La historia del batallón colombia  dentro de la guerra de corea 

Los sobrevivientes, aquellos que lograron volver con viva a su patria, todos condecorados, en su gran mayoría han partido, no sin antes dejar su historia, narrada a las siguientes generaciones, como nunca dejó de hacerlo el General Álvaro Valencia Tovar, uno de los militares más destacados durante el siglo XX, quien entre los libros que escribió, se encuentra ‘Colombia en la Guerra de Corea’.

Ya hace unos años falleció el General Valencia y fue despedido con honores, pero su historia, como la de sus compañeros de lucha sigue viva, cuando como capitán, hizo parte de dicho batallón, una unidad militar creada durante el gobierno del presidente Laureano Gómez, con el propósito de participar y apoyar a las Naciones Unidas en la guerra que se estaba librando para contener la invasión del régimen comunista de Corea del Norte en su hermana del Sur.

De hecho, cuenta la historia, que Colombia fue el único país latinoamericano que envió tropas a esta contienda, un hecho que Corea del Sur no olvida y no ha dejado de agradecer, pero además, fue una experiencia  que marcó un antes y un después en el desarrollo del Ejército Nacional de Colombia.

Durante los últimos años, entre la admiración y el dolor de su partida, Álvaro Valencia Parra, decidió explorar la gran cantidad de archicos y documentos que su padre conservó en abundancia.

Entre cartas, borradores de artículos de prensa, documentos de tipo histórico y militar, así como fotografías de distintas épocas, que nunca tuvo el tiempo de terminar de organizar, su hijo encontró una obra de la cual su padre nunca habló.

Una serie de escritos reunidos, a manera de diario, que constituye su propia vivencia de la Guerra de Corea desde adentro como Capitán y jefe de operaciones del primer Batallón Colombia, desde la preparación, la polémica que se generó en el país por este envío de tropas, y los resultados que terminó arrojando.

La década de los cincuenta apenas da sus primeros pasos, en este libro, el Capitán Valencia habla de cómo fueron organizadas las seis compañías que conformaron el Batallón Colombia, el largo viaje hasta el otro lado del mundo cruzando el Pacífico, junto las acciones en las que intervinieron soldados colombianos, muchos de ellos no regresaron, muertos en combate, desaparecidos o hechos prisioneros.

En total, Colombia aportó tres fragatas y un batallón de infantería, que a lo largo de sus tres años de participación en el conflicto sumó unos 4.750 efectivos.

Cuando el 27 de julio de 1953 se firmó el armisticio que puso fin a las hostilidades, las bajas colombianas sumaban 196 muertos y desaparecidos, y más de 400 heridos.

BOGOTÁ, (Colprensa).-

 

También podría gustarte