¿Qué exigen los profesores para ir a la presencialidad?

Dado a que la semana pasada el Gobierno anunció que a partir del 15 de julio los colegios volverán a la presencialidad en todas las instituciones del país, la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) sostiene que es necesario que se cumplan los protocolos y las adecuaciones necesarias en las sedes educativas 

El Ministerio de Salud anunció que a partir del próximo 8 de junio volverán los colegios y las universidades sin restricciones de horario, así como reabrirán bares y gastrobares, con posibilidad de operar hasta la 1:00 de la mañana en el país. Sin embargo, por la ocupación UCI todavía no volverán el fútbol, las discotecas y los conciertos, que volverían cuando la ciudad pase a alerta amarilla.

De esta manera, el mes de junio fue definido como el de la reactivación económica y la reapertura de sectores en el país. La expedición del Decreto 580 de 2021 establece que, luego de casi 15 meses de restricciones, se dio vía libre a la apertura de todos los sectores económicos y sociales en Colombia.

Nelson Alarcón, representante de Fecode,  dijo: “Nosotros somos los más interesados en el regreso a las aulas (…) es importante que los profesores se estén vacunando, pero hay que avanzar más rápido”, explicó Alarcón.

Nelson Alarcón, directivo del sindicato de maestros Fecode dijo que cerca del 25% de las sedes de los colegios no cuenta con ningún tipo de agua.

“Estamos hablando de 9.351 instituciones educativas públicas con más de 43.000 sedes. Donde haya las adecuaciones, claro que sí, hay que regresar. Nosotros no es que no queramos volver. El Gobierno no ha querido escuchar”, dijo el sindicalista.

“No es suficiente, ni para el Gobierno, ni jóvenes, ni los docentes. Mínimamente se requieren condiciones básicas como lo ha determinado el sector salud”, agregó.

No obstante el ministro de salud, Fernando Ruiz, dijo que “no hay excusa para asegurar la presencialidad a partir del 15 de julio en las escuelas y colegios de Colombia. Los niños deben aprender y reducir riesgos de salud que están afrontando”.

Esto continúa siendo un debate entre los maestros, los padres de familia y el Estado, pues pese a la voluntad de volver es indispensable dar garantías tanto a los funcionarios como a los estudiantes de que existen protocolos seguros que disminuyan la probabilidad de contagio. Por lo que los maestros han hecho saber en reiteradas ocasiones que el proceso de presencialidad escolar va más allá de la inmunización de los docentes, que resulta ser un gran paso.

Por su parte, Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud, explicó la importancia del regreso a las aulas.

Así lo expuso: “Hay afectación en el desarrollo de los niños, (así como) casos de violencia intrafamiliar y retrasos en el desarrollo cognitivo y social. Hemos implementado protocolos de bioseguridad para mitigar el riesgo de contagio, pero ese riesgo existe en todas partes. La posibilidad de contagio no solo existe en los colegios, sino en el hogar y todas las actividades que se realizan (…) en el Decreto 777 establecemos el mecanismo “burbuja” para proteger a los niños”.

Sin embargo, para Alarcón, su gremio exige garantías para ejercer su labor: “Hay ciudades que están preparadas (…) pero otras no tienen infraestructura, unidades sanitarias ni condiciones mínimas en las aulas de clase. Eso ha acentuado la gran desigualdad del país”.

A su vez, se refirió a las críticas que ha recibido Fecode tras el concierto al que asistió el pasado fin de semana: “A Fecode siempre lo han estigmatizado, y más desde el partido mayoritario (…) no podemos desviar la atención y la responsabilidad que tienen el Gobierno Nacional y los gobiernos regionales”.

Entre los profesores tambien hay división pues aunque reconocen las ventajas y beneficios de la presencialidad, profesores como Mauricio Gallego cree que hace falta más que la vacunación para volver a las aulas: “obviamente los espacios no permiten distanciamiento (…) la garantía que tenemos ahora es que están vacunando a los profesores entonces no tenemos esa angustia de que pronto nos contagiemos, pero está la angustia de que los muchachos sean un riesgo para ellos y sus familias”.

Por otro lado, profesores como Monica Bernal cree que el regreso a las aulas no solo es necesario para que los alumnos accedan a la mejor educación posible, sino que es vital para la salud mental de estudiantes y maestros. Además, señala que en el caso de estudiantes de colegios públicos la virtualidad ha sido desafiante pues sus padres no pueden realizar el acompañamiento adecuado por sus empleos y no siempre tienen el acceso a las herramientas tecnológicas necesarias.

También podría gustarte