Profesores, a clases desde Julio

 “El rango de distanciamiento sigue siendo dos metros de distancia, pero para facilitar la posibilidad de aumentar aforos, planteamos la opción de un metro. Esto es razonable, afirmó el ministro. Fernando Ruiz 

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, anunció que la meta del país es que para el próximo 15 de julio estén vacunados la totalidad de los maestros en el país, por lo que fue enfático en que a partir de ese momento no habrá excusas para no retornar a clases.

“El 15 de julio no hay ninguna excusa o disculpa para que no se haga el ingreso seguro a clases. Igualmente, una vez finalizada la fase uno esto nos permitirá el retorno al trabajo. Tenemos que retornar a las actividades en la medida en que la población esté vacunada”, afirmó el funcionario.

Cabe recordar que el Ministerio de Salud entregó la semana pasada 358.125 vacunas para la inmunización de docentes, directivos docentes y personal administrativo. Con este número, se logrará cumplir con el objetivo de vacunar al 100 % de los maestros.

Para dicho regreso a clases, la resolución 777 de 202 establece las medidas y los protocolos para que maestros, niños y demás miembros del sistema educativo puedan retornar a clases de forma segura.

Según dicho protocolo, las instituciones de educación deben usar una estrategia de burbuja, que supone conformar grupos fijos de niños, niñas y adolescentes que permanezcan juntos a lo largo del día. Además, se debe evitar la rotación de docentes y personal de apoyo.

Esta estrategia facilita los procesos de vigilancia epidemiológica, pues al presentarse casos sospechosos o confirmados de coronavirus, no es necesario el cierre de todo el colegio, sino el aislamiento de un determinado grupo de alumnos.

Además, la resolución plantea la posibilidad de que la distancia entre alumnos sea de un metro con el fin de aumentar los aforos de menores en las instituciones.

 “El rango de distanciamiento sigue siendo dos metros de distancia, pero para facilitar la posibilidad de aumentar aforos, planteamos la opción de un metro. Esto es razonable, dado que ya vamos a culminar la fase uno de vacunación”, afirmó el ministro.

La resolución 777 también menciona que los docentes, directores, administrativos y personal de apoyo deben evitar al máximo reuniones presenciales con familias y cuidadores.

Además, se deben evitar aglomeraciones a la entrada y la salida de las instituciones, y en la compra o distribución de alimentos. Otra medida indica que se deben escalonar los tiempos de comida y descanso, privilegiando espacios al aire libre o espacios con buena ventilación.

En el transporte escolar será obligatorio el uso permanente del tapabocas, preferiblemente mantener las ventanas abiertas, activar los sistemas de aire acondicionado en modo no recirculación de aire y procurar que los niños se mantengan en silencio.

En cuanto al uso de tapabocas, los niños menores de 2 años no deben utilizar tapabocas, ni tampoco los menores con alguna discapacidad física o intelectual. Además, los tapabocas deben tener un tamaño adecuado y deben ajustarse a la cara de cada niño, niña o adolescente.

 “La responsabilidad y el autocuidado son un componente fundamental de la resolución 777. Por eso, es responsabilidad de padres y sector educativo reforzar la pedagogía y orientación a las niños y niñas para favorecer el uso seguro de los tapabocas en los servicios de educación inicial y establecimientos educativos”, afirmó el ministro.

¿Vuelve la presencialidad a las aulas? 

Lo que establece la resolución es que todas las actividades, incluidas las educativas, podrán reactivarse en los municipios en los que la fase 1 de vacunación tenga una cobertura mínima del 69 por ciento, lo cual para la fecha estimada se espera que se haya cumplido en todo el país.

Además, se calcula que para ese momento haya culminado la vacunación de los profesores; con base en esa premisa, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, señala que «no hay excusa para no tener presencialidad total y completa de los niños en los establecimientos educativos».

De esta forma, todos los colegios del país podrán tener clases presenciales siempre y cuando se cumplan ciertos protocolos de bioseguridad, que fueron actualizados en la resolución 777 y ahora son más fáciles de cumplir, lo cual permitiría que más sedes educativas reinicien actividades en sitio.

Estos incluyen el distanciamiento físico de al menos un metro dentro de las aulas. De tal forma que el aforo se determinará de acuerdo con la capacidad de las instituciones de cumplir con este requisito en sus espacios físicos. En ese orden de ideas, aunque el propósito es llegar a una reactivación total, pueden darse casos en que los menores deban seguir alternando clases presenciales y virtuales.

Eso sí, la idea es que todos los colegios ya cuenten con presencialidad para el mes de julio.

¿Será obligatorio enviar a los niños a clase? 

No. El modelo de alternancia se mantiene, dado que hay niños, niñas y adolescentes con comorbilidades que no están cubiertos por las primeras fases del Plan Nacional de Vacunación. Por su condición de salud podrán quedarse en casa y seguir recibiendo clases a través de herramientas virtuales.

Además, la decisión de enviar a los hijos al colegio continúa siendo de los padres de familia.

¿Qué pasa si hay un contagio en el colegio? 

Una novedad es que no es necesario el cierre del establecimiento educativo si se presenta un contagio en las aulas. En cambio, se debe evaluar si es necesario aislar el grupo fijo de trabajo del estudiante infectado.

¿Cuáles son los nuevos protocolos de bioseguridad en los colegios? 

Específicamente para el sector educativo se establecieron varios puntos, entre los que destacan:

– Uso permanente del tapabocas, preferiblemente quirúrgico. Las bufandas, gorros o pasamontañas no lo sustituyen.

– Siempre que sea posible, mantener puertas y ventanas abiertas para permitir la circulación natural del aire.

– Privilegiar las actividades al aire libre.

– Mantener el distanciamiento físico de al menos un metro en las aulas.

– Desarrollar protocolos de limpieza y desinfección de todos los entornos.

– Mantener grupos fijos de niños, niñas y adolescentes.

– Evitar aglomeraciones a la entrada y salida de las instituciones y a la hora de consumir y distribuir alimentos. Esto se hará con horarios escalonados.

– En el transporte escolar, mantener una ventilación adecuada: apertura constante de ventanas. Si esto no es posible, usar el sistema de aire acondicionado, sin encender el modo de recirculación de aire. Mantener el silencio en las aulas en lo posible y evitar el consumo de alimentos.

– Niños y niñas menores de 2 años no deben utilizar tapabocas de ningún tipo por riesgo de asfixia.

– Lavado de manos con agua y jabón periódicamente.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte