Los retos de Pinzón frente de la embajada en EE.UU.

Juan Carlos Pinzón vuelve por segunda vez a la embajada de Colombia en Washington, Estados Unidos, una de las más importantes para el país, aunque esta vez el panorama es distinto al que vivió en la primera ocasión y los retos aún son mayores. 

El nuevo embajador reemplaza a Francisco Santos, quien se enfocó en profundizar la estrategia del famoso ‘Cerco Diplomático contra Venezuela’. Sin embargo, con la llegada de Joe Biden al poder, a principios de 2021, el tema prioritario se enfoca ahora hacia el respeto de los Derechos Humanos por parte de los aliados de Estados Unidos entre los que se encuentra Colombia.

Rafael Piñeros, Profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, señala que “la diplomacia es un trabajo de mediano y largo plazo en muchos casos silencioso, pero que se siente. Yo creo que sigue siendo perjudicial la intromisión que Estados Unidos percibe que se dio en las elecciones en el estado de la Florida el año anterior. Por lo tanto hay que darle un tiempo para que esta situación se pueda modificar y regresar a un escenario de una relación bipartidista, hay que tomar entonces distancia respecto al apoyo partidista específico y retornar a una situación en donde se busque el consenso de ambos partidos para la consecución de objetivos que le convengan a los dos países”.

El experto indica que “la hoja de ruta es retornar a una senda a la cual el apoyo a Colombia no sea visto como Republicano o Demócrata, sino apoyo de ambos para la consecución de los objetivos comunes”.

El nuevo embajador, durante su primera vez en la diplomacia, llegó a Washington en el momento en que la entonces saliente administración de Barack Obama preparaba el Plan Colombia II, una estrategia de 450 millones de dólares que, principalmente, pretendía apoyar a Colombia en materia de transición entre el conflicto armado y la paz, todo esto enmarcado en la firma del acuerdo logrado entre la extinta guerrilla de las Farc y el Gobierno Nacional.

En ese momento, el apoyo de los Estados Unidos dependía del Proceso de Paz. Además, hay que recordar que el entonces embajador renunció a su cargo para lanzarse en Colombia como candidato a la Presidencia de la República, sumándose a la campaña de Germán Vargas Lleras.

Según Rafael Piñeros, “es bastante difícil decir que por el nombramiento de Pinzón se vaya a mejorar la relación entre los dos países. La diplomacia trabaja sobre una base distinta al quién, lo más importante son hechos, agenda y resultados. Cuando menciona a la agenda el tema que estructuralmente le importa más a Estados Unidos es el proceso de paz en Colombia, Colombia puede tener otros intereses, y eso está bien en apoyo con la lucha contra el narcotráfico, interés comercial y esa agenda se construye a partir de los resultados. Cuando el gobierno colombiano tiene dudas frente al proceso de paz entramos en una relación complicada, pues Estados Unidos estuvo de acuerdo con el proceso de paz, por lo tanto muchos de los elementos pasarán por ese lente y ese sigue siendo un elemento importante”.

Para el mismo Pinzón su reto principal es el de “recomponer” las relaciones con Estados Unidos y “reconquistar Washigton”. De hecho, desde su cuenta de Twitter se comprometió a buscar “señales claras de acercamiento entre la administración Biden y el gobierno de Colombia, que incluye inicialmente una conversación del presidente Biden y el presidente Duque y reuniones al más alto nivel”.

Indicó que entre sus prioridades, como en las del saliente embajador, también esta “la situación de Venezuela y la inmigración desde ese país, que es un capítulo aparte en el que estaremos en defensa de la democracia y de los intereses de Colombia. El tiempo apremia y es corto, por lo mismo debemos actuar con rapidez para que siempre los más altos intereses de Colombia sean la prioridad y estén acompañados de resultados concretos”. AFP

También podría gustarte