En libertad policías investigados por la muerte de Santiago Murillo

El mayor Jorge Mario Molano Bedoya, comandante de la Estación Policía Norte, y el teniente Pablo Andrés Parra Forero, comandante del CAI Éxito de la misma estación, fueron dejados en libertad por la Justicia Penal Militar, en el caso que se surte en contra de ellos por la muerte del joven Santiago Murillo, en Ibagué.

De acuerdo con Sandra Milena Meneses, madre del joven de 19 años, esto sucedió luego de que el abogado defensor de los militares entregará unas nuevas pruebas, que demostraron para el juez militar, que debían quedar en libertad.

Esto es indignante para esta madre de familia, porque la Justicia Penal Militar se apresuró a tomar el caso, sin tener en cuenta “que en audiencias pasadas en la justicia ordinaria la Fiscalía, la Procuraduría y una juez, señalaron a Molano con pruebas” y ahora según ella “un juez militar los deja libres, demostrando realmente lo que es la Justicia militar”.

Este proceso se encuentra a la espera de la decisión que pueda tomar estos días la Corte Constitucional para conocer si es asumido por la justicia ordinaria como lo solicita su mamá.

Los hechos que conllevaron a la muerte de Santiago Murillo ocurrieron el pasado  primero de mayo cuando el transitaba por la Calle 60 con Carrera Quinta cuando recibió un impacto con arma de fuego a la altura del pecho.

Por estos hechos la Fiscalía ya reveló que logró establecer “con elementos probatorios que el disparo es producido desde donde se encontraba el mayor Jorge Mario Molano Bedoya, quien sin ninguna situación de amenaza o respuesta para usar la fuerza y quien se encontraba a cerca de 80 metros de distancia de la víctima, simplemente dispara en contra de su humanidad”.

Esta declaración la hizo la Fiscalía, luego de explicar qué Molano Bedoya estaba al frente de un establecimiento comercial sobre la vía paralela en dirección al norte de la ciudad, mientras que Murillo Meneses se encontraba bajando hacia el norte de la ciudad y cuando cruzo la calle “se observa que es impactado desde el lado izquierdo por un proyectil de arma de fuego, este corre y se desploma unos tres metros aproximadamente”.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte