Dolor y pesar en la sociedad por el fallecimiento de Luz Karime de Campo

Dolor y pesar produjo en la sociedad samaria el sensible fallecimiento de Luz Karime Ramírez de Campo, de 63 años de edad, quien por espacio de 7 días aproximadamente estuvo delicada de salud a consecuencia de las secuelas del Covid-19. 

Luz Karime, aunque nació en Cúcuta, quiso a Santa Marta como su segunda tierra, y aprendió a querer a su gente, fue una mujer servicial, de gran vocación comunitaria, quien hizo parte de distintos voluntariados de la ciudad, entre ellos, el del Asilo Sagrado Corazón de Jesús.

Esposa del ex diputado del departamento del Magdalena, Oswaldo Campo, de 66 años, con quien formó una ejemplar familia, con sus cuatro hijos: María Angélica, Oswaldo José, Juan Rafael y Sara Karime, quienes le dieron la fortuna de tener  cinco nietos y uno que está por nacer.

Sarita Campo, su cuñada y hermana del exdiputado, manifestó que ambos se contagiaron prácticamente al tiempo. “Uno con tantas personas no se sabe dónde está el virus. Ella tenía diez días de haberse puesto la vacuna de Johnson en Estados Unidos,  y Oswaldo ya tenía un mes de haberse puesto la vacuna AstraZeneca, le falta la segunda dosis, la cual está programada  para aplicársela en julio, ahora depende de su recuperación, porque él se encuentra en la UCI de la Clínica Mar Caribe”, indicó  su familiar, quien lamentó la situación de sus familiares.

Sus seres queridos consideraban a la señora Luz Karime como la alegría de la familia, “era una mujer muy divertida, servicial, espiritual. Una mujer de hogar. Conformó una familia muy linda´ precisó nostálgicamente doña Sarita Campo.

Luz Karime Ramírez de Campo fue una mujer muy activa, laboró por muchos años en la Alcaldía de Santa Marta y a la vez, se distinguió por su  servicio social, pues hizo parte del Voluntariado del Asilo Sagrado Corazón de Jesús, siempre que había una actividad, allí estaba ella presente, en los bingos, bazares y otras actividades para recaudar fondos por los ‘abuelitos’ del Asilo, esa fue una de sus principales motivaciones, porque le agradaba ayudar a la gente, especialmente a los más necesitados.

Debido a los protocolos de bioseguridad, sus familiares ofrecieron ayer una Eucaristía privada en la capilla del Asilo Sagrado Corazón de Jesús para honrar su memoria y despedirla cristianamente, porque ella, también fue una mujer creyente y llena de fe.

La ceremonia religiosa tuvo lugar ayer a las 3:00 de la tarde, la cual fue aprovechada por sus seres queridos para rogar a Dios Padre, por la pronta recuperación de Oswaldo Campo, quien se encuentra dando la lucha contra el virus que aqueja a la humanidad en el mundo.

También podría gustarte