Mendicidad infantil en un 90% la ejercen los niños venezolanos

En Santa Marta, la cruda realidad que viven los menores de edad, en su mayoría de nacionalidad venezolana, es ‘el alquiler de niños’, un desafortunado negocio que pone en riesgo la vida e integridad de los infantes, la mayor demanda la tienen los menores que aún no saben hablar. La oferta es amplia, incentivada principalmente por un grupo de extranjeros y otras poblaciones de escasos recursos. 

Así lo han hecho saber los concejales de Santa Marta, que, tras realizar recorridos por la ciudad, se topan con una situación desgarradora, en algunos semáforos de la ciudad se evidencia a un sinnúmero de niños, tanto venezolanos como colombianos, en muchas ocasiones, en compañía de un adulto, pero, que ni siquiera son familiares de los chicos que están ahí, es una situación muy preocupante, de hecho, han denunciado en repetidas ocasiones que hay padres de familia que los prestan y hasta los alquilan para que entren en el estado de mendicidad.

Con el fin de reforzar las acciones contra la mendicidad infantil en la ciudad, la Alcaldía de Santa Marta, busca sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de luchar contra esta problemática que afecta a los niños.

Cabe destacar que la lucha contra la mendicidad infantil en la ciudad se ha venido reforzando en las últimas semanas, identificando puntos críticos, para priorizarlos por alta presencia de niños en las calles.

En este sentido, Andrés Correa Sánchez, secretario de Promoción Social del Distrito, en la ciudad existen más de 300 niños en condición de calle y son utilizados para la mendicidad infantil, los cuales se encuentran censados y caracterizados, “hemos identificado que el 90 por ciento de los niños son venezolanos, el otro 10 por ciento corresponde a nacionalidades colombianas entre otras. Igualmente se ha identificado que esta población cambia periódicamente de lugar los cuales hace difícil su identificación”, dijo el secretario Correa.

Según lo informado por el jefe de cartera de Promoción Social, la búsqueda de estos casos por parte de las autoridades, se ha centrado en semáforos de la Avenida del Río con Avenida Campo Serrano y en la Avenida Tamacá de El Rodadero, donde abordaban a los padres de familia, recalcándoles la importancia de tener los menores en la casa haciendo actividades contrarias al trabajo.

Es por ello que, el Gobierno Distrital ratifica el llamado a la ciudadanía a no dar dinero a las personas que se dedican a estas actividades y menos a los niños y niñas que son utilizados para conseguirlo, pidiendo que en cambio alerten a las autoridades para proceder con la restitución de sus derechos.

EL PROBLEMA 

De acuerdo con lo informado por las autoridades, durante la crisis sanitaria generada por la pandemia, la mendicidad en la ciudad se agudizó, hay mayor presencia de niños y niñas que piden limosna o venden dulces en los semáforos.

Se prevé que los niños sin ir al colegio y padres que se quedaron sin trabajo, pueden derivar en que muchas familias queden prácticamente en condición de mendicidad. En las actuales condiciones y, pese al aislamiento, muchos de esos padres desempleados salen a rebuscar el sustento para sus familias y no tienen más opción que llevar consigo a sus hijos, exponiéndolos no solo al contagio del Covid-19 sino a los conocidos peligros de la calle.

También podría gustarte