16 personas murieron por disparos de armas de fuego en protestas

La organización estadounidense Human Rights Watch entregó este miércoles un informe sobre los abusos atribuidos a miembros de la Fuerza Pública y hechos de violencia en el contexto del paro nacional que ha vivido el país desde el pasado 28 de abril. Además reiteró la importancia de una reforma policial.

Asesinatos, golpizas, abusos sexuales y detenciones arbitrarias de manifestantes y transeúntes, son algunas de las actuaciones ilegales que recoge el informe. Para el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, estos “no son incidentes aislados cometidos por agentes deshonestos, sino más bien el resultado de deficiencias sistémicas de la policía colombiana”.

La organización reporta que ha recibido informes creíbles de 68 muertes ocurridas desde que comenzaron las protestas, a través de grupos locales y organizaciones como Temblores y Defender la Libertad.

De estas muertes la organización informó que ha logrado confirmar que 34 ocurrieron en el contexto de las protestas, incluidas las de dos policías, un investigador criminal y 31 manifestantes o transeúntes, de los cuales al menos 20 parecen haber sido asesinados por la policía.

Agregó que personas armadas “vestidas de civil han atacado a los manifestantes, matando al menos a cinco”.

También la organización reportó que la policía mató al menos a 16 manifestantes o transeúntes con munición real disparada con armas de fuego. “La gran mayoría de ellos presentaba lesiones en órganos vitales, como el tórax y la cabeza, que según funcionarios del sector judicial son consistentes con haber sido causadas con la intención de matar”.

Agregó la organización que al menos otra víctima murió a causa de golpizas y otras tres por el uso inadecuado o excesivo de gas lacrimógeno o cartuchos de flash bang.

Con respecto a las personas que han resultado heridas en medio de las manifestaciones, la entidad dijo que aunque el Ministerio de Defensa dijo que había 1.100 heridos, la cifra puede ser mayor, porque muchos casos no han sido denunciados a las autoridades.

Entre los heridos, resalta la organización, se encuentran periodistas y defensores de los derechos humanos que cubrían las protestas.

La organización agregó que ha documentado nueve casos de lesiones oculares graves, incluidos siete con posible pérdida permanente de la visión en un ojo, aparentemente por cartuchos de gas lacrimógeno, granadas paralizantes o proyectiles de impacto cinético disparados con armas antidisturbios.

Frente al nivel de imputaciones, la organización reportó que la Fiscalía solo ha judicializado a 215 de más de 1.200 capturados. “Cientos fueron puestos en libertad después de que un juez o fiscal concluyera que no había pruebas que los relacionaran con un delito o que se violaron sus derechos al debido proceso durante la detención”.

COLPRENSA

También podría gustarte