‘Carros fantasmas’ ahora son ‘chivas’ rumberas

  La Asociación de Operadores de Chivas Turísticas de Santa Marta y El Rodadero cuyo NIT es 900664386-1 denunció a través de su presidente Carlos Puerta Montes que algunos ‘carros fantasmas’ han sido homologados para prestar el servicio de chiva rumbera en una clara violación a las normas legales.  

En una comunicación que le fue enviada a la alcaldesa de Santa Marta Virna Lizi Jhonson y al secretario de Movilidad y Desarrollo Sostenible, Juan Carlos De León Moscote, el representante del gremio solicita que se saquen de circulación y decomisen los vehículos denunciados ya que constituyen una competencia desleal y un riesgo a la seguridad de los turistas.

 “Los cupos que estos carros fantasmas ocupan hoy, no podrán ir en reposición, pues son vehículos, que no son objeto lícito, e independientemente de la responsabilidad penal y civil, que recaiga, sobre las personas que decidieron cometer estos presuntos delitos. Pedimos que se ordene una inspección o peritaje, en lo posible realizarlo con agentes del Ministerio de Transporte, o de la Sajín, traídos de Bogotá, para que puedan verificar el cambio de las improntas y seriales a los motores”, indicó Puerta.

Fue categórico al manifestar que este es un caso que amerita una investigación exhaustiva por parte de la Alcaldía Distrital y el Ministerio del Transporte porque se ha puesto en juego la vida misma de los turistas que utilizan las denominadas chivas rumberas en Santa Marta.

El denunciante enumera algunas chivas que tienen presuntas inconsistencias e irregularidades como “La Prepago” de propiedad del señor Javier Rodríguez, directivo de Aseturs, cuyas placas son WWJ 250, es decir es una placa pública de color blanco, tal como aparece evidenciado en la foto del anexo (3) y que posteriormente fue, presuntamente suplantada, por una placa amarilla, tal como se puede evidenciar, en la imagen del anexo (4), donde aparece la misma chiva, pero con una placa amarilla, AGI 647, situación que es fraudulenta bajo todo punto de vista, ya que no es permitido por nuestra legislación, el cambio de las placas que de un comienzo ha sido asignada, para esta clase de vehículos, por el Ministerio de Transporte, pues al cambiársele la placa a un vehículo, se está cambiando también su destinación o actividad asignada por el Estado Colombiano.

En la denuncia también se relaciona la chiva “Carechimba” por ser un vehículo que carece de homologación, que no es otra cosa que la historia de vida del vehículo cuando es elaborada su carrocería en una empresa aprobada y habilitada por el Ministerio de Transporte. “Este vehículo de carrocería abierta, o un bus escalera, y así aparece en la respectiva tarjeta de propiedad, la construyeron con un chasis y trompa de un bus que iban a chatarrizar en Barranquilla, su capacidad es para ochenta (80) pasajeros no autorizados, su placa es LLF 697”.

Otra es la chiva “La Arbitraria” o “La Costeña”, vehículo que ha sido objeto de una transformación en su capacidad, pasando de ser de cuarenta pasajeros, a ochenta (80), al igual que en su trompa o cara, pasando de ser un carro marca internacional de color amarillo, a uno de color azul con placas RAC 888. Además, se mencionan las chivas “La Titanic”, “La Roncadora”, entre otras.

También podría gustarte