una vivienda de la manzana 2 #1-57 del mencionado sector, cuando dos hombres ingresaron de manera violenta hasta el inmueble en busca de una niña de 10 años de edad para llevársela y su padre, identificado como Leonardo Rafael Lugo Molina, lo evitó.

Cuenta el progenitor que hasta su vivienda ingresaron los individuos y uno de ellos le pidió que le entregara a su hija y evitara ser asesinado. “Yo le pido a mi niña que se vaya hacia el cuarto y se esconda, mientras yo acá me enfrento con ellos a golpes, primero agredí a uno y lo tumbé al piso, luego se me vino el otro”, relató.

Se conoció que en medio de las agresiones, uno de los raptores le mordió la oreja y le arrancó un pedazo de la misma, así mismo, le propinó golpes con objetos contundentes en diferentes partes del cuerpo. “Los chorros de sangre que botaba de mi oreja hicieron que el agresor resbalara y fue cuando yo aproveché y busqué una cremallera y le di golpes hasta sacarlo de mi casa”, agregó Lugo Molina.

Leonardo Lugo reconoció a uno de sus agresores e indicó que este se encontraba bajo los efectos de la drogas y en alto grado de embriaguez, por lo cual se dirigió hasta las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata – URI – de la Fiscalía para instaurar la denuncia en su contra. “Parece ser que todo es por celos, la mujer con que estoy en estos momentos es su ex y está tomando represalias conmigo”, señaló.

Al hombre afectado le tocó abandonar la ciudad para refugiarse en un lugar lejano y evitar que su hija vuelva a ser objetos de este tipo de hechos y de igual forma para evitar nuevos enfrentamientos con los agresores.

También podría gustarte