Retiran nuevos sacos de arena en espolón Salguero

La construcción de obras de mitigación sin los estudios técnicos pertinentes que garanticen su eficiencia conlleva al desequilibrio de la playa. 

POR 
EDGAR 
TATIS GUERRA 

En cumplimiento a una denuncia ciudadana elevada ante las autoridades del Distrito de Santa Marta, la Secretaría de Gobierno en coordinación con la Capitanía de Puerto realizaron el retiro de los nuevos sacos de arena que se habían instalado en el espolón de playa Salguero.

La decisión obedece a un concepto técnico y especializado que fue socializado por el Instituto de Investigaciones Marinas José Benito Vives de Andréis (Invemar), en donde se indica que el espolón incide notablemente en el proceso de erosión costera que se registra en la zona.

Habitantes y vecinos del sector se mostraron satisfechos por la acción de la Alcaldía Distrital de Santa Marta con la presencia del doctor Marcelino K’David, en calidad de secretario de Gobierno, y esperan que muy pronto se proceda con la contratación del estudio que deberá realizar el Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas (CIOH) de la Dimar gracias a los recursos por $200 millones que la Localidad Turística Perla del Caribe ha previsto invertir en la mitigación del fenómeno natural que se ha constituido en una amenaza a las playas.

Es válido indicar que el documento elaborado por Invemar consta de 25 folios que fueron enviados a los líderes de playa Salguero al igual que al capitán Ibis Luna, de la Capitanía de Puerto de Santa Marta (Dimar) para lo de su competencia y en los próximos días se realizará una reunión de seguimiento.

“Tradicionalmente una de las estrategias para controlar y mitigar la erosión costera en Colombia se basa en la construcción de obras de defensa duras, usualmente implementadas como estrategias de reacción frente a una emergencia inminente. La intervención extendida con este tipo de obras conlleva influencias negativas que se ven reflejadas en problemas a lo largo de la línea de costa, como: erosión acelerada del fondo o socavación en dirección a la deriva litoral, modificación al aporte de sedimentos y reducción de zonas de playa, restricciones de acceso al público representando un eventual riesgo para los bañistas y efectos anti-estéticos visuales del paisaje costero (Rangel-Buitrago et al., 2018)”, señala el documento al referirse a los daños ambientales causados por el espolón construido a la altura del edificio Playa Linda.

“La planificación inadecuada de la zona costera permitiendo la construcción de obras de mitigación sin los estudios técnicos pertinentes que garanticen su eficiencia conlleva al desequilibrio de la playa. Estas obras pueden presentar efectos positivos en el ámbito local y a corto plazo. Sin embargo, las estructuras perpendiculares tipo espolón, cortan el flujo de sedimentos llevado por la corriente litoral, lo que induce erosión en dirección de la deriva. La mala administración sobre la zona acarrea una necesidad de reevaluar las intervenciones del territorio incrementando los costos frente a futuros proyectos de mitigación (Posada y Henao, 2008)”, precisa el documento.

Así mismo precisa que las soluciones basadas en ecosistemas tienen tres ejes: protección, restauración y desarrollo sostenible. “Los ecosistemas constituyen barreras de protección que reducen la intensidad de las amenazas. Por ejemplo, las dunas costeras reducen la fuerza del oleaje y favorecen la retención de los sedimentos en las playas, los manglares atenúan la fuerza de los huracanes o de los fuertes vientos, las rondas hídricas contienen las inundaciones y aportan sedimentos a los ecosistemas costeros, los bosques capturan el carbono y regulan el clima. Por esta razón, es necesario realizar acciones de protección de los ecosistemas”.

También podría gustarte