El m5 se roba todas las miradas en la bahía de Santa Marta

331

Por estos días los turistas que visitan la bahía de Santa Marta se han encontrado con un atractivo más, el M5, uno de los veleros más grandes y de mayor lujo del mundo.

Todo esto mientras que la capital del Magdalena es la primera estación de los participantes del World ARC Rally, uno de los eventos de veleros más importantes, que durante 15 meses le dan la vuelta al mundo, con participantes de distintos continentes, y que es apoyado por Fontur y el Ministerio de Comercio.

M5 Megayacht, antes llamado Mirabella V,  es considerado por los expertos una verdadera joya de la industria del recreo, y que se encuentra en la Bahía de Santa Marta, por lo que es usual que las excursiones que se dirigen hacia Playa Blanca, Acuario o Bahía Concha, en lanchas, yates o katamarán, no pierden la oportunidad de navegar cerca del M5 para hacer fotos e intentar espiar un poco más este velero de un costo que supera los 40 millones de euros.

Claro que no hay que comprarlo para disfrutarlo, pues se puede alquilar por una suma de 420 mil dólares a la semana y así recorrer los mares en una verdadera mansión flotante, que cuenta con una capacidad de doce personas y es dirigida y organizada por una tripulación de doce personas.

Su creación se dio en el 2003, construcción en el Reino Unido por los astilleros Vosper Thornycroft bajo la dirección en el diseño de Ron Holland. Llamado en principio ‘El Mirabella V’ fue construido para formar parte de una flota de super-yates inicialmente propiedad del ex Presidente y director ejecutivo de Avis, Joseph Vittoria, para utilizarlos como charters privados de lujo, en una construcción que tomó 36 meses y la participación de mil empleados.

Años más tarde, sufrió unos cambios en su estilo interno, manteniendo su estilo pero ampliando su capacidad de pasajeros, cuando pasó a ser propiedad de astilleros ingleses de Pendennis Plus. Se rediseño su popa, con una ampliación de tres metros, junto a una plataforma de embarque lateral, un mástil de más de 90 metros de altura, con ascensor. Ahora es más grande, más ligero y más rápido.

Cuenta con una suite de lujo más seis camarotes dobles de lujo, amplios zonas comunes, salas para proyectar cine, un jacuzzi, gimnasio, cocina y biblioteca. Sus velas fueron creadas en Estados Unidos, con motores alemanes y anclas de Nueva Zelanda. Los detalles del diseño interior contaron con la participación de empresas francesas, italianas y holandesas.

En la parte de atrás cuenta con una pequeña avioneta, mientras que abajo se guardan motos acuáticas, kayaks, esquís, equipos de submarinismo y tablas de windsurf, junto a dos lanchas rápidas, cada una de un costo superior a los 100.000 dólares. Colprensa.

También podría gustarte