Petro y Roy Barreras, cara a cara en primer debate del pacto histórico

El Pacto Histórico, la fuerza de centro izquierda que está conformada, hasta ahora por Gustavo Petro y Roy Barreras, realizó su primer debate presidencial en el hotel Grand Hyatt de Bogotá. Ambos precandidatos estuvieron de acuerdo en que esperan a futuro que más personas se sumen al movimiento.

La jornada, que duró más de dos horas, contó con algunas voces políticas ya conocidas como Luis Fernando Velazco, María José Pizarro, John Jairo Hoyos, Yesid Reyes, y Germán Cardona y otras no tan políticas como Margarita Rosa de Francisco, Alejandra Barrios, Luis Fernando Mejía y Bruce Mc Master. El debate fue conducido por los dos periodistas políticos Lucas Pombo y Edulfo Peña.

Así como lo dijo Luis Fernando Velasco, el encuentro fue más un complemento que un debate pues los dos candidatos no se criticaron, no se atacaron, y, en cambio, complementaron sus ideas. Sin embargo, quedó claro que ninguno de los dos va a renunciar al Congreso para adelantar su campaña política y que ambos participarán el 3 de mayo de 2022 en una consulta interna

Ambos candidatos están tan decididos a continuar en el Congreso que el hoy senador Gustavo Petro tuvo que suspender el debate durante los primeros minutos para expresar ante la plenaria del Congreso su voto en el proyecto que permite a los padres cambiar el orden de los apellidos de sus hijos.

El debate también fue transmitido por internet, sin embargo, y pese a que la organización del evento asegura que hubo pruebas de transmisión el día anterior a las ocho de la noche, a la hora del debate no pudo arrancar con la transmisión, pues se cayó varias veces.

La idea central de muchas de las preguntas giró en torno a si, en caso de un eventual gobierno del Pacto Histórico, se va a respetar la propiedad privada.

Según dijo Roy Barreras, “es bueno que los colombianos tengan claridad que el gobierno del Pacto Histórico tiene claro que hay que darle la mano a los más vulnerables pero es claro que el empresariado es capaz de producir riqueza. Este será un gobierno con estabilidad macroeconómica, respeto a la propiedad privada y el respeto a los derechos individuales y colectivos”.

Y agregó que “los industriales saben que no hay peor inseguridad macroeconómica que un gobierno que condena a la violencia al país, 10 mil empresas producen 824 billones de ganancias y solo 15 de esas 10 mil se ganan el 30 por ciento de esa billonada, eso hace imposible que el país sea competitivo. En esta coalición nos gusta tanto la propiedad privada que queremos que todo el mundo tenga una”.

A su turno, Gustavo Petro insistió en que durante su gobierno en Bogotá, “tuvimos la más alta tasa de inversión extranjera en toda la historia de la ciudad hasta el día de hoy, la inversión extrajera sigue el modelo de desarrollo que la sociedad indique, hemos tenido inversión en petróleo y carbón, por eso nuestro modelo de desarrollo es centrado en el conocimiento para la agricultura y la industria, la propiedad siempre la hemos respetado, el acceso a la propiedad es fundamental y comienza porque la familia tenga menos deuda”.

Así mismo, sostuvo que si la sociedad colombiana quiere avanzar, “la respuesta está en el intelecto general y en su sistema educativo y en cuanto a estabilidad jurídica los contratos se respetan o se modifican con ambas partes pero la política pública no se negocia con los constratistas”.

Por otro lado, una pregunta a los candidatos obligó a que se pronunciaran frente al atentado en contra del batallón de Cúcuta y la violencia que se ha desatado en las protestas. Según Gustavo Petro, “hay que ser prudentes con lo que pasó en Cúcuta hay versiones diferentes incluso salidas desde el interior del batallón contrarias a lo que ha dicho el Gobierno. El día en que le di a conocer a Juan Manuel Santos el tema de los mal llamados positivos ese día que mostré como varias de las explosiones en Bogotá no fueron ocasionadas por motivo del conflicto sino puestas por la inteligencia y el entonces ministro lo reconoció. No es un hecho anormal en el estado Colombiano”.

Para responder la pregunta también indicó que la movilización “social debe ser pacífica y contundente sin ningún hecho de violencia de nosotros jamás no solo en el discurso sino en la práctica. En las manifestaciones que yo he realizado en ninguna ha habido un hecho de violencia”.

Por otro lado, Roy Barreras sostuvo que todo “acto terrorista es un acto cobarde implica que personas inermes sean víctimas de cualquier atentado, hay actos de cobardía repudiables lo dije cuando el clarísimo atentado en la escuela de cadetes de la policía como bien se ha dicho hay que entender lo extraño de lo que sucedió en Cúcuta cómo dos horas después del primer atentado un terrorista tiene tiempo de ubicar nuevamente la camioneta”.

En ese sentido indicó que “la intención de que los colombianos vuelvan a tener miedo de nuevo es una hipótesis que hay que develar. Más interesante es el tema de los bloqueos, en Colombia ha habido la movilización más formidable en la historia del país, los bloqueos afectan a los más vulnerables y una trampa del uribismo el comité del paro que logró éxitos enormes no proclamaron el triunfo siguieron tocando la campana y nadie le paró bolas”.

La discusión electoral

Durante el debate también se habló de un posible riesgo electoral que ha sido objeto de discusión desde que se discutió en el Congreso el código electoral. Según Roy Barreras “hay una posibilidad de una auditoría internacional al software electoral, por eso debemos poner atención a eso”.

Por otro lado, Gustavo Petro sostuvo que “en Colombia no existe el riesgo de fraude, existe la certeza del fraude, ya se han robado unas elecciones presidenciales. Si logramos tal pasión en la sociedad que logre vencer la compra de votos, hay que hacer un cuerpo de persecución a la compra de votos. En Colombia no ha habido voto libre en toda la historia”.

Por último, los precandidatos se refirieron a los órganos de control del país. Según Gustavo Petro, con la nueva reforma, la Procuraduría “es una Gestapo para purgas políticas la idea es que esos mismos funcionarios vayan al poder judicial y se conviertan en la fiscalía anticorrupción con lo cual creamos los inconvenientes que tiene actualmente la Procuraduría”.

A su turno, Roy Barreras sostuvo que “la Procuraduría fue un fósil mal inventado hay que desaparecer la procuraduría inútil y eso significa hacer verdaderas reformas a la arquitectura del estado si vamos a tener un gobierno mayoritario esa bancada hará esas reformas y no se necesitará una constituyente, en la calle asustan con eso. La solución es más jueces y agilizar los procesos. Invertir el origen político del fiscal yo prefiero que las cortes ternen el fiscal a que se siga poniendo un miembro del gabinete como fiscal o procurador”.

Bogotá, (Colprensa).

También podría gustarte