Fernando Gil y su mágico encuentro con el grupo Miramar

Desde hace algunos años, el artista colombiano de música popular, Fernando Gil, se ha abierto camino en el competido mercado de México, realizando importantes giras de concierto.

En una de ellas, hablando con un promotor mexicano, terminaron hablando del legendario Grupo Musical y su gran legado de canciones, a lo cual, Fernando terminó diciendo: “Es una pena que el maestro haya muerto”.

El promotor no entendía bien, “¿Te refieres a José Barette?”, refiriéndose al maestro creador de esta agrupación originaria de Oaxaca, México, que logró una fama internacional con su balada tropical, entre los años setenta y noventa.

“Sí, el maestro ya falleció” le dijo Fernando Gil, pero no era asi. Durante años, el artista colombiano había creído esa mentira que había crecido con el tiempo que muchas personas en distintas partes de América Latina daban por cierta.

“Al parecer, el éxito de Grupo Miramar por esos años, era tan grande, que el tiempo sólo les daba para cumplir con los compromisos en México y países cercanos. Dicen que algunos se aprovecharon de eso, para lanzar el rumor que el maestro había muerto y la agrupación había desaparecido, para ofrecer el servicio de orquestas que llevaban la música de Miramar en vivo”, comentó Fernando Gil.

El artista no lo dudó y decidió ir en búsqueda del maestro respondable de un repertorio nutrido, de verdaderos clásicos de la música tropical. “En realidad yo quería conocerlo, tener la oportunidad de hablar con él y tomarme una foto, pero no me imaginé tener la oportunidad de grabar con algunas canciones de su repertorio con él”.

Así, pudo hacer sus propias versiones del Grupo Miramar, de clásicos como ‘Una lágrima y un recuerdo’, así como un mix con temas como ‘Aquel inmenso amor’ y ‘Pobreza fatal’, que son parte de la producción que viene preparando y que llevará como título ‘De Mi Colección Personal’, que no sólo tendrá estos tributos, también una serie de canciones inéditas, junto a otras canciones que hacen parte de su historia de vida y que fueron éxito en la década de los setenta.70.

Temas como ‘Una lágrima y un recuerdo’ lo transportan a su infancia, cuando apenas cruzaba los nueve años de edad cuando era el encargado de acompañar a s primas adolescentes en sus despechos y tusas de amor, al ser el encargado de manejar el equipo de sonido, entre Lps y cassettes.

Mientras termina su nueva producción, se prepara para su retorno a los escenarios, con la fe puesta en que pronto se puedan volver a los conciertos y a las ferias y fiestas tradicionales en el país.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte